Gallardón y el Real Madrid acuerdan lavarle la cara al Bernabéu

La Junta de Gobierno de Madrid ha aprobado hoy, de manera inicial, la modificación del Plan General de Urbanismo que permite remodelar el campo de fútbol del Real Madrid. A cambio, el club blanco cede cuatro parcelas al Ayuntamiento en Carabanchel.

La modificación del Plan General se extiende, por tanto, a dos zonas diferentes de Madrid, situadas al norte y al sur: el Área de Planeamiento Específico «Bernabéu-Opañel», constituido por las parcelas que ocupa el Santiago Bernabéu, en Chamartín; y parte de las parcelas del Área de Planeamiento Incorporado «Mercedes Arteaga-Jacinto Verdaguer», en Carabanchel.

Con esta medida se configura una operación de ciudad, plenamente compensada, que hace viable la modernización y mejora del estadio, que se convertirá en un gran hito arquitectónico. También avanza en el reequilibrio territorial al incrementar las zonas verdes de un barrio de la almendra central, el de Hispanoamérica, en Chamartín, y los equipamientos públicos y zonas verdes de otro barrio de la zona sur, el de Opañel, en Carabanchel, segun destacó en rueda de prensa el vicealcalde, Manuel Cobo.

En la zona del Bernabéu la modificación aprobada incide sobre tres ámbitos fundamentalmente. El primero es el propio estadio: la modificación del Plan General permite su cubrimiento, lo que dotará al campo de fútbol de una imagen de vanguardia, que potencia su carácter de referente urbano deportivo y arquitectónico, sin que ello suponga incremento del actual aforo.

Otro ámbito es la zona comercial de la Esquina del Bernabéu -situada entre las calles Concha Espina y Padre Damián- que desaparece, convirtiéndose en un espacio verde público de 5.216 metros cuadrados de superficie.

El tercer ámbito afectado por el cambio del Plan General es el frente del estadio con el paseo de la Castellana, donde habrá una zona terciaria de 12.250 m2 de edificabilidad, con 5.216 m2 de superficie. De estos 12.250 m2, 6.858 m2 corresponden a los usos comerciales existentes en la Esquina del Bernabéu.

Bajo rasante de la nueva franja terciaria se podrá construir un aparcamiento subterráneo privado de hasta 600 plazas. A los 12.250 m2 se suman otros 5.577 m2 de edificabilidad residencial existentes en cuatro parcelas en Mercedes Arteaga (Carabanchel), propiedad del Real Madrid, y que constituyen la segunda zona afectada por la modificación. Uso deportivo y de ocio Los 12.250 m2 de terciario formarán parte indivisible con la parcela deportiva del Santiago Bernabéu, configurándose un conjunto de uso deportivo y de ocio.

Las actuaciones previstas incrementan la edificabilidad en el ámbito «Bernabéu-Opañel», de 26.323 m2, de los cuales 12.250 m2 corresponden a la zona terciaria, y el resto al cubrimiento del uso deportivo del estadio.

Por este aumento de la edificabilidad se compensará al Ayuntamiento de Madrid de dos formas. Por un lado, mediante las cesiones de suelo que establece la ley: el Real Madrid cede las cuatro parcelas de Mercedes Arteaga, en Carabanchel, lo que permite destinar 4.330 m2 a zonas verdes y 3.636 m2 a equipamientos en el barrio de Opañel.

Por otro lado, a través de la cesión del 10% del incremento de edificabilidad que conlleva la modificación y que se materializará en su valor económico.

Las actuaciones derivadas de este proyecto generarán, además, una inversión privada superior a los 200 millones de euros y cerca de 3.000 empleos directos e indirectos. De ellos, 2.300 se crearán durante la fase de desarrollo y casi 600 durante la explotación.

También mejorará la calidad ambiental de la metrópoli gracias al incremento de las zonas verdes en 9.546 m2, de los que 5.216 m2 corresponden a la parcela que actualmente ocupa el área comercial de la Esquina del Bernabéu, cuya recuperación contribuye a mejorar la imagen, facilitar la accesibilidad y ampliar los espacios públicos en el entorno de la plaza de los Sagrados Corazones.

Los otros 4.330 m2 son consecuencia de las cesiones efectuadas en Mercedes Arteaga, derivadas del incremento de edificabilidad. También en Carabanchel, y por el mismo motivo, se obtienen 3.636 m2 de suelo para equipamientos públicos, contribuyendo a la mejora de las dotaciones al servicio de los más de 250.000 vecinos de Carabanchel y, especialmente, de los 33.000 que residen en el barrio de Opañel.

Los vecinos del entorno del estadio se beneficiarán de la reducción de los niveles de contaminación acústica y lumínica como consecuencia del cubrimiento del recinto y de la aplicación de soluciones técnicas para minimizar la incidencia de las actividades del Santiago Bernabéu.

Tras la aprobación inicial de la modificación del Plan General se abre un periodo de información pública de un mes, durante el que se solicitarán los informes sectoriales preceptivos, entre ellos, los de análisis ambiental.

Tras el estudio y, en su caso, incorporación de las alegaciones y prescripciones sectoriales, se llevará al Pleno para su aprobación provisional, remitiéndose después a la Comunidad de Madrid para su aprobación definitiva.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído