Florentino Pérez y Zidane salen reforzados de este 'sprint' final

Tsunami en el Real Madrid: La clasificación para la final de la Champions tiene tres serias consecuencias

Bale, el otro beneficiado: en el Bernabéu lo ven Balón de Oro

Tsunami en el Real Madrid: La clasificación para la final de la Champions tiene tres serias consecuencias
Gareth Bale Don Balón

Cambio de posiciones con consecuencias subterráneas, invisibles a los ojos de los aficionados pero importantes para el futuro del club

El Real Madrid ha dejado de ser un club de fútbol. Ahora es un estado de euforia. La clasificación de los blancos para la final de la Champions League ha generado un ‘tsunami’ de felicidad en un club que hace poco más de un mes se veía desahuciado en la Liga y con dudas en Europa.

Pero todo eso ya pasó. Y como suele ser costumbre en el Bernabéu, sus integrantes se han balanceado de un extremo a velocidad frenética.

Cambio de posiciones con consecuencias subterráneas, invisibles a los ojos de los aficionados pero importantes para el futuro del club.

La primera, informa el diario El País, apunta directamente a Florentino Pérez. El presidente del Real Madrid es uno de los que más profundo ha respirado con los éxitos recientes de su equipo.

Aunque no se gane ningún título, él ya ha salvado el ‘match-ball’ ante el que le pusieron los propios socios cuando, tras caer frente al Atlético de Madrid en el derbi liguero, inundaron las gradas de gritos que reclamaban su dimisión.

Entonces se rumoreó con la posibilidad de que el club adelantase comicios. Pero no. No habrá elecciones anticipadas ni nada que se le parezca. Florentino Pérez se siente más reforzado que nunca frente a sus opositores.

La segunda consecuencia apunta a Zidane. Él, como su presidente, también ha salido reforzado de todo lo ocurrido y por eso él, el presidente, ha decidido que se quedará pese a que en lo que llevamos de la temporada el galo ha tenido que responder a varios ‘match-ball’.

Frente al Barça, por ejemplo, o en octavos y cuartos de final de la Champions, el entrenador tuvo sobre su cabeza un hacha que apuntaba a su despido a final de temporada si no lograba buenos resultados.

El vestuario lo sabía. Por eso Sergio Ramos, primero, y Cristiano Ronaldo, después, lanzaron sendos mensajes de ánimo y apoyo al técnico. Lo quieren con él y no les importa ‘medirse’ a Florentino Pérez para presionar y que continúe. Ya lo hicieron con Ancelotti o con Benítez, aunque en este caso, en sentido inverso, buscando su adiós. Y esos mensajes han calado. Zidane continuará aunque no se gane la Liga y aunque se caiga en Milan.

La tercera consecuencia no es inmediata, pero sí se podría ver en el futuro. Afecta a Bale y tiene forma de esfera dorada. Dicen por el Bernabéu que las exhibiciones del galés en los últimos partidos, culminadas con su gol ante el City, refuerzan la idea de que el galés alzará algún día el Balón de Oro.

También potencia a aquellos que piensan que no se equivocaron con su fichaje, pese a que, hasta ahora, no había cumplido al 100% con el desembolso que supuso en su día, 101 millones de euros que lo colocan como la incorporación más cara de la historia del club, cinco millones más que un Cristiano Ronaldo que, sin embargo, golea al de Cardiff en rendimiento y liderazgo… hasta ahora.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído