La RFEF rechaza convocar una Asamblea Extraordinaria para tratar derechos audiovisuales

La Junta Directiva de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) ha rechazado este lunes celebrar una Asamblea General Extraordinaria, solicitada entre otros por el candidato a la presidencia Jorge Pérez, por «no reunir los requisitos que prevén los estatutos», y ha afirmado que la petición tiene un «claro interés electoral», y ha solicitado a LaLiga un 3% por las retransmisiones audiovisuales de la Copa del Rey.

En este sentido, ofrece, a través de un comunicado, los motivos por los que «no es oportuna su convocatoria». En primer lugar, afirma que LaLiga «no ha comunicado» a la RFEF, «a pesar de haber sido requerida para ello, ni publicado en su página web, las cantidades que corresponden a la RFEF, algo que debía de haberse producido antes del pasado 31 de diciembre (…), de medidas urgentes en relación con la comercialización de los derechos de explotación de contenidos audiovisuales de las competiciones de fútbol profesional».

Por otro lado, afirma que el Gobierno «no ha procedido a publicar el desarrollo reglamentario que, de acuerdo a lo establecido en diversos puntos del apartado 1º del artículo 6 del Real-Decreto-Ley 5/2015, debe producirse».

En este sentido, apunta que «un 1 por 100 se entregará a la RFEF, como contribución solidaria al desarrollo del fútbol aficionado», resaltando que esa cantidad «podrá incrementarse en el marco del convenio», y que «hasta un 0,5 por 100 se entregará al Consejo Superior de Deportes», que lo destinará, por orden de preferencia, a equipos de la Primera División de Fútbol femenino, a ayudas a equipos de Segunda División B y, en tercer lugar, a ayudas a las asociaciones o sindicatos de futbolistas, árbitros, entrenadores y preparadores físicos, en función del número de licencias que ostente cada una en las categorías nacionales.

Además, la RFEF señala que procedió en su momento «a encomendar a LaLiga la comercialización y reparto de los derechos audiovisuales de la Copa del Rey», y que, como contraprestación, recibirá de LaLiga «la cantidad mayor entre el 1 por 100 de los ingresos totales obtenidos por la comercialización conjunta de los derechos audiovisuales del Campeonato Nacional de Liga o diez millones de euros actualizados».

En este sentido, advierte que la RFEF «no estará obligada a compensar económicamente a ninguno de los equipos del fútbol profesional y destinará el porcentaje de la contraprestación recibida que determine su Asamblea General a las entidades participantes de las categorías no profesionales que disputen la Copa del Rey».

Así, el organismo asegura que desconoce, a pesar «de haber sido solicitado» y de que así lo requiere «la Ley», «la cantidad por la que se han comercializado los derechos de explotación de contenidos audiovisuales de las competiciones de fútbol profesional», y afirma que esto «ataca frontalmente la transparencia debida en la gestión de los derechos audiovisuales del fútbol español por parte de la LaLiga».

También asegura que los equipos de Segunda B y Tercera que participaron en la Copa deben percibir una cantidad procedente «del 1 por 100 que LaLiga entregará a la RFEF en compensación a la encomienda realizada por esta de la comercialización de la competición y que lógicamente deberá ser mayor en función del número de partidos/eliminatorias que disputen».

«Al no haberse producido el desarrollo reglamentario de citado Real Decreto Ley, la adopción de decisiones sobre el porcentaje que se destine a los equipos de Segunda División B y Tercera División que participen en la Copa del Rey, puede producir descompensaciones importantes entre el resto de los equipos participantes en esas dos divisiones del Campeonato Nacional de Liga y el olvido de otras competiciones nacionales como la División de Honor y Liga Nacional Juvenil, Primera y Segunda División Nacional Femenina, etc. e incluso del fútbol regional, que también existe», continúa.

En este sentido, la RFEF indica que no es «oportuno ni apropiado» que la Asamblea General tome «una decisión del calado y transcendencia de citado reparto», visto que tendrá que cesar de sus funciones de cara a las elecciones previstas para el próximo 22 de mayo.

Por todo ello, solicita a LaLiga, presidida por Javier Tebas, que cumpla «con la normativa vigente y proceda de manera urgente a publicar las cantidades aportadas», y que a continuación entregue «la cantidad correspondiente a la RFEF» e inicie «las gestiones oportunas para incrementar hasta el 3 por 100 el 1 por 100 que se entregará a la RFEF, como contribución solidaria al desarrollo del fútbol aficionado que tan necesitado de ayuda está y sobre todo, ante la magnífica situación económica de la que goza el fútbol profesional español y dando cumplimiento con ello al compromiso asumido por el presidente -Tebas- cuando solicitó la ayuda de la RFEF para la aprobación del Real Decreto».

Además, explica que el formato de la Copa del Rey «necesita del consenso del fútbol español y no puede ser decidido unilateralmente por ninguna institución o estamento», y que su modificación necesitaría «el acuerdo con los operadores televisivos» que hayan adquirido sus derechos en la venta efectuada por LaLiga.

«La RFEF reiterar su compromiso y el de todos sus componentes para con el fútbol no profesional y asume el compromiso de repartir íntegramente entre las entidades no profesionales participantes en las competiciones organizadas por la RFEF y sus federaciones de ámbito autonómico las cantidades que procedentes del Real Decreto Ley 5/2015 reciba la RFEF, lógicamente si no fuera esa su intención no habría realizado la encomienda de venta a la LFP y habría eludido la disposición legal», concluye.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído