El Barça sufre para perpetuar su imbatibilidad

El FC Barcelona ha ganado al EA7 Emporio Armani Milan (84-80) en la séptima jornada de la Fase Regular de la Euroliga después de completar una gran segunda parte en que remontaron hasta 14 puntos de desventaja que llegaron a tener en el segundo cuarto, gracias a una gran actuación de los croatas Ante Tomic y Mario Hezonja, y perpetúa su imbatibilidad y afianza su liderato.

Los blaugranas, con un claro 7-0, tienen ya más cerca el liderato pues cuentan con dos triunfos de ventaja sobre Panathinaikos y Fenerbahçe con tres jornadas por disputarse. Pero para llegar a esta séptima victoria tuvieron primero que sufrir, batallar al más alto nivel con un Milan que se jugaba casi la vida y que ha quedado al borde del abismo, con solo dos triunfos y que suerte ha tenido de la derrota del Bayern Múnich, con quien se jugará el pase.

En un final de infarto, el Barça estuvo firme en los tiros libres, sobre todo Ante Tomic, no le tembló el pulso en la línea de triples y supo mantener bien arriba su nivel de intensidad. Hackett y Samuels se empeñaron en acercar a su equipo al ‘Top 16’, pero asaltar el Palau no es tarea fácil, y menos para un dúo. Y es que en el Barça hay calidad y fondo de armario, y esta noche fue clave pese a la retirada, antes de tiempo, de Navarro. Abrines cogió el mando y puso su gran parte de ayuda en el triunfo final.

Y eso que el Barça se fue al descanso con un resultado inesperado, seis puntos por debajo (36-42), pero que pudo haber sido mucho peor. Los de Xavi Pascual, con la clasificación en el bolsillo, se vieron sorprendidos por un Milan que se jugaba la vida y que, pese a las bajas de Gentile y Moss, salió a por todas y llegó a gozar de 14 puntos de diferencia (22-36).

De hecho llegaron a tener en dos ocasiones esta cota máxima de +14, con una gran actuación del pívot Samardo Samuels y sobre todo de su gran estrella, Daniel Hackett. Gracias a un mejor porcentaje de triples, los italianos iban aumentando sus diferencias, que rondaban siempre la barrera mental de los 10 puntos, y aprovechando también algunos errores no forzados del Barça, impreciso.

Un parcial de 2-19 dejaba incrédulo a un Palau bastante lleno, gracias a los precios de 5 euros en el ‘Black Friday’ promovido por el club en hasta 700 entradas. Se notó en la grada, que contribuyó a la remontada en cuanto el equipo se puso las pilas. Poco a poco redujeron la diferencia inspirados por el líder Mario Hezonja, pues el joven croata se puso esta etiqueta.

Más o menos acertado, quizá precipitado en alguna acción, el alero croata puso espectáculo, animó a compañeros y afición, caldeó el ambiente para propiciar la remontada, con tapones increíbles también en defensa. Junto a Hezonja, acciones puntuales de Marcelinho y de Ante Tomic, siempre regular, contribuyeron a una mejor versión del Barça.

Además, con una defensa más seguro, menos errante, el equipo catalán vio el camino a seguir. Pese al buen partido a nivel ofensivo del Milan, las bajas y la presión empezaron a hacer mella en los de Luca Banchi, pero esta noche tenían un duende, y ajeno; las pérdidas del Barça. Enfadado en la banda, Pascual no daba crédito a las muchas pérdidas de sus hombres, hasta 11 mediado el tercer cuarto.

Sin Navarro en la segunda parte, debido a unas molestias que obligaron al capitán a ducharse al descanso y ver los últimos minutos en el banquillo, habiendo jugado 7:20 minutos y dando solo 3 asistencias, costó más la remontada. Eso sí, en este equipo hay gente que todavía lucha por hacerse un hueco, como Satoransky, que apareció en un momento de ‘bajón’ para hacer él solo un parcial de 6-0 y acercar de nuevo al Barça (49-54) a falta de casi tres minutos para el final del tercer periodo.

Este empujón metió de lleno a los blaugranas en el partido, con el ‘chip’ de grande duelos de Euroliga y ya dejando atrás la incertidumbre inicial. Se veían a punto de perder la imbatibilidad en casa y lucharon para evitarlo. Pese a los triples de Hackett, el Barça también mejoró desde la distancia con Hezonja y Oleson, también con un DeShaun Thomas clave en el cuarto; apareció poco pero fue efectivo.

Un parcial final de 11-2 para cerrar el tercer periodo, con triple de Oleson, sirvió para completar una buscada vuelta a la tortilla. Con un 57-56 se dio inicio a unos diez últimos minutos igualados, tensos, de gran calidad. No se rindió el Milan pero ya se topó hasta el final con un Barça que les iba a poner contra las cuerdas. Cada triple era respondido, cada contraataque, igualado. Los exteriores del Barça empezaron a ser una pesadilla. Al final, este ‘tú a tú’, este pulso, acabó de color blaugrana.

FICHA TECNICA.

–RESULTADO: FC BARCELONA, 84 – EA7 EMPORIO ARMANI MILAN, 80.

–EQUIPOS.

FC BARCELONA: Huertas (7), Navarro (-), Thomas (7), Doellman (6), Tomic (18) –cinco inicial–; Hezonja (13), Abrines (11), Satoransky (8), Pleiss (-), Oleson (10), Lampe (2), Nachbar (2).

EA7 EMPORIO ARMANI MILAN: Brooks (11), Hackett (21), Melli (8), James (4), Samuels (16) –cinco inicial–; Ragland (6), Cerella (8), Meacham (4), Kleiza (2).

–PARCIALES: 16-19, 20-23, 21-14 y 27-24.

–ARBITROS: Gkontas (GRE), Javor (ESL) y Maricic (SER). Sin eliminados.

–PABELLON: Palau Blaugrana, 5.242 espectadores.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído