Los magistrados validan el intercambio de terrenos entre el Ayuntamiento y el club

La Justicia da luz verde a Florentino para que empiece el nuevo Santiago Bernabéu

En el recinto habrá un hotel de superlujo que tendrá entre 150 y 200 habitaciones

La remodelación permitirá -finalmente- cubrir el recinto, aunque será con un «techo» que podrá retirarse cuando sea necesario

«Nunca se ha visto nada igual. Será un nuevo concepto de estadio. Un nuevo modelo de negocio. Florentino quiere transformar el Bernabéu en un referente mundial que genere ingresos las 24 horas durante los 365 días del año… Y lo va a conseguir».

Eso piensan y sueñan decenas de miles de madridistas y más desde este 21 de noviembre de 2013, cuando ha caído el último obstaculo -esta vez judicial- que se interponía en el camino.

El Juzgado Contencioso-administrativo número 14 ha rechazado el recurso presentado por un ciudadano contra el convenio firmado por el Real Madrid y el Ayuntamiento en 2011 para intercambiarse varias parcelas, entre ellas, una franja de terreno alrededor del estadio Santiago Bernabéu.

Esta decisión judicial allana la operación urbanística que permitirá al club remodelar su campo, techándolo y construyendo a su vera, junto al paseo de la Castellana, un hotel y centro comercial.

El futuro hotel que habrá en el Santiago Bernabéu tendrá tres tipos de habitaciones: unas con palco VIP en su interior para disfrutar del partido con la máxima comodidad, otras con ventanales con vistas al interior del recinto y, finalmente, otras sin vistas pero que permitirán acceder a los palcos que ya existen en el estadio.

La otra gran transformación que abordará será el traslado de los vestuarios, el palco y la zona de prensa hacia el lado que da al paseo de la Castellana. Es decir, justo al sitio contrario de donde se encuentran ahora.

La fachada que da a la calle de Padre Damián, donde ahora se sitúa la Esquina del Bernabéu, el acceso al palco y la tienda Adidas se transformará en zona verde y en espacio con cafeterías y restaurantes.

Además, la remodelación permitirá -finalmente- cubrir el recinto, aunque será con un «techo» que podrá retirarse cuando sea necesario.

LA HISTORIA DE UN CONTENCIOSO

Como explica Bruno García Gallo en ‘El País’, el Real Madrid se comprometió en 1991 a construir un aparcamiento junto al estadio, pero se echó atrás, dejando a deber 2,8 millones al Ayuntamiento.

En 1998, en una operación diferente, el club pactó un canje de terrenos con la ciudad: cedió una parcela en la antigua Ciudad Deportiva (valorada en 13,5 millones) y recibió cuatro terrenos en la calle de Julián Camarillo (13 millones) y otro en Las Tablas (488.000 euros).

Sin embargo, ese acuerdo no quedó cerrado porque la parcela de Las Tablas legalmente no podía ser cedida; para cuando el Ayuntamiento quiso solventar su error, el terreno ya estaba tasado en 22,7 millones.

Era 46 veces más caro. Así pues, tuvo que compensar al club por esa diferencia: en julio de 2011, firmó un convenio para entregarle cuatro parcelas en la calle de Mercedes Arteaga (4,4 millones) para hacer chalés; otra en Valdebebas de 3.000 metros para oficinas (8,7 millones); y una franja de tres metros de ancho alrededor del Santiago Bernabéu, donde de hecho se levantan sus pilares y contrafuertes (6,9 millones). Los 2,8 millones restantes se compensaron por la deuda del aparcamiento frustrado.

Un particular presentó en febrero de 2012 un recurso ante el Juzgado Contencioso-administrativo, que lo admitió a trámite y ordenó además la suspensión cautelar del convenio de 2011.

El Ayuntamiento y el club apelaron al Tribunal Superior de Justicia y ahora, por fin, tienen luz verde.


Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído