DON BALÓN

Barça y Madrid se descubren (para mal): 5 cosas que aprendimos del Clásico

El primer 'partido del Siglo' de esta temporada se salda con un aburridísimo empate. Suárez y Ramos, los goleadores

Barça y Madrid se descubren (para mal): 5 cosas que aprendimos del Clásico
Barça y Madrid se descubren (para mal): 5 cosas que aprendimos del Clásico Don Balón

Lo que parecía iba a ser una cabalgata de las Walkyrias para el Madrid, acabó en conato de tragedia y lo que podía ser un bochorno culé, terminó siendo otra tarde más de indigestión, y ya van demasiadas. El Clásico que estaba llamado a revolucionar los televisores de medio mundo ofreció un mal espectáculo casi de principio a fin, con un choque entre dos trenes con más carcasa que empaque y que descubrieron sus miedos mútuos y sus ganas de pasar de puntillas por allí, sin recibir excesivos golpes.

Es peor para el Barça, que seguirá remando a seis puntos y mirándose al espejo con cara de no conocerse, cada vez con más arrugas. Al Madrid le fastidiará no haber hecho más sangre en una oportunidad histórica para hacerlo, y acabar dando gracias por otro gol salvador de Ramos que evitó su primera derrota del curso. Estas fueron las cinco cosas que aprendimos del encuentro.

El enorme agujero del Barça. Parece mentira, pero con una versión con más mediapuntas que nunca en la plantilla culé, el equipo controla menos el balón, es menos constante en la posesión y más endeble que nunca en las transiciones ataque-defensa. Quizá todos esos mediapuntas son precisamente el origen del problema. Denis, André, Arda, Iniesta, Rafinha… esta tarde le tocó al luso, que volvió a naufragar. Busquets se veía constantemente solo como una isla en medio de piernas blancas, algo a lo que empieza a acostumbrarse de forma alarmante, y posible causa de su reiterado mal estado físico. Decir que en un Clásico el Barça no dominó el partido en muchos momentos ya es decir mucho en contra de los azulgrana. Y eso pasó durante el primer periodo y buena parte del segundo.

Zidane no se escondió, pero se equivocó. El técnico francés no tenía intención de sorprender a nadie, porque dispuso el once inicial que se preveía desde hacía una semana. Sin Bale entró Lucas, y Kovacic reemplazó a un Casemiro todavía no apto para esfuerzos máximos. El resto, lo esperado y esperable incluyendo a Varane, que hizo un partido soberbio exceptuando su crucial error: falta inncesaria que provocó el gol de Suárez, a quien él cubría.

Leer noticia completa en Don Balón

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído