Urkullu: «Que la final se jugara en San Mamés y ganara el Alavés sería el summum, pero no puede ser»

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha asegurado que «sería el summum» que la final de la Copa del Rey se disputara en San Mamés y que, además, ganara el Alavés, y ha añadido que «si no puede ser, no puede ser».

El presidente vasco ha advertido, por otra parte, de que «guardar la compostura» durante el encuentro «entra dentro del respeto institucional» y «no está reñido» con lo que «cada uno piense libremente».

En una entrevista en Radio Popular, Urkullu, quien ha asegurado que asistirá a la final que disputará el Alavés con el Barcelona, ha insistido en que le habría parecido «extraordinario» que el encuentro se disputara en San Mamés.

«Ahora, si no puede ser, no puede ser», ha afirmado, en alusión a la celebración del concierto que Guns N’ Roses el estadio tres días después, y que requerirá de varias jornadas para su montaje.

En su opinión, que el equipo ‘albiazul’ juegue contra el Barça supone un «encuentro de hermanamiento» entre las aficiones vasca y catalana, y también «un encuentro entre alaveses, vizcaínos y guipuzcoanos», también «absolutamente necesario». «Que pudiera darse en San Mamés y que pudiera ganar el Alavés, sería ya el summum. Ojalá que pueda ganar el alavés», ha indicado.

«RESPETO Y COMPOSTURA»

Ante las posibles ‘pitadas’ que puedan producirse por la coincidencia de un encuentro entre vascos y catalanes, ha asegurado que «eso entra dentro del respeto institucional». «Yo lo exijo, lo exijo para el respeto institucional de lo que yo pueda representar», ha dicho.

Para Urkullu, «guardar una compostura determinada es obligado» y constituye «un signo de cultura, educación y una cortesía» mantener «el respeto a las instituciones». «No está reñida con lo que cada uno defienda o piense libremente. Creo que hay unos cánones de respeto a las instituciones», ha concluido.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído