Dos goles del central hicieron al Real Madrid campeón de invierno

Sergio Ramos a falta de Cristiano Ronaldo: Real Madrid 2 – Málaga 1

El portugués estuvo ciego ante la puerta rival. El cuadro de Zidane acaba la primera vuelta como campeón de invierno con una gran actuación del capitán. Marcelo, lesionado

Patoso partido de los de Zidane que hizo que el Bernabéu acabase pidiendo la hora al árbitro

Tiene una cabeza de oro y en lo que va de Liga ha marcado ya más goles que Gareth Bale.

Es una leyenda y la agranda cada día. Dos remates de Sergio Ramos resolvieron este 21 de enero de 2017 un difícil duelo contra el Málaga en favor del Madrid (2-1). Dos tantos que reivindican al capitán blanco, acaban con el bache de dos derrotas consecutivas y certifican el liderato del equipo blanco tras el final de la primera vuelta. Campeón de invierno.

El Málaga apostó todas sus opciones a un inicio frenético y casi le sale bien la jugada. Con una presión agresiva, la movilidad de Peñaranda en punta y el desconcierto en el arranque del Madrid el cuadro andaluz metió a los locales en su campo.

De las acometidas del equipo del Gato Romero el Chory Castro tuvo las más claras. A los 15 minutos mandó un disparo al palo y prácticamente en la siguiente jugada volvió a poner en aprietos a Keylor Navas.

Lo peor para el Madrid, sin embargo, llegó a la media hora con la lesión de Marcelo, que se vio obligado a dejar el campo tras un golpe en la rodilla. Entró Isco y Lucas Vázquez pasó a ocupar la banda.

Sufría el Madrid hasta que apareció Sergio Ramos, otra vez sacando de un apuro a su equipo. El andaluz convirtió en gol un cabezazo lejano, dificilísimo, al que no llego Kameni.

Y en el 42 volvió a marcar con un remate de delantero, esta vez con el pie, y otra vez a pase de Kroos.

El Madrid se fue al descanso con 2-0 gracias a su capitán y el partido parecía dominado hasta que Juanpi recortó distancias en el 63 con un buen gol. Justo en la siguiente jugada la volvió a tener el Chory Castro, pero Navas respondió bien.

Cristiano Ronaldo tuvo el tercero en sus botas en varias ocasiones, palo incluido, pero dejó el campo sin marcar, frustrado por un Kameni que sostuvo al equipo aunque a punto estuvo de provocar el tercero en contra tras un error garrafal en una cesión sencilla.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído