Orellana guía al equipo, que amarga el récord de Valverde

El Valencia le casca un 2-0 revitalizador al Athletic de Bilbao

Un Athletic que lleva cinco meses sin ganar a domicilio

El Valencia le casca un 2-0 revitalizador al Athletic de Bilbao
Los jugadores del Valencia felicitan a Nani. PD

El Athletic de Bilbao se quedó con diez por una lesión de Aduriz con los tres cambios ya hechos

Plácida y merecida victoria del Valencia ante el Athletic de Bilbao.

Partido muy serio del Valencia de Voro. Ganó 2-0 pero el resultado es corto.

Y eso que el Athletic tuvo un mano a mano con empate a cero que resolvió Diego Alves ante Lekue, y otro con 2-0 en el que de nuevo el portero brasileño se impuso a su rival, esta vez Iñaki Williams.

Apostó Voro por mantener a Orellana en la media punta lo que supuso que el canterano Carlos Soler se cayera del equipo porque el doble pivote fue para Parejo y Enzo Pérez, y acertó el técnico de L´Alcúdia.

Acertó porque Parejo y Enzo estuvieron a un excelente nivel, y sobre todo acertó porque desde la media punta abrió el partido el Valencia tras un pase muy bueno de Orellana a Nani en la jugada siguiente al mano a mano de Lekue con Alves. Robó Enzo el balón en una buena presión de los valencianistas, balón a Orellana y paso hacia Nani que llegando desde atrás abrió el marcador.

El gol premiaba la superioridad valencianista en una primera parte en la que Zaza hizo el segundo tanto en los instantes finales.

Antes, Orellana y Nani protagonizaron un par de contragolpes que a punto estuvieron de terminar en gol, sobre todo uno en el que el chileno dio el pase atrás a Zaza pero interceptó un defensa vasco. Llegó el gol y fue de Zaza tras una buena combinación entre Parejo, Orellana y el pase final de Munir a Zaza.

Iraizoz dejó el palo corto descubierto, el italiano lo vio, se perfiló para rematar al palo largo pero lo hizo por el corto. No celebró Zaza el gol. Emocionado por los malos momentos que ha pasado en los últimos meses de ostracismo futbolístico, el italiano se quitó un peso de encima.

El encuentro se le puso de cara de manera definitiva al Valencia cuando Valverde agotó los cambios a los diez minutos del segundo tiempo, -en el primero se retiró Laporte lesionado y por él entró Etxeita-. El técnico bilbaíno metió a Aduriz y a Williams por Lekue e Iturraspe, y al poco se rompe Aduriz. Es decir, en el minuto 58 el Athletic se quedó con diez jugadores porque se rompió Aduriz, y al poco los leones casi tiraron las toalla.

De hecho, si los vascos estuvieron vivos hasta el final fue porque el Valencia se empeñó en no rematar el encuentro a la contra cuando por bandas rompió el fuera de juego y pilló a la defensa visitante adelantada. Orellana, Nani, Munir, Parejo lo vieron tan fácil que no terminaron las jugadas, lo que obligó a Diego Alves a aparecer porque Williams hizo una jugada de bandera al llevarse el balón de espuela ante Garay. Se plantó ante el brasileño con una velocidad endiablada pero no pudo con él.

Voro metió a Bakkali por Orellana en los minutos finales y el belga fue fiel a sí mismo. Cuando entra pasan cosas. Generó dos contragolpes que tampoco fueron aprovechados por Zaza y Munir. Aún así, victoria con portería a cero y sobre todo tres puntos que dan la tranquilidad al equipo y sobre todo a los aficionados. Y precisamente eso es lo que necesita el Valencia para su próximo partido. Tener tranquilidad y no salir angustiado por la clasificación porque delante está el Real Madrid. ¿Y por qué no?

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído