LA PREGUNTA '¿ERES FELIZ CON LA DERROTA DEL BARÇA?' PROVOCÓ UN ALUD DE CRÍTICAS

Pedrerol da la cara ante las críticas: «Nadie nos va a tapar la boca»

"Cuando llegamos nosotros estaba todo bien organizado, tenían algunos el cortijo ya montado y se lo hemos desmontado"

Pedrerol da la cara ante las críticas: "Nadie nos va a tapar la boca"
Josep Pedrerol.

La imparcialidad no existe, la honestidad sí, pero la imparcialidad es algo que se inventó alguien

La pregunta ‘¿Eres feliz con la derrota del Barça?’ que formuló El Chiringuito a sus espectadores el día de la derrota en París ha traído cola. Josep Pedrerol defendió su programa ante las críticas de imparcialidad. Una cuestión que ha abierto la polémica acerca de si el debate deportivo de Neox tiene claro color madridista.

Pedrerol da la cara ante las críticas de imparcialidad: «Nadie nos va a tapar la boca»

El presentador y director de El Chiringuito lo dejaba claro:

Josep Pedrerol: La imparcialidad no existe, la honestidad sí, pero la imparcialidad es algo que se inventó alguien. Yo nunca he dicho que este programa lo fuera. Aquí la imparcialidad se consigue a través de la pluralidad, a través de que cada uno opine lo que cree y así nos va, y no nos va mal. Y no vamos a cambiar porque nos gusta como lo hacemos.
Lo hacemos con libertad absoluta sin ataduras, ni consignas, cuando tienes audiencia tienes libertad, y la tenemos. Gracias a ti que nos criticas y que nos defiendes, a los dos: gracias. Eso si, a los que nos critican sin vernos, esos me interesan menos.

Nos interesa saber lo que hacemos bien y lo que hacemos mal, pero para palos hemos tenido ya unos cuentos y hemos siempre salido adelante, trabajando mucho más que antes y nunca creyendo que estaba todo conseguido, porque ese juego no va con nosotros.

Pedrerol no dudó también en elogiar a su equipo:

Aquí tenemos a los mejores, y son los mejores porque trabajan más que los demás, por esa simple razón. Por trabajar más y con más ilusion.

Y defendiendo lo que creemos, y nadie nos va a cambiar. No nos va a tapar la boca nadie. Y la pregunta es inocente, y si no lo fuera me da igual porque me gusta preguntar lo que me da la gana, y me gusta que tú participes.

El total de los mensajes recibidos fueron unos 1000, y por ello el presentador del programa continúo su discurso:

La pregunta no tenía malicia, interesaba.

Y acabó su defensa señalando a una posible envidia como causante de tanta crítica:

Cuando llegamos nosotros estaba todo ya montado, bien organizado, tenían algunos el cortijo ya montado y se lo hemos desmontado. El Chiringuito se ha hecho grande, y ha ido ocupando un espacio en este mundillo, en esta profesión.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído