Majó defiende el voto electrónico para «democratizar» el Barça y lograr «transparencia»

El precandidato a la presidencia del FC Barcelona Jordi Majó ha presentado este martes su acuerdo con la compañía catalana Scytl para implantar el sistema de votación electrónica en el club blaugrana, para las elecciones presidenciales así como para referéndums en temas de importancia para la entidad, y con el objetivo de «democratizar» al Barça y dotarlo de una «transparencia absoluta» con el fin de lograr aumentar la participación.

«No eliminaríamos el proceso romántico de votar con papeleta en una urna. Se compatibilizaría con el voto electrónico para que no haya duplicidades. Este sistema iría dirigido a todos los socios del Barça, desde los de Barcelona hasta los de Japón, porque el sistema actual es totalmente injusto para los que no puedan venir a votar físicamente. Es hasta antidemocrático», aseguró en rueda de prensa.

Este acuerdo exclusivo, aunque quedará abierta la opción de implantarlo a quien gane los comicios, es una de las columnas básicas del programa electoral de Majó. «Es una herramienta enfocada a la participación del socio para que se sienta protagonista y propietario del club. Este sistema hará que haya mucha más participación y que sea todo más transparente, no solo en elecciones sino que el socio podrá intervenir en puntos clave como en la elección de patrocinadores o camisetas», desveló.

«Puedo decir que me consta que en anteriores etapas el Barça se ha interesado por este sistema. No entiendo que, siendo eficiente y democrático, y seguro, no se haya hecho. No quiero pensar en que interesa a alguien que haya baja participación porque sería muy grave», apuntó.

Además, aseguró que esta herramienta para mejorar la participación y transparencia viene de una empresa catalana «líder» con certificación de países absolutamente democráticos. «El Barça no puede perder esta oportunidad, es la manera de democratizar el club y que el socio se sienta realmente propietario, con absoluta transparencia en los procesos», recalcó.

Además, negó tener miedo o dudas respecto a que el voto masivo, por poner un ejemplo, de muchos socios en Japón pueda acabar con un presidente blaugrana nipón. «A mí me han pedido que acredite que soy catalán. Que se presente un socio extranjero a la elección queda fuera de sospecha bajo mi punto de vista. No me preocupa, y nuestro fundador no era catalán. Lo importante es que los socios se sientan propietarios del club y tengan las mismas oportunidades de votar», se sinceró.

Por su parte, el director general de Scytl, Pere Vallès, explicó las bases del proceso. La empresa tiene 29 oficinas en todo el mundo, con presencia puntual en hasta 49 países. Tienen a 19 de los 21 países que utilizan voto electrónico trabajando con ellos, entre ellos Estados Unidos, Francia, Reino Unido o Australia, y se dedican a la modernización del voto electoral.

«Es un mercado de poca implicación de las nuevas tecnologías. En muchas partes del mundo se hacen de forma manual, en papel, y el objetivo de Scytl es introducir estas nuevas tecnologías al proceso electoral para que sea más democrático, seguro y transparente», argumentó. Como media, el porcentaje de participación aumenta entre el 10 y 20%.

Y, de implantarse el sistema, el Barça sería el primer club deportivo en hacerlo. «El Barça sería pionero, una referencia a nivel democrático ya no solo por las votaciones electorales sino por las decisiones importantes. El primer concepto es la identificación, en este caso del socio del Barça, con dos factores de localización mínimo. Recomendaría que el carné del Barça fuera digital con un chip con un identificador, como con el DNI electrónico», señaló.

«Después vendría la votación. Se conectarían a una página web de las elecciones, se identificarían y se presentarían las diferentes opciones de votación y votaría, recibiendo un recibo para comprobar el voto. Votar sería cuestión de 1 o 2 minutos, un sistema que se utiliza actualmente en 21 países de todo el mundo», concluyó.

Recalcó además la seguridad de su sistema. «En cuanto a suplantar la identidad de otras personas hay varios sistemas para evitarlos, como la biometría a partir de voz o huella dactilar. En caso de que se quiera cambiar el voto, solo cuenta el último voto realizado. Y también hay sistema de voto secreto, nadie sabe quién ha votado a quién», apostilló.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído