LIGA ADELANTE

Movilla critica duramente al que fuera su presidente

Considera que la gestión de Agapito en el Zaragoza es "nefasta".

Movilla critica duramente al que fuera su presidente
Paredes y Movilla. EP.

El exjugador del Real Zaragoza, José María Movilla, habló sobre su relación con el propietario del club maño y sobre su gestión al frente del club.

Movilla, que ha convocado a los medios de comunicación a una rueda de prensa para despedirse de ellos y de los aficionados zaragocistas después de haber sido despedido el pasado 25 de febrero, ha añadido que si a una gestión de este tipo se le añade el hecho de haber contratado al actual director general, Jesús García Pitarch, las cosas van a ir a peor.

¿Qué somos, masocas?, ha apuntado a este respecto el centrocampista, que se ha vuelto a preguntar si García Pitarch quería que ascendiera el conjunto aragonés.

Sobre el propietario zaragocista ha explicado que había hecho de un sentimiento «su corral» y que cuando se mezclan negocios y el paso de jugadores que no se involucran «pasa lo que pasa».

Igualmente ha lanzado al aire la idea de que algo debería hacer la Liga de Fútbol Profesional sobre la forma de trabajar del Real Zaragoza.

Sobre este asunto, y las numerosas demandas de exjugadores que tiene presentadas el club maño ha avisado que, a la larga, repercutirán en la economía zaragocista «y mucho».

Movilla ha querido agradecer, «por encima de todo» a su esposa lo que ha soportado durante los últimos meses, también a sus compañeros, tanto a los que le llamaron después del despido como a los que no, e igualmente las muestras de cariño, no solo de la afición del Real Zaragoza sino de las de otros equipos.

«Me siento orgulloso de haber jugado en algunos de los mejores clubes de España y de que todas sus aficiones hayan apreciado lo que intento transmitir como honradez, honestidad, entrega y humildad», ha resaltado.

De la misma forma ha reiterado su orgullo por haber pertenecido al Real Zaragoza en dos etapas durante cinco años y ha agradecido a la afición aragonesa que le hubiera transmitido su carácter, sus ganas de competir y su cabezonería y orgullo por lucir el escudo del león.

Movilla no ha olvidado el apoyo que ha tenido de los seguidores zaragocistas que sufren por su equipo y que lo mejor que tienen es, a su juicio, a su nuevo entrenador, Víctor Muñoz, y a sus jugadores a los que opina que deben apoyar al máximo para poder regresar a Primera División.

A este respecto ha remarcado que aunque su relación con el nuevo técnico, con el que coincidió en una de sus etapas, no fue demasiado buena, le desea «lo mejor del mundo».

«Es el entrenador idóneo para el Real Zaragoza porque está involucrado y porque mantiene la historia viva», ha explicado el pelado, que ha añadido que, tal y como trabaja tácticamente Víctor Muñoz, le va a dar «un aire nuevo a los jugadores».

Movilla, que ha señalado que quiere y tiene que seguir jugando al fútbol, ha indicado también que le gustaron los veinte primeros minutos del partido del conjunto aragonés frente al Deportivo y que Víctor Muñoz le va a dar nuevos conceptos al equipo.

«El cuestión de cambiar el chip a los jugadores. Creo que el próximo partido contra el Alavés lo van a ganar», ha subrayado el ya exjugador zaragocista que, sin embargo, no cree que el objetivo ahora sea luchar por evitar el descenso a Segunda B sino ascender porque hay «mimbres suficientes y un buen y experimentado entrenador».

Movilla ha subrayado que de su anterior etapa en el club a la actual ha notado que anteriormente «todo el mundo quería al Zaragoza» y que ahora parece que cae mal.

«Hay una hostilidad enorme contra el Real Zaragoza en ciertos campos», ha remachado y que esto podría ser fruto de la gestión que se ha llevado.

Sobre Paco Herrera, el entrenador al que sustituyó Víctor Muñoz, ha comentado que es una «bellísima persona» que se ha encontrado con una gestión nefasta.

«Lo ha pasado muy mal sin soltar lo que realmente sentía ante las zancadillas que le han echado todo el año. Es muy buen entrenador, se ha saturado y no sabía cómo achicar el agua. Quería quedar bien con todo el mundo y eso no siempre es posible», ha relatado.

A pesar de estos halagos, Movilla ha lamentado y recriminado que Herrera, ante un toque de atención que cree que le dio el equipo directivo del club, «reculó» y se hizo un flaco favor a sí mismo cambiando de actitud, incluso con él.

El mediocentro ha enfatizado que lo había pasado «muy mal» desde que comenzaron los problemas con el club, que el trato de éste fue «muy doloroso» y que no había hecho nada malo.

«No me arrepiento de nada porque no he hecho nada. Denuncié al club por la forma en la que me trató y por mis derechos. Anteriormente ha habido momentos en los que me debía más dinero y he estado diez meses sin cobrar y no le denuncié», ha añadido.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído