Iker Casillas se despide en solitario y sin ningún apoyo institucional

El ya exfutbolista del Real Madrid Iker Casillas ha puesto punto y final este domingo a 16 temporadas con el primer equipo antes de emigrar a Portugal para militar en las filas del Oporto durante un solitario acto de despedida en la sala de prensa del Santiago Bernabéu, que no ha contado con la presencia de ningún directivo y al que han asistido únicamente los medios de comunicación.

«No voy a decir adiós porque seguramente será un punto y seguido. Gracias, miles de gracias, nunca os podré olvidar y estad seguros que allá donde vaya seguiré gritando ‘¡hala Madrid!'», concluyó, en las que fueron sus últimas palabras como jugador merengue antes de abandonar el Santiago Bernabéu y asegurando que se trata de un «hasta pronto».

Emocionado y bajo el escudo del Real Madrid, el internacional español rompió a llorar nada más iniciar el discurso y tras agradecer a los miembros presentes la asistencia para su adiós oficial. «He venido a este gran estadio para despedirme de todos vosotros y en especial de los madridistas», señaló el nuevo jugador del Oporto, con las lágrimas en los ojos.

En su mitin –leído y sin aceptar ninguna pregunta– recordó a todos los entrenadores que ha conocido durante su etapa profesional, sin excepción alguna, y agradeció las enseñanzas de los cuerpos técnicos, jugadores, compañeros de vestuario y personal que ha pertenecido durante las dos últimas décadas al equipo blanco.

«Agradezco desde Mezquita, que me rescató para formar parte del Benjamín, hasta el último, Carlo Ancelotti. También a los cuerpos técnicos, parte fundamental. Todos me han dado consejos, me han transmitido mucha comprensión en los malos momentos. Y al personal, que no se ve, que día a día hemos formado parte del Real Madrid. Me han apoyado siempre para solucionar problemas», explicó, haciendo referencia también a sus padres, su esposa y su hijo.

Así las cosas, en el último adiós antes de clausurar una brillante etapa, con 725 partidos y 19 títulos, el internacional español no ha tenido ninguna palabra ni ningún agradecimiento hacia el presidente Florentino Pérez ni hacia los miembros institucionales de la entidad, refiriéndose al «madridismo» que le ha brindado un apoyo «incondicional» durante sus cinco años como capitán del primer equipo.

Mientras Iker Casillas ponía un punto y final a su etapa como jugador del Real Madrid, los que fueron sus compañeros pusieron rumbo dos horas antes hacia Melbourne en una expedición liderada por el nuevo técnico Rafa Benítez con motivo de la gira que el club hará en tierras australianas y donde jugará dos amistosos preparatorios contra la AS Roma (18 de julio) y contra el Manchester City (24 de julio).

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído