Muñiz anuló un gol de Cala con 1-0 y dejó que Alexis marcara el tercero con el descuento cumplido

El árbitro regala un gol y tres minutos al Barça, para que pueda ganar al Sevilla

Fue justo en el 93:00 cuando Lionel Messi arrancó con la pelota en busca de la jugada imposible que finalmente terminó en gol

Navarro: "El Barcelona es un gran equipo pero, si no puede, tira de otras cosas. Todo el mundo ha visto lo que ha pasado. Así no se puede hacer nada"

Un atraco con todas las de la ley. Eso es lo que sufrió el Sevilla este 14 de septiembre de 2013 en el camp Nou, donde el barça consiguió in extremis y con enormes ayudas arbitrales ‘salvar el culo’ y tres puntos con un 3-2 postrero.

Como escribe Santi Giménez en ‘AS‘, cuando uno transita por la cornisa cualquier ráfaga de viento le puede precipitar al vacío. Pero también cualquier ayuda le puede mantener a salvo.

Eso es lo que le pasó al Barcelona este sábado ante el Sevilla en un partido que acabó ganando de milagro por 3-2. Cuando más sopló el equipo de Emery para despeñar al Barça, apareció la mano salvadora de un árbitro que anuló a Cala uno de esos goles que van a dar mucho de que hablar.

Luego, apareció Messi, que se despertó a tiempo para decidir el partido pasado el tiempo de descuento.

Demasiado premio para el Barça, demasiado castigo para el Sevilla y demasiado protagonismo para el colegiado. Más allá de eso, el Barcelona sigue sin ligar 90 minutos seguidos a buen nivel.

El colegiado anuló mal un remate de cabeza de Juan Cala por un presunto empujón sobre Daniel Alves. Los jugadores del Sevilla no protestaron demasiado.

No al menos, para lo que pareció la jugada, en la que Cala entró lanzado al área chica y conectó de cabeza un obús. El impulso en la jugada le hizo tocar a Daniel Alves, pero la decisión de Muñiz indignó al Sevilla.

El Barça pasaba su peor momento en el partido y el 1-1 podría haber tenido unos efectos negativos para el Barça, que poco después hizo el 2-0. En el 2-0, además, la defensa del Sevilla pidió falta de Lionel Messi.

Y también en el tercer gol, en el que el argentino se quitó de encima a Alberto Moreno.

«Ha sido un robo», así de tajante se mostró el sevillista Fernando Navarro.

«El Barcelona es un gran equipo pero, si no puede, tira de otras cosas. Todo el mundo ha visto lo que ha pasado, hemos hecho un buen partido, pero así no se puede hacer nada».

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído