Una segunda juventud para el insaciable Carles Puyol

Una segunda juventud para el insaciable Carles Puyol
. EFE/Archivo

Campeón del Mundo y de Europa con la selección española y ganador de todos los títulos posibles con el Barça, el capitán Carles Puyol cumple mañana 34 años en un estado de forma envidiable, y manteniendo su importancia capital en los esquemas del mejor club del planeta.

Carles Puyol (13-04-78), al margen del portero José Manuel Pinto, es el más veterano de la plantilla del Barcelona, aunque sus actuaciones demuestren que está viviendo una segunda juventud.

Su garra, presencia y concentración siguen más activas que nunca, unos valores que contagia al resto del equipo por su capacidad de liderazgo y el rango que le otorga la capitanía.

Si el jugador más veterano del equipo es el que más se desvive en los entrenamientos diarios y en los partidos, poco margen de relajación tendrán sus compañeros.

«Hay jugadores que tienen fútbol y muchas otras cosas, y Carles tiene fútbol, fútbol y fútbol. Vive para esto, se cuida para esto, se alimenta para esto, descansa para esto, cada entrenamiento lo vive como si fuera el último», detalló Guardiola en la rueda de prensa posterior al último partido contra el Getafe.

Una vida dedicada al fútbol, el deporte que le ha dado todo. Sin ser un prodigio de la técnica, Puyol ha sabido ganarse un lugar entre los jugadores más destacados del mundo gracias a su tenacidad y entrega y, primordialmente, por sus prestaciones defensivas, siendo un muro infranqueable para los atacantes.

Con los esquemas variables de Guardiola, pasando de defensas de cuatro jugadores a las de tres dependiendo del rival, Puyol sigue manteniendo la condición de pieza fundamental para el técnico.

Ante el Getafe, con las bajas de Piqué y Abidal, el jugador de la Pobla de Segur era el único defensa puro en la línea defensiva de tres, acompañado por el reciclado Mascherano y el carrilero Adriano.

No importó, porque actualmente está en un momento físico óptimo, en plenitud. Unas condiciones que le abandonaron en 2011, cuando encadenó varias lesiones que le mantuvieron muchos meses fuera de los terrenos de juego.

«No podemos olvidar que estuvo ocho meses parado, ahora ayuda a pensar que alargará su carrera y es una gran noticia para el Barcelona y para él, evidentemente», apostilló Guardiola.

El hombre que tenía como ídolo a otro longevo ilustre, el italiano Paolo Maldini, que se retiró con 40 años en el Milan, no muestra ninguna sensación de declive, sino más bien al contrario.

A su constancia defensiva, el 5 del Barça ha sumado últimamente algunos goles importantes, como el último en Zaragoza, o apuntando un poco más lejos, el decisivo en la semifinal del Mundial contra Alemania, o uno de los tantos del 2 a 6 en el Bernabéu, que siempre será recordado por el sentido beso al brazalete de capitán.

Puyol sigue haciendo historia con el Barça, y todo parece indicar que será uno de aquellos futbolistas románticos que juran amor eterno a un mismo club, como Ryan Giggs o Paul Scholes (Manchester United), o el propio Maldini. De momento sigue cumpliendo años en el Barça, y ya son 34.

Víctor Mur

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído