La resaca del triunfo del Real Madrid en la Copa del Rey y los pitidos al Himno de España

Arcadi Espada: «El independentismo catalán es mucho menos hijo de la crisis que del éxito del Barça»

Feroz debate con Màxim Huerta, Antonio Miguel Carmona, Pablo Muñoz y Alfonso Rojo en el 'Program de Ana Rosa' de Telecinco

El l 'mejor' hasta este jueves, cuando el explosivo Bale enganchó el balón en su campo, comenzó a correr, aguantó como pudo la carga de Marc Bartra que logró sacarlo del campo, esquivó a un fotógrafo y siguió corriendo

Jueves Santo, apenas cumplidas las 9 de la mañana. Comienza en directo ‘El Programa de Ana Rosa‘ en Telecinco.

Están como tertulianos Antonio Miguel Carmona, Pablo Muñoz, Arcadi Espada y Alfonso Rojo. Conduce es espacio Màxim Huerta, porque la titular indiscutible esta de vacaciones de Semana Santa y el primer asunto que coloca sobre la mesa es el triunfo del Real Madrid sobre el Barcelona en la final de la Copa del Rey, disputada la víspera en Valencia.

Meten unos vídeos con imágenes de la alegría de los jugadores y aficionados madridistas, otros de la pesadumbre de los azulgranas, varios del Rey en el palco entregando el trofeo a Iker Casillas y repiten un par de ocasiones la impresionante galopada de Gareth Bale concluida en gol, que decidió el encuentro.

Tras el cruce de comentarios habituales, con elogios al ‘Expreso galés’ y algún apunte deportivo, queda sobre el tapete el siempre penoso, desagradable y recurrente asunto de los pitidos y abucheos de los hinchas culés al Himno Nacional de España.

Y ahí es donde entra en tromba Arcadi Espada, que nunca ha ocultado ser ‘merengón‘ y que se regodea subrayando que el Real Madrid es el segundo club de fútbol de Cataluña, en lo que a seguidores se refiere.

«El independentismo catalán es mucho menos hijo de la crisis que del éxito del Barça».

Silencio sabio de Antonio Miguel Carmona, quien auna su condición de admirador del Atlético de Madrid, con un conocimiento enciclopédico de las alineaciones futbolísticas del pasado y con su vocación por convertirse en el candidato socialista a la alcaldía de Madrid.

Alfonso Rojo comenta algo sobre ese grito colectivo a favor de la independencia de Cataluña, que se ha institucionalizado en El Camp Nou en el minuto 17 y 14 segundos de cada partido.

Pablo Muñoz, del siempre moderado ‘ABC‘, mira al tendido y Màxim Huerta -muy en su papel- abre unos ojos como platos, simulando estar sorprendido por la rotunda y políticamente incorrecta afirmación de Arcadi.

«¿De verdad piensas eso?».

Arcadi Espada, que no se corta un pelo y parece inmune a las oleadas que levanta regularmente en las redes sociales, se ratifica, antes de desgranar una serie de críticas a la pasividad de los españoles en este asunto, a la falta de sensibilidad para entrar en el debate y a los complejos con que se aborda la cuestión.

Lo tremendo es que, con los datos en la mano, tiene más razón que un santo. En el caso del Barça, las ‘circunstancias políticas’ parecen haberse apropiado de la naturaleza del club y se han inyectado en la pasión futbolística de sus aficionados directos: los que van al Nou Camp.

La vinculación del Fútbol Club Barcelona con el independentismo catalán no es nueva, pero ha ido aumentando hasta hacerse medular.

No es algo que comenzase con el expresidente Joan Laporta, pero se solidificó durante el mandato triunfal de su sucesor Sandro Rosell y han bastantes que han contribuido. Lo hizo Pep Guardiola siendo entrenador y alguno de sus jugadores más destacados.

Arcadi Espada repitió varias veces en la tertulia de Telecinco que había mucha más política que fútbol en esa final de la Copa del Rey.

No va desencaminado. La llegada de Rosell a la Presidencia del Barça en mayo de 2010 puso al Barça en manos de los nacionalistas de Convergencia de forma inequívoca.

Unos meses después, Artur Mas se hacía con la Presidencia de la Generalidad, dando por finalizados los siete largos años de travesía del desierto para CDC que supuso el tripartito. Y en mayo de 2011, Xavier Trias obtuvo para CDC por primera vez la Alcaldía de Barcelona.

Desde entonces, la formación nacionalista ha dominado las tres instituciones que más poder ostentan en Cataluña: la Generalidad, el Ayuntamiento de Barcelona y el F.C. Barcelona.

El proyecto independentista promovido por Mas necesita de las tres, pero sobre todo le es imprescindible la proyección internacional que otorga a sus planes el ‘Super Barça’, calificado por propios y extraños como el mejor equipo de fútbol del mundo.

Bueno, el ‘mejor‘ hasta este jueves, cuando el explosivo Bale enganchó el balón en su campo, comenzó a correr, aguantó como pudo la carga de Marc Bartra que logró sacarlo del campo, esquivó a un fotógrafo, siguió corriendo, entró de nuevo al terreno, adelantó por la izquierda al defensa del Barça, se eplantó ante Pinto y batió al portero azulgrana colándole la pelota entre las piernas y dejado al Real Madrid el definido 2-1.

 El Barça es clave para el proyecto independentista de Artur Mas, pero desde este jueves 16 de abril de 2014, ha perdido fuelle… Como Leo Messi.

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído