Laporta asegura que la recompra de Can Rigalt se debe a la «mala gestión» de Rosell y Bartomeu

El expresidente del FC Barcelona Joan Laporta ha asegurado este martes que el laude arbitral que obliga al club blaugrana a recomprar parte de los terrenos de Can Rigalt que vendió la Junta Directiva de Laporta en 2005 por un total de 47 millones de euros se debe «única y exclusivamente» a la «mala gestión y falta de capacidad» de las Juntas de Sandro Rosell y Josep Maria Bartomeu.

«Confirmo que la demanda arbitral que obliga al FCB a recomprar parte de los terrenos de Can Rigalt no corresponde a nuestro mandato, pues el comprador instó el proceso arbitral el 10 de diciembre de 2012 como acredita la Memoria FCB 2014-15 en la página 203», señaló Laporta en un comunicado emitido este martes por la tarde.

En él reitera y expresa que queda «documentado» que la responsabilidad del caso corresponde «única y exclusivamente» a la «mala gestión y falta de capacidad» de las Juntas Directivas presididas por Sandro Rosell y Josep Maria Bartomeu así como de la última Comisión Gestora del club blaugrana.

«Pasados 11 años (¡11!) de la firma del acuerdo de venta de los terrenos, y tras haberse producido negociaciones por parte de las Juntas de Rosell y Bartomeu con los compradores –sin que haya fructificado–, es un acto de cobardía y cinismo que ahora intenten derivar responsabilidades o dejar caer la sombra de la sospecha contra mí y mis compañeros de Junta», lamentó Laporta.

En este sentido, el exmandatario cargó contra Rosell y Bartomeu al considerar que este hecho solo pretende por su parte «esconder una grave ineptitud y alta incompetencia» de sus Juntas a la hora de gestionar el club.

Por ello exige «con más énfasis» la máxima transparencia e información en este asunto y pidió la publicación inmediata del laude arbitral para que todos los socios y socias del FC Barcelona tengan conocimiento «de cómo se ha llegado a esta situación».

Cabe recordar que la Junta Directiva del FC Barcelona anunció este lunes la obligación que le impone un laudo arbitral de deshacer la operación realizada en 2005 por los terrenos de Can Rigalt, por lo cual el club azulgrana tendrá que devolver 47 millones de euros.

«La Junta ha sido informada del contenido del laudo arbitral dictado recientemente en el caso de los terrenos ubicados en el sector de Can Rigalt. Este laudo establece que el FC Barcelona tendrá que deshacer la operación realizada en 2005 y recuperar de la sociedad mercantil ‘Inmobiliaria Mar’ los 10.000 metros cuadrados de este sector que el club le vendió en ese momento», indicó el club.

En el comunicado, el Barça explicó que esta operación realizada hace 11 años, en la era Joan Laporta, ayudó a las cuentas del club entonces. Sin embargo, ahora pone en problemas al área financiera del conjunto culé, al tener que abonar los 35,4 millones de euros de la venta de entonces más los intereses acumulados.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído