La salida de la Unión Europea también juega en la Premier League

El Brexit de Paul Pogba, Diego Costa, Moussa Sissoko, Lukaku…

La libra esterlina se ha depreciado casi un 10% tras el Brexit, y un 20% en el año

El Brexit podría conllevar también efectos adversos en el marco laboral, lo que encarecería aún más la entrada de jugadores europeos una vez que se consume la desconexión

Tras la Eurocopa, y después de unos días sin fútbol, retorna la pasión por este deporte y, como ocurre en los preliminares de cada temporada, cobra fuerza el mercado de transferencias de jugadores, aunque este año la particular lonja de estrellas presenta dos importantes peculiaridades, según destaca Duarte Líbano Monteiro, director general de Ebury España y Portugal.

La primera, el alza en la cotización de algunos jugadores tras su paso por la competición europea, en vista de su buen rendimiento.

Y la segunda, el inevitable Brexit, que conllevará un incremento considerable en la factura que tendrán que pagar los clubes británicos por las figuras futbolísticas, en correspondencia con la depreciación que ha experimentado la libra tras conocerse el resultado del referéndum.

«En los últimos años, el fútbol ha adquirido una enorme dimensión económica, hasta el punto de suponer, sólo en fichajes, 2.800 millones de euros, la mitad de los cuales se gestionan precisamente en la Premier League».

En consecuencia, un sector con esta capacidad de negocio y en un contexto globalizado, como ocurre con otras actividades productivas, tenía que verse afectado por los acontecimientos de naturaleza económica y, como se ha demostrado con el Brexit, también de orden político.

«En este sentido, el tipo de cambio puede resultar un factor determinante en las decisiones que tomen los clubes británicos durante esta pretemporada de fichajes, habida cuenta de que la divisa británica se ha depreciado casi un 10% tras el referéndum, y nada menos que un 20% en los últimos doce meses con respecto a la moneda común».

Descendiendo un poco más a la realidad, esta pérdida de valor de la libra con respecto al euro supondría que el jugador del momento, Paul Pogba, al que se le ha colocado el cartel de 110 millones de euros, y por el que se interesa el Manchester United, vería incrementado su precio en nada menos que en 13 millones de euros.

Y por la misma razón, un hipotético fichaje de Diego Costa, actual jugador del Chelsea, por parte del Atlético de Madrid, su antiguo club, podría presentar en estos momentos una inmejorable oportunidad económica.

Esos 38 millones que en su día pagó el equipo de Stanford Bridge por el brasileño nacionalizado español podrían verse ahora reducidos en cerca de cuatro millones de euros.

Aparte de este impacto negativo en la economía de los clubes británicos, el Brexit podría conllevar también efectos adversos en el marco laboral, lo que encarecería aún más la entrada de jugadores europeos una vez que se consume la desconexión.

Y ello como consecuencia de que los jugadores europeos se convertirían en extranjeros a todos los efectos. Por paradójico que resulte, esta circunstancia podría acelerar este año el ritmo de fichajes de los equipos británicos, a pesar incluso de que el precio final se vea incrementado.

En tanto que los clubes de fútbol se gestionan como empresas, en especial los británicos, ignoramos cuál habrá sido la estrategia seguida por los directores financieros de estas entidades para mitigar los riesgos asociados a la fluctuación del tipo de cambio y el nivel de preparación que tienen para hacer frente a estos acontecimientos.

«En todo caso, lo que sí parece claro es que aquellos que no hayan tenido en cuenta este aspecto, tendrán que enfrentarse a la tesitura de fichar más caro e, incluso, a la vista de ese hipotético cambio del marco laboral, de fichar más, lo que sin duda generará tensiones y desajustes en sus presupuestos».

Es muy probable también que el Brexit haya enfrentado a estos clubes, como empresas que son, a los rigores de la globalización, un terreno lleno de oportunidades, pero que exige también cubrirse de ciertos riesgos, como el de divisa, al que se debe la extraña propiedad de transformar al alza o a la baja los resultados de explotación de las empresas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído