Puso en el once al sancionado Cheryshev y si el club andaluz lo denuncia, la RFEF eliminará al equipo merengue

El Real Madrid se pega un tiro en el pie en Cádiz y prácticamente dice adiós a la Copa del Rey

El Real Madrid se pega un tiro en el pie en Cádiz y prácticamente dice adiós a la Copa del Rey
Cheryshev, en una acción ante el Cádiz durante la primera parte. EP

El Real Madrid venció al Cádiz la noche del 2 de diciembre de 2015 (1-3) en el partido de ida de dieciseiavos de final, pero podría quedarse eliminado sin tan siquiera jugar la vuelta, por la alineación indebida de Denis Cheryshev, que mantenía una sanción por acumulación de tarjetas desde la temporada pasada.

La noticia saltó en las radios al cuarto de hora del comienzo (la primicia la dio la Cadena COPE). Los jugadores en el banquillo del Real Madrid se miraban extrañados y Benítez no sabía muy bien lo que estaba pasando con el ‘runrún’ de la grada. Al paso por vestuarios todo quedó aclarado y el técnico madrileño decidió quitar a Cherysev ‘ipso facto’.

Poco importaba el fútbol, ni la eliminatoria, ni los brillantes minutos de James, un maestro asistiendo al compañero. La noticia estaba en Cheryshev, que fue sancionado el pasado mes de marzo en un partido de Copa contra el FC Barcelona. La sanción no fue condonada y –al ser el primer encuentro copero de los blancos este año– no debía haberlo jugado.

Asumiendo el error, que conlleva la eliminación directa por reglamente, el Real Madrid optó por cambiar a Cheryshev a los pocos segundos del comienzo de la segunda mitad, curiosamente el autor del único gol hasta ese momento. El ruso aprovechó un gran pase de James para batir a Pol con un excepcional balón cruzado al palo largo. Pero todo daba igual, incluso los 45 minutos que restaban por jugarse.

Ahí fue turno para que Isco y James hicieran de las suyas. Los dos mejores jugadores merengues, con pinceladas de Jesé, orquestaron el 0-2 y el 0-3 y tumbaron a un Carranza que no se callaba ni debajo del agua. El marcador le daba igual a una afición que adelantó sus chirigotas y su carnaval unos cuantos meses.

De hecho, Kike Márquez correspondió a la grada con un gol que endulzó la derrota de los pupilos de Claudio Barragán a pocos minutos para el final. Un balón sin dueño fue aprovechado por el jugador cadista para batir a Kiko Casilla en el corazón del área. Un gol, como los tres anteriores, que puede no tener valor alguno si se confirma esa alineación indebida de Cheryshev.

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído