Fue Balón de Oro en 1965 como jugador del Benfica

Eusebio, la ‘Pantera Negra’ del fútbol portugués, ha muerto a los 71 años

Lideró la selección portuguesa que acabó tercera en el Mundial de 1965

Fue una de las mayores estrellas del fútbol mundial de todos los tiempos

Eusebio da Silva Ferreira, una de las mayores estrellas del fútbol mundial de todos los tiempos, ha fallecido en la madrugada de este 5 de enero de 2013 a los 71 años, víctima de una parada cardiorrespiratoria.

La ‘Pantera Negra’, como era conocido popularmente por su velocidad, técnica y poderoso remate, destacó tanto en el Benfica, equipo con el que ganó once ligas en las quince temporadas en las que estuvo en el conjunto luso.

Era embajador del Benfica y de la selección portuguesa, a la que acompañaba en las grandes competiciones internacionales.

Nacido en Maputo (antigua colonia portuguesa de Mozambique) el 25 de enero de 1942, Eusébio era considerado el mayor símbolo del fútbol portugués y uno de los mejores delanteros de la historia de este deporte.

Tras fichar por el Benfica en 1960, sus extraordinarias habilidades físicas le granjearon el apodo de «La Pantera Negra».

A lo largo de esa década, hizo gala de una extraordinaria habilidad goleadora tanto en el club lisboeta como en la selección nacional lusa.

Eusébio fue galardonado en siete ocasiones con el trofeo de máximo goleador del campeonato liguero (1963/64, 64/65, 65/66, 66/67, 67/68, 69/70 y 72/73), dos veces como máximo goleador continental (1967/68 y 72/73), y se alzó en una ocasión (1965) con el Balón de Oro como mejor futbolista de Europa.

Además, Eusébio consiguió 11 títulos ligueros con el Benfica (con 316 goles en 294 partidos), con el que fue campeón de Europa en 1962.

La Pantera Negra jugó 64 partidos oficiales con el combinado nacional, en el que debutó en octubre de 1961.

Eusébio fue galardonado como mejor jugador y máximo goleador del mundial de 1966 en Inglaterra, donde destacó particularmente su excepcional partido contra Corea del Norte en los cuartos de final de la competición, donde marcó cuatro goles que posibilitaron la remontada de su selección tras ir perdiendo por 0-3.

Tras su retirada, Eusébio siguió estrechamente ligado al fútbol, como baluarte moral y símbolo del deporte luso, mientras su nombre era constantemente citado en las listas de mejores jugadores de la historia –fue elegido 9º mejor jugador del siglo XX en una encuesta de la Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol–.

En noviembre de 2003, recibió el galardón de Jugador de Oro de Portugal al futbolista nacional más extraordinario de los últimos 50 años.

 

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído