Lo revela Ibrahimovic, quien dice que el entrenador fue un cobarde

El SMS de Messi para chantajear a Guardiola: «Veo que no soy importante, así que…»

Presionaba así al técnico azulgrana para que forzara la marcha del delantero sueco

El SMS de Messi para chantajear a Guardiola: "Veo que no soy importante, así que..."
Messi y Guardiola. PP

Zlatan Ibrahimovic, delantero del Paris Saint Germain y ex del FC Barcelona, sigue obsesionado con su marcha del equipo culé.

Este fin de semana, en una entrevista a un medio alemán, Ibra no se ha cortado.

«Guardiola fue un cobarde. No tuvo huevos de decirme a la cara que no me quería», denunció el delantero sueco.

Su enfado, siempre considerado como excesivo, quizá podría tener motivos para estar justificado.

Así al menos lo deja entrever un libro que se va a publicar recientemente y en el que se deja entrever el lado oculto de Leo Messi.

Según ‘Misterio Messi’ (así se llama la publicación), el argentino llegó a presionar con un SMS al técnico de Sant Pedor para que forzara la marcha de Ibrahimovic.

En el texto, que será publicado el 1 de octubre, Sebastián Fest y Alexandre Julliard, sus autores, aseveran que Messi tenía más influencia de la que se piensa sobre el técnico blaugrana. Y lo resumen en este texto:

«Lionel Messi estaba molesto, quisquilloso. Y el que lo sufría, como siempre, era Josep Guardiola. De un momento a otro, el entrenador del Barcelona había entrado en tensión, incómodo en el primer asiento del autobús. El teléfono móvil acababa de vibrar y Guardiola escrutaba la pequeña pantalla con algo de desconcierto.

«Mira esto», le dijo a su íntimo amigo Manel Estiarte.

(…) España vivía el otoño de 2009 y el autobús encaraba el camino de regreso tras un partido de la Liga. Los que relatan el momento difieren en cuanto a las palabras exactas, pero coinciden en el espíritu del mensaje de texto que el argentino le envió a su entrenador: «Bueno, veo que ya no soy importante para el equipo, así que…».»

Según Fest y Juliard, Messi se encontraba apenas un par de filas detrás de Guardiola, pero su incapacidad para comunicarse en público le hacía sentirse más cómodo mandando un SMS que diciendo estas cosas a la cara.

Casualmente, tiempo después de aquel mensaje, Messi empezó a jugar de delantero centro, o mejor dicho, falso delantero.

Ibrahimovic desapareció de este puesto tras el mundial de clubes, un torneo que sirvió a Guardiola como banco de pruebas para su nuevo planteamiento táctico, ése que le sugirió, supuestamente Messi a través de un SMS.

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído