Entrevista PD / El escritor británico acaba de publicar 'La Tribu. El fútbol visto desde el córner inglés'

John Carlin: «Es frecuente oír que los que escribimos en ‘El País’ formamos parte de un complot o una conspiración contra el Madrid. Es absurdo»

"He entrevistado a personajes de todos los ámbitos pero sin duda, los futbolistas, son quienes más veces humillan a los periodistas"

John Carlin: "Es frecuente oír que los que escribimos en 'El País' formamos parte de un complot o una conspiración contra el Madrid. Es absurdo"
John Carlin. PD.

A Leo Messi le venero como jugador pero todo el tiempo que invertí en conseguir entrevistarle no compensó una vez visto el resultado final

Los artículos de John Carlin (Londres, 1956), que se publican todos los domingos en El País bajo el título de ‘El córner inglés’, han sido recopilados por Planeta en ‘La Tribu’. En esta entrevista con Periodista Digital, el afamado escritor británico habla sobre el fútbol español e inglés; las críticas recibidas a la labor de la sección de Deportes del diario de Prisa; la manera en la que se gestó la polémica entrevista con Arnaldo Otegi; e incluso la expropiación de YPF por parte del Gobierno argentino, en una conversación donde no se deja al margen la situación actual del periodismo.

Pregunta: ‘La Tribu’ se inicia con una artículo titulado ‘La insoportable indignidad de ser periodista’. Justificas ese título con la cantidad de esfuerzo, de paciencia, de persistencia que puede desembocar incluso en humillación al solicitar una entrevista con una estrella del balompié. Ahí siempre está el periodista, esperando una respuesta. Los veteranos recuerdan que eso no fue siempre así. ¿Es compatible un fútbol moderno, como deporte de masas, donde sus protagonistas no sean tan inaccesibles como hoy en día?

Respuesta: Dudo mucho que haya sido tan diferente antes, yo soy bastante veterano. Bueno, también es verdad que sí, que sólo llevo como diez años escribiendo con cierta frecuencia sobre el fútbol, así que las cosas pueden haber cambiado. Yo más bien he sido corresponsal extranjero cubriendo política y conflictos. Y lo que sí puedo decir es que, después de haber entrevistado a gente de todos los terrenos imaginables de la vida, la del mundo de fútbol es, con muchísima diferencia, la más complicada y la que nos somete a más indignidades y humillaciones. Ahora, dicho esto, yo creo que ser periodista implica siempre un cierto grado de indignidad, siempre estamos ahí a la espera de cosas, a la espera de una rueda de prensa que empieza tarde, a la espera de que te contesten una llamada para ver si te van a dar ese dato que necesitas, siempre estas ahí como, también, de observador de los grandes eventos. Y observador que, dependiendo de la suerte que tengas o el entorno en el que estés, te pueden tratar bien, con respeto o te pueden tratar con una falta de respeto total; y hasta a veces se considera que, en algunos casos, es totalmente legítimo tratarnos como basura. En el caso de Nelson Mandela, al que yo llegué a conocer muy bien, era una persona extremadamente respetuosa con los periodistas. Esto es bastante poco usual.

Respecto a tu pregunta hay una especie de gran contradicción. Los futbolistas no son gente que, a diferencia de los políticos – cuyo entorno es público, de promocionar ideas- prosperen a base de su capacidad de hablar y persuadir. Uno en cierto modo cree que por tener habilidad con el balón también la tienen ante los micrófonos. Yo entiendo que se sientan incómodos y que prefieran hacer otras cosas con sus vidas. Pero tienen una exigencia profesional. Tienen una obligación de hablar en público. Los más inteligentes lo entienden mejor y además son capaces de expresarse mejor. No siento ningún rencor hacia los futbolistas que me han tratado mal, y eso que son varios.

«LA ENTREVISTA A LEO MESSI NO COMPENSÓ LA CANTIDAD DE TIEMPO INVERTIDO»

P: Cuentas que en alguna ocasión merece la pena el esfuerzo. Citas el caso de un jugador francés del Tottenham [Benoît Assou-Ekotto] que declaró, en un alarde de sinceridad, a un colega nuestro de profesión que no existe la lealtad a la camiseta, sino al dinero. ¿A tí eso también te ha ocurrido, algún nombre que te haya sorprendido porque valió la pena tanto por lo bien que te trató como por las respuestas que te dió?

R: En primer lugar, te voy a dar el ejemplo de una persona con la que todo el esfuerzo no valió la pena: Leo Messi. Yo le venero como jugador, es un placer verlo jugar y yo no soy culé. Pero como entrevistado, la inversión de tiempo, comparado con el resultado que obtuve, no se justificó en absoluto. Pero otras veces te llevas sorpresas: ahí esta David Beckham. Él nunca fue un jugador a la altura de su fama pero era una persona muy respetuosa con todo el mundo: escuchaba tus preguntas y te respondía lo mejor que sabía. Y tiene su mérito para una persona que tuvo que vivir desde muy pronto bajo los focos mediáticos.

Otro nombre es el de Jorge Valdano. Le entrevisté por primera vez en el 86, durante el Mundial de México, justo antes del famosísimo partido entre Inglaterra y Argentina, y que Argentina ganó con la ‘mano de Dios’ y con el mejor gol de todos los tiempos, el de Maradona. La entrevista era para el The Times de Londres. Me acuerdo que le pregunté si ellos se tomaban ese partido como una revancha por lo sucedido en la guerra de las Malvinas. Y él me respondió: «No, mire, esa es una pregunta muy infantil, típica de periodista». Y tenía razón. Aquello era un topicazo. Claro, no me equivoqué, porque después todos los jugadores argentinos confesaron que jugaron para vengarse de lo sucedido en las Malvinas. Pero me encantó esa respuesta que me dió; aunque, en cierto modo, fue irrespetuosa, tuvo un punto de inteligencia, incluso de humor. Y desde ese día me enamoré de Valdano.

P: Hay otro artículo, ‘El Dios Cristiano baja a la Tierra’ donde elogias la actitud del portugués, siempre señalado por su actitud chulesca, durante un acto publicitario. El sí fue a Londres, algo que, aseguras, a Wayne Rooney le debió parecer muy molesto, a pesar de que él se tenía que desplazar desde Manchester. Cristiano sí que lo hizo desde Madrid y una vez allí, se disculpó por un breve retraso, se comportó como un chico normal y además, dió titulares a los periodistas, algo que no suele hacer Messi.

R: No quisiera compararlo con Messi, el argentino es una persona más tímida, y su entorno es absolutamente el campo y el balón. Cristiano es muy especial, pero creo que le damos demasiada mala prensa. Es verdad que, cuando está en el campo, hay una cierta chulería en su gesto y dice cosas un poco tontas como la de que la la gente le silbaba porque juega bien, es rico y guapo. Pero yo estoy seguro que yo, si hubiera tenido ese dinero y esa fama a la edad de Cristiano, hubiera sido un auténtico gilipollas, lo tengo clarísimo. Es sorprendente lo maduro que es el comportamiento de algunos de ellos. A mi Cristiano, como persona me cae muy bien y tenemos que tener la generosidad de distinguir un poquito el personaje que está sobre el escenario al de la vida real.

«COMO ARTICULISTA, LE ESTOY MUY AGRADECIDO A MOURINHO»

P: En esta selección de artículos que conforman ‘La Tribu’, creo que el nombre más repetido es el de José Mourinho. Y, por así decirlo, no aparece para bien. Se le critica mucho pero hay gente que piensa que muchos articulistas teneis una extraordinaria materia prima para vuestros articulos gracias a ‘Mou’…

R: No podría estar más de acuerdo contigo. Los articulistas y los periodistas tenemos que estar agradecidos a Mourinho. Nos da tema de conversación, tema de debate permanente. Tiene que ser el personaje del que más se ha hablado en el mundo del fútbol español, desde los que lo hacemos a nivel profesional hasta los que están en el bar o en su casa. Como columnista que tiene cada semana que tener un tema en mente para escribir, le estoy profundamente agradecido a Mourinho.

P: Ya, pero recordarás que muchos madridistas te han criticado por un artículo que se llamaba ‘Mourinho, España te necesita’. Clamabas porque un club español le fichase. Me gustaria preguntarte si ha habido una evolución en el pensamiento de John Carlin respecto a José Mourinho…, pues en aquel momento parece que le veías de una forma y ahora de otra.

R: Sí. Soy consciente que en la ‘blogosfera’ la gente me critica porque hay una incoherencia entre esas cosas que escribí sobre Mourinho hace unos años y lo que digo ahora. Pero esto es fútbol. Es una columna, la mía, que escribo para entretener a la gente que tenga dos minutos, que se diviertan un poco los domingos por la mañana. No hay que tomárselo tan en serio, no es política, ni religión. Pero además, los hechos cambian y cuando cambian yo estoy dispuesto a cambiar de opinión. Es así de sencillo, no soy tan absolutista ni tan intangible como algunas personas que no cambian su opinión aunque cambien los hechos. Además, yo cuando escribí que el Madrid debía fichar a Mou hablaba en términos futbolísticos, y no creo que me haya equivocado. Dudo que el Madrid le hubiera plantado cara al mejor Barça de la historia con otro entrenador. Pero yo no sabía hasta que punto tóxico iba a ser su llegada al fútbol español, y el mal rollo que genera y éstos son los hechos nuevos a los que yo me he adaptado.

P: Pero entonces, en ese caso…¿el fin justifica los medios? Lo explico: a pesar de ese ‘punto tóxico’, le ha plantado cara al mejor Barcelona de la historia…

R: Es una pregunta que se tienen que hacer en el Madrid, en las más altas esferas del club, entre los socios, los aficionados…Es bastante probable que el Madrid gane la Liga, y en cierto modo, destronará a su máximo rival. Quizá también gane la Champions [esta entrevista se hizo tras la derrota por 2-1 del Madrid ante el Bayern en la ida de las semifinales]. Pero la pregunta es si todo ello vaale la pena poniendo en la balanza el desprestigio en el que ha caído el club. Porque tengo claro que, para el que viaja y lee la prensa extranjera, la imagen del Real Madri en el exterior está por los suelos. Una imagen totalmente opuesta a la que tuvo en la época de los ‘galácticos’ [John Carlin escribió un libro sobre ellos titulado ‘Angeles blancos’]. Con Zidane, Ronaldo el brasileño, Figo, Beckham, Raúl la imagen del Madrid era fantástica. El proyecto deportivo no acabó bien, pero fue un equipo que generó ilusión, los niños estaban encantados con ellos y se dio un ejemplo bonito en cuanto a comportamiento.

«ME IRRITA ESCUCHAR LA IDEA DE QUE EN EL GRUPO PRISA FORMAMOS PARTE DE UN COMPLOT CONTRA EL MADRID»

P: En ‘La historia del bien sobre el mal’ te noto -no se si acertadamente o no- dolido, o rabioso con aquellos que -leo textualmente- «insisten en creer que los que escribís sobre fútbol para El País sois serviles peones de siniestras figuras dentro de Prisa cuyo guión seguís por unos euros más.» ¿Te sentías así ante las críticas que arreciaban por la línea editorial que seguían los deportes del periódico?

R: ¿Dolido y rabioso? Yo lo rebajaría un par de grados. Pero, digamos que, profundamente irritado. Claro, hay una cantidad de gente que pueden realizar una respuesta inmediata a través de los comentarios del final de los artículos en Internet. Y lo que se ve con mucha frecuencia es esta idea de que los que escribimos para la sección de deportes de El País formamos parte de una especie de complot, de conspiración en el seno del grupo Prisa. Es una cosa tonta, muy tonta. ¿Qué quieres que te diga? ¿Que de repente un día, Diego Torres, Pepe Sámano, Javier Marías y yo entramos en un cuarto oscuro y había tres señores ahí vestidos como del Ku Klux Klan o de ETA, y nos dijeron que teníamos que montar una especie de campaña sagrada contra el Real Madrid? ¿Una especie de misión que preserva los valores morales? Es una cosa absurda, muy absurda. Yo llevo 14 años escribiéndo para El País.  Y he escrito sobre todo. Y en ningún tema, y eso que los había delicados [como la entrevista a Arnaldo Otegi], jamás nadie me ha presionado para que cambie algo de lo que he escrito. No puedo hablar por otros, pero pensar que en la sesión de deportes de El País estamos obedeciendo una línea editorial que se nos impone desde Prisa para atacar al Madrid y favorecer al Barcelona es una cosa de una ignorancia tan enorme y tan estúpida, que ya me empiezan a faltar palabras.

«CON LA ENTREVISTA A OTEGI, PRIMERO ME CERRARON LAS PUERTAS LOS PROPIOS BATASUNOS Y, DESPUÉS, EL GOBIERNO DE ESPAÑA»

P: Sacas el tema de la entrevista a Otegi. Y vuelvo a la primera pregunta. ¿Aquella entrevista, la de Otegui, te costó menos de conseguir que otras a estrellas del fútbol?

R: Mira, sí, yo diría que me causó menos sufrimiento entrevistar a Otegui que a Leo Messi…

P: Entonces ya te dice todo lo que es fútbol…

R: No, mira, vamos a ser más serios. He exagerado un poquito. Porque la verdad es que…¡uf! la de Otegi… fue más de un año entre hacer la primera solicitud y conseguir la entrevista. Y la ironía…, la ironía del caso es que primero se la pedí a los batasunos, a los abertzales, y ellos me dijeron que no, ellos me cerraron la puerta. Y, después, la segunda vez que habrá sido, seguramente un año después, fue el Gobierno el que me cerró la puesta. Y a la tercera, la vencida, no me acuerdo muy bien como hicimos, pero me acuerdo, sí, que en este caso los abertzales sí estaban a favor de hacerlo. Hablar con Otegi era imposible [porque estaba en la cárcel] pero yo mandé una serie de preguntas, un cuestionario, que a día de hoy me parece increíble que entrase allí [en la cárcel]. Lo mandé por email a alguien y le llegó; y no sé, un par de horas más tarde, me llegó la respuesta. Después, hubo mucha polémica sobre aquello. Escuché aquello de si cómplices…que se yo. La verdad es que esos detalles los desconozco, pero bueno, que exagero un poco cuando he dicho que fue más complicado que con Messi.

P: Que veo que te costó lo suyo también…

R: Si, me costó lo suyo también. Pero, la verdad, tenía más claro el panorama. Las cartas estaban más sobre la mesa. Ese es el mundo del fútbol: te dejan ahí colgado, no saben que responderte, si lo hacen es un sí tímido, un no…y eso, es lo peor; eso es lo peor de esto de ser periodista, estar ahí esperando las entrevistas. Yo es que prefiero que me den cierta claridad inmediata ¿entiendes?

«EL FÚTBOL INGLÉS TIENE MÁS EMOCIÓN QUE EL ESPAÑOL»

P: Entiendo. Cambiando de tercio. Usted es crítico en sus artículos con la Premier y con el aburrido juego que se practica en Inglaterra. Pero es una Liga que desata pasiones en España…

R: Pero la Liga inglesa me parece mejor que la española en combatividad, en drama, en suspense, en puesta en escena. Pero el fútbol que se juega es muy rústico comparado con el español, muy como primitivo, muy de lanzar para pelotas para arriba, a lo bestia, a ver qué pasa.

Como escribí el otro día en mi columna en ‘El corner inglés’  averigüé que, por los derechos televisivos internacionales, se paga tres veces y medio más dinero por la inglesa que por la española. Y eso te tiene que decir algo. Cualquiera sabe que el fútbol español tiene un juego más fino, más de toque, más estético; pero la pasión… En Inglaterra se vive con más pasión. Y, eso, ese ruido, los cánticos, toda esa tremenda emoción que se ve en los aficionados es una parte importante del espectáculo televisivo y es parte del éxito que tiene el fútbol inglés en Kuala Lumpur, o Singapur o Shangai.

P: ¿Te molesta que el gran público te conozca más por tu labor de articulista de deportes que por tu labor de corresponsal político, en el que has tratado temas de mucho calado?

R: Es interesante lo que me planteas. Si soy honesto, un poquito. No es un tema que me carcome, me molesta un poco porque, precisamente, mi noción de mí mismo, mi identidad periodística, es de un corresponsal, que es lo que he sido la mayor parte de mi vida. Pero para la mayoría de los pocos que conocen mi nombre, un porcentaje mayor me conoce más como alguien que escribe sobre deporte y, concretamente, sobre fútbol. Eso demuestra que el fútbol es el gran tema de conversación mundial.

P: Pero has estado en guerras, has sido la sombra de una figura irrepetible como Nelson Mandela, conseguiste entrevistar a Otegui estando él en la cárcel…por eso mismo, ¿no te indigna?

R: Sería muy lamentable por mi parte dejarme indignar por esto. Pero hay un pequeño rincón en mi cerebro que dice: «joder, con todo lo que yo he invertido y he arriesgado en esas labores como corresponsal», que se me reconozca más por una columna semanal en un periódico que es este ‘El corner inglés’, es un poco extraño. Pero es que el fútbol es el tema central para muchas, muchísimas personas

P: ¿Dónde se hace mejor periodismo deportivo, en Inglaterra o en España?

R: Honestamente, para mí es un empate. Leo mucho la prensa deportiva inglesa y menos la televisión y la radio porque vivo en España, pero creo que es un empate. Lo que más leo de deporte aquí es en El País. Se que soy partidista, pero es una sección buenísima. No es mi caso, yo soy colaborador semanal. Pero los que están metidos de lleno, José Sámano, Ramón Besa, Luis Martín o Cayetano Ros son buenísimos, esa habilidad que tienen para escribir crónicas tan agudas… y las tienen terminadas cinco minutos después del pitido final, eso yo no lo podría hacer. Lo he intentado y soy lamentable, carezco de la rapidez mental para hacer esto. Les tengo un enorme respeto por eso. Y luego sus análisis, estupendos también. Los trabajos periodísticos que hace Diego Torres sobre el Real Madrid son fantásticos. Torres es un periodista que en cualquier rama del periodismo sería brillante.

De otros diarios está Santiago Segurola [actualmente en Marca], que fue quién me fichó como escritor en la sección de deportes de El País. Vaya idea. Yo era el tipo al que mandaban por el mundo a hacer investigaciones y reportajes y si no hubiera sido por Segurola este libro de ‘La Tribu’ no estaría en la calle. Tenía un público mucho menor, el que escribía sobre guerras, sobre Nelson Mandela y sobre la pobreza en el mundo. En cuanto a la prensa inglesa, también hay nombres que me parecen fantásticos y de lectura obligada.

P: ¿Escuchas tertulias deportivas en la TDT? ¿Oyes programas de radio nocturnos?

R: Me suelo acostar antes. Me levanto temprano para llevar a mi hijo al colegio. De vez en cuando escucho cosas por la radio cuando vuelvo tarde a Sitges y me divierten más o menos. Pero hay un programa que creo que he visto cinco minutos, ‘Punto Pelota’, que me parece absolutamente insoportable. Quizás debería darle más oportunidades. Pero alguna vez que he estado despierto tarde, lo he visto y no me puedo creer el griterío que hay. Me parece indigerible.

«LA EXPROPIACIÓN A YPF ME RECUERDA A LA QUE SE HIZO 30 AÑOS ANTES DE LAS ISLAS MALVINAS»

P: No tenía prevista esta pregunta, pero sabiendo que tú, que has vivido en Buenos Aires, que pasaste tu infancia allí y conoces bien la realidad argentina, no puedo resistirme a preguntarte sobre el tema estrella de estos días en los medios, la expropiación de YPF por parte del Gobierno de aquel país…

R: Te respondo con tal de que, cualquier cosa que publiques, pongas que aunque he vivido en Argentina, los pormenores de este caso no los conozco.No hablo con autoridad. No se exactamente que ha ocurrido con YPF. Es una cosa que no me gusta, hablar de lo que no se sabe, y en esas tertulias por las que antes me preguntaste observo mucha gente que opina con enorme convicción sobre cosas que no conocen.

Tengo la impresión, por cosas que he leído, de que esta expropiación recuerda a otra expropiación que se hizo hace 30 años, la de las Malvinas, en el sentido de que el gobierno argentino se encuentra en un momento delicado y que esta es una jugada que obedece tanto a motivos políticos como económicos para animar al pueblo, para generar apoyo emotivo y para desviar la atención de temas más reales que afectan al día a día. Este fue el motivo por el que empezó la guerra de las Malvinas y los militares fueron ahí a expropiar las islas que, aunque no les guste a los argentinos, pertenecen a Gran Bretaña. La cosa es mucho menos radical ahora y no quiero ni remotamente comparar al gobierno actual de Argentina con aquel [el de la Dictadura militar], pueda estar yo de acuerdo o no con sus políticas, pero este es un gobierno democrático y perfectamente civilizado. Los otros eran unos animales salvajes. Mi interpretación, y puede que me equivoque, es que ante todo es una jugada política que me recuerda, salvando mucho las distancias, con lo que ocurrió cuando el Régimen expropió las Malvinas en el 82.

Sigue al autor de esta entrevista en Twitter: @robermarban.

*Entrevista realizada con la colaboración de Marina Fernández y Roberto Cid.

 

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído