El ‘caso Casillas’ estalla en la cara de Keylor Navas y De Gea

El Real Madrid presiona a Iker Casillas para que se marche antes de que llegue David de Gea

TVE anunció la marcha de Iker, pero su entorno directo lo desmiente

Las trece mil personas que llenaron el Estadio Municipal de León para ver el entrenamiento de España levantaron el pulgar cuando apareció Iker Casillas

El ‘caso Casillas’ estalló en León en la cara de Keylor Navas y De Gea. El Telediario de TVE anunció que Iker dejará el club al tiempo que daba por hecho el fichaje del todavía portero del Manchester United.

Ni el Real Madrid desmintió la noticia (cosa que suele hacer cuando le conviene) ni su capitán la confirmó. Es más, su entorno directo la desmintió. Eso ya da una idea de por dónde van los tiros.

Como subraya Javi Martín en ‘El Economista’ este 11 de junio de 2015, la información de TVE ha logrado su objetivo: agitar las aguas de la opinión pública para colocar al capitán blanco de nuevo en el centro de todas las miradas y, de paso, presionarle un poco más para que tome la decisión de su adiós cuanto antes.

Unas prisas que vienen fomentadas desde el Real Madrid.

En el Bernabéu tienen claro que lo mejor para todos es que el portero se marche antes de que llegue David de Gea y eso, en términos de tiempo real, tiene una fecha: el club pretende que dé un paso al frente antes de la próxima semana.

Nadie por Concha Espina quiere imaginarse el panorama complejo y turbio que se generaría si uno y otro coincidieran en la plantilla, aunque fuera sólo para figurar en el elenco de jugadores, aunque todavía no haya coincidido ni en un sólo entrenamiento con la camiseta del Real Madrid enfundada.

Por ejemplo, la presentación de David de Gea no sería la presentación de De Gea, sino un acto plagado de preguntas incómodas sobre su competencia con Casillas. Los titulares de la prensa tampoco irían dedicados al guardameta todavía del Manchester United, sino que se centrarían en el duelo que mantendría con Iker y si su llegada debería o no forzar la marcha del capitán blanco.

Si esta tensión se extendiera a toda la temporada, con un De Gea titular y un Casillas suplente, las consecuencias se dejarían notar (y mucho) en el rendimiento del equipo y las relaciones del vestuario. Así lo ven en el Bernabéu según fuentes próximas al club.

Una visión que tienen en el antecedente con Diego López su ejemplo más próximo y que creen que se podría ver acrecentado ante lo relevante del fichaje de De Gea, hombre que en el palco merengue considerarse el fichaje ‘galáctico’ de este verano.

Por eso las oficinas blancas insisten una y otra vez en presionar al arquero para que se marche en lo que entienden que también será una decisión que beneficiaría a Casillas. En otro club encontraría la paz que en Madrid no tiene y, quien sabe, también puede tener éxitos deportivos que le permitan mantenerse en la Selección hasta la Eurocopa de 2016. Ayer Del Bosque advirtió que el que sea suplente en el club blanco no acudirá a la cita de Francia.

El problema (problema para el Real Madrid, se entiende), es que Casillas no lo ve tan factible. Entiende que no es la mejor decisión para su familia y que los riesgos que conlleva quedarse son asumibles frente a las desventajas.

Además, el club insiste en no pagarle los dos años de contrato que le quedan y algunas condiciones para dejarle salir pagándole parte de su ficha no le satisfacen. En Concha Espina quieren imponerle una cláusula para que no juegue contra los blancos si se marchase a un equipo de las Champions League.

Además, para colmo del enredo, las ofertas que Iker tiene sobre la mesa no le gustan. En Turquía están las más potentes económicamente hablando, pero Estambul no convence al futbolista, como tampoco le convence la escasa competitividad de su liga.

La opción de irse a Valencia no le parece adecuada por aquello no jugar en España con otra camiseta que no sea la blanca. En Londres (la ciudad donde quiere vivir) sólo el Arsenal ha llamado a su puerta, pero lo ha hecho poniendo sobre la mesa apenas 3 millones de euros netos por temporada, esto es, casi cuatro menos de los que percibe en el Real Madrid.

Así pues, queda esperar. El caso por ahora sigue en el mismo punto en el que se encontraba hace semanas, eso sí, con nuevas presiones procedentes del Bernabéu para que Iker se marche antes de que venza esta semana, algo que, por ahora, no es factible.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído