El defensa central del Real Madrid explota e inicia una 'cruzada'

Sergio Ramos se harta de la ‘guerra sucia’ que le hace Florentino Pérez

Sergio Ramos se harta de la 'guerra sucia' que le hace Florentino Pérez
Florentino Pérez con Sergio Ramos. RM

Sergio Ramos se ha cansado. Está harto. Harto de que se le acuse de ser un ‘pesetero’. De que se le señale desde medios afines al Real Madrid de actuar como un traidor. De que estén filtrando informaciones contra su hermano y agente, René Ramos.

Por estar harto, está harto incluso de comunicadores afines a la linea oficial del club estén deseosos por verle en el Manchester United.

Por eso el de Camas ha decido explotar. Ya no pasa ni una más. Por eso ha iniciado un contragolpe contra el que considera el máximo responsable de toda esta situación. Ha iniciado una ‘cruzada’ contra Florentino Pérez.

La Cadena Cope fue, anoche, la primera en alertar de este cambio en la actitud de Sergio Ramos. Hoy la portada del diario Marca confirma que se vienen tiempos revueltos entre el futbolista y el mandatario. «Tambores de guerra» titula a propósito del notable enfado que tiene el futbolista.

Enfado que según Manolo Lama, periodista de Cope y Cuatro cercano al jugador, se basa en la campaña de desprestigio que ha iniciado el propio Florentino Pérez contra Sergio Ramos. Así lo ve el central. Entiende que no hay más culpables.

Por qué él, Ramos, no tiene nada en contra del club o de sus aficionados, del nuevo entrenador o de los trabajadores de la entidad. Lo suyo es más personal. No entiende, por ejemplo, la reacción de la entidad a su primera negativa a renovar por los merengues. Ya saben: el jugador pidió 10 millones de euros y el club se plantó en siete.

Hasta ahí, nada nuevo en el mundo de las negociaciones. Lo lógico, llegados a este punto, es que ambas partes hubieran empezado a limar asperezas para acercar posturas. Ramos ha filtrado en muchas ocasiones que su deseo jamás ha sido disparar su salario. Si hubiera sido así, insiste, habría aceptado las muchas ofertas que ha tenido en los últimos tiempos.

Su deseo, desliza, es que se le valore como lo que es, un buque insignia del club que debería estar por delante en aprecio de hombres que no tienen tanto peso, como Bale o Benzema. Ellos, sin embargo, cobran más. Pero, el club no lo cuida. Es más, en cuanto se llegó a ese punto de primer desencuentro, se dedicó, insisten en el entorno del jugador, a filtrar opiniones negativas e informaciones que iban en su contra.

Se dijo, por ejemplo, que era el segundo futbolista mejor pagado (no es así, ése es Bale con 10 millones limpios por curso) o que el problema era su hermano y agente, porque su actitud era de ‘pedigüeño’ y que sin él, sin René Ramos, quizá el acuerdo fuera sencillo.

Este tipo de acusaciones empezaron a enfadar a un Ramos que acabó tomando una decisión. Si el club no le quiere, buscará una salida. Tampoco debería ser nada nuevo en el mundo del fútbol. Eso cree el autor del gol de la ‘Décima’. Esta nueva decisión hizo que el Real Madrid volviera a contraatacar con nuevas informaciones que afirmaban que no le dejarían salir o que su precio sería el de su cláusula, 200 millones de euros.

Con todo y con eso, la gota que ha colmado la paciencia del andaluz ha sido ver como el club no ha movido ni un sólo dedo para desmentir las informaciones que le vinculaban con el Barça, al contrario de lo que si hizo con Verratti (PSG) o Pogba (Juventus) cuando se negaron los rumores de futuros traspasos.

Es más, desde medios afines al presidente se ha alentado que Ramos se está dejando querer al eterno rival. Y eso, insiste el central, además de ser falso, es una prueba más de que el club ha decidido iniciar con él la misma guerra que planteó en su día a Hierro, Del Bosque, Raúl, Özil, Di María o Casillas, entrenador y futbolista que, con excepción de éste último, han salido del club manchados por ser ‘enemigos’ del madridismo, con una suerte de estigma por ‘traidores’ que Ramos, cuenta el diario Marca, no piensa aceptar en su caso.

Por ello está dispuesto a pelear hasta el final para dejar claro que ama al Real Madrid, que lo ha dado todo por éste club y que si se marcha no lo hará por diferencias económicas, sino por la actitud de un presidente que le ha menospreciado a él y a su familia en las últimas semanas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído