Miguel Cardenal defiende al club culé en El País mientras que en Cataluña se ha llegado a decir que todo responde a una "campaña" desde Madrid

El Secretario de Estado para el Deporte rompe una lanza a favor del Barça por el ‘caso Neymar’: «Puede presumir de ser el equipo de fútbol que más impuestos genera en el mundo»

"Ojalá desapareciera todo lo que hay de juicio paralelo. El deporte español debe mucho al Barcelona"

El Secretario de Estado para el Deporte rompe una lanza a favor del Barça por el 'caso Neymar': "Puede presumir de ser el equipo de fútbol que más impuestos genera en el mundo"
Miguel Cardenal.

En plena tormenta por el ‘caso Neymar’, con la dimisión de Sandro Rosell, el presidente que lo fichó, aún caliente, y el baile de cifras que todavía nadie ha aclarado pero que se da por sentado que la cantidad es mayor de lo que los responsables azulgranas aseguraron en su día, va ahora el Secretario de Estado para el Deporte, Miguel Cardenal, y publica una tribuna de opinión en el diario El País que amenaza con hacer retumbar los cimientos del fútbol español–Orgullosos del Barça–.

El responsable político de nuestro deporte asegura en ella que se rebela «ante la desmesura a la que asisto cuando el club es acosado y acusado». Puede ser, podemos pensar algunos. Pero escuchemos los motivos que da Cardenal para tamaño paso al frente:

El Barça es el equipo de Xavi, Puyol, Busquets, Piqué, Cesc, Víctor Valdés, Pedro… y de Iniesta, que marcó el gol que nos metió en la Historia, que nos trajo tanta felicidad, que rindió al mundo a los pies de un estilo de juego. En el Barça se formó desde los 12 años Juan Carlos Navarro, y allí se encontró con Pau Gasol, integrantes del equipo ÑBA que ha deleitado en los dos últimos Juegos Olímpicos y que lo ha ganado casi todo.

El FC Barcelona no es sólo un activo fundamental de la Marca España. Es también un club polideportivo de referencia, que apuesta por la cantera como seña de identidad, en cuyos viveros se han formado muchos de nuestros mejores deportistas de modalidades menos mediáticas, como los que nos han hecho campeones del mundo de hockey patines, balonmano o fútbol sala.

Hasta ahí todos de acuerdo. El club catalán ha formado a algunos de los mejores deportistas que ha tenido el deporte español en algunas de las canteras de sus variadas secciones, algo que muchos reconocen y que le ha valido el apelativo de ‘más que un club’. Sin embargo, no debería utilizarse esto como una cortina de humo que tape las operaciones financieras de sus dirigentes. Los mismos que, apoyados en una prensa servil y condescendiente, proclamaban aquello de «cantera sí, cartera no» para ridiculizar y minimizar los éxitos de su gran rival, el Real Madrid. Precisamente por la «cartera» están ahora metidos en el lío que todos conocemos:

Por eso, me rebelo ante la desmesura a la que asisto estos días. No haría honor a la responsabilidad que me han confiado si callara mientras un escudo que ha aportado a nuestro deporte tanto como el que más es acosado y acusado. Ese escudo es patrimonio del deporte español, porque lo defendieron y defienden cientos de nuestros héroes. De Luis Suárez a Epi. De Jordi Torras a Ana Peleteiro. De Kubala a Valero Rivera.

Los problemas del Barcelona con el fisco salieron a la luz con el pago de esos 13 millones que hace unos días afrontó la actual Junta Directiva, a cuyo cargo se aferra Bartomeu con saña, en concepto de ‘declaración complementaria’ para evitar males mayores. No es casualidad por tanto que Cardenal diga ahora que:

Por cierto, el FC Barcelona bien podría presumir de ser el equipo de fútbol que más impuestos genera en el mundo -el tipo máximo del IRPF en Cataluña es el 56%-, recordando que está al corriente con las Administraciones Públicas.

A estas alturas más de un lector mileurista ya habrá razonado que con total seguridad Leo Messi genere más impuestos que él, lo que no exime que el argentino haya tenido problemas judiciales a pesar de sus faustos ingresos. Añade Cardenal:

No me corresponde participar en el debate sobre la información dada por los responsables del fichaje de Neymar. Tampoco en el terreno propio de los jueces y de la Agencia Tributaria. Pero lo que sí tengo claro es que en este momento nadie piensa que alguien vinculado al Barcelona se haya apropiado de cantidad alguna, y también me consta la voluntad de sus directivos de cumplir con la ley, como es la tradición en ese club, lo que implica, si se hubieran equivocado en algo, la rectificación.

Y concluye:

[…] La sana rivalidad frecuentemente es desplazada por un enfrentamiento enfermizo, en el que la expresión de la diferencia se lleva a cabo mediante la destrucción de lo común y compartido por todos. Alguno de los debates solo se explican sosteniendo que lo que los demás aportan a lo colectivo va en detrimento de lo propio, y eso niega el proyecto común.

Ojalá desapareciera todo lo que hay de juicio paralelo, tan deletéreo para la imagen de una de las instituciones más admiradas de nuestro país, tan negativa para la percepción de nuestro deporte, tan desafortunada para la proyección de España. Invito a que cada uno, desde nuestras respectivas responsabilidades, contribuyamos a ello en beneficio del deporte español, que tanto debe al Barça.

Esa es la opinión del Secretario de Estado para el Deporte en un diario nacional. Coincida o no con la de otros lectores, lo que ha hecho Cardenal indirectamente es dejar con el culo al aire a todos esos columnistas de la prensa catalana que clamaban al cielo por una supuesta «campaña centralista y mesetaria» contra el club de sus amores. Pues ahí tienen a un representante del Gobierno central, rompiendo una más que generosa lanza a su favor. Para que luego digan.

 

Te puede interesar

Autor

Roberto Marbán Bermejo

Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y actualmente cursa el grado de Ciencias Políticas por la UNED, fichó en 2010 por Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído