De arrasar a Manchester y Barça en agosto a palmar con Betis, Gerona y Tottenham

Las 10 razones del pinchazo estelar del Real Madrid

Ganó las Supercopas en agosto y hoy paga el esfuerzo con la baja forma de sus astros, errores de concentración, fallos defensivos y una plaga de bajas

Las 10 razones del pinchazo estelar del Real Madrid
Cristiano Ronaldo CR7 no marca goles (REAL MADRID). EF

La pregunta que se hace el aficionado madridista tiene muchas variantes y una decena de respuestas: ¿Qué le sucede al Real Madrid?

¿Por qué ha pasado de  arrasar a Manchester y Barça en agosto a palmar con Betis, Gerona y Tottenham?

Como explica TOMÁS GONZÁLEZ-MARTÍN en ABC este 2 de noviembre de 2017, para muchos seguidores es mejor que sus ídolos vean las orejas al lobo, para volver a comerse el balón como lobos. Isco, el mejor jugador del equipo, reconoce que el momento del plantel no es bueno.

Y pone la pelota en la diana al señalar cierta falta de actitud. Esa es la puerta de entrada para que el campeón de Europa, del mundo, de Liga, de todo, muestre una decena de puntos débiles que no aparecían con Zidane desde que el Atlético venció por 0-1 en el Bernabéu el 27 de febrero de 2016.

Ni el propio Cristiano comprende por qué es el máximo artillero de la Champions, cinco tantos, y solo lleva uno en la Liga

La realidad de este Real Madrid es extraña. En agosto derrotó al Manchester de Mourinho en la Supercopa de Europa y endosó un 5-1 total al Barcelona en la Supercopa de España.

Parecía que la historia feliz de la pasada campaña continuaba. Se antojaba invencible. En dos meses ha cambiado el panorama. El informe técnico interno desvela que el enorme esfuerzo para llegar en buena forma a las dos Supercopas ha pasado una cara factura. Y una plaga de lesiones se ha sumado al problema. Estas son las diez razones del peor momento del plantel que hasta hace dos meses era considerado el «equipo diez».

1. Baja forma de sus líderes

Marcelo, Modric, Kroos, Benzema y Cristiano sobreviven en un débil estado de forma, la secuencia más baja de rendimiento físico de todo el año. El brasileño sufrió una lesión en septiembre y no ha recuperado el ritmo de competición que le permitía desbordar en ataque. Benzema también sale del túnel de una lesión, pero su Guadiana en la participación del juego es eterno. Desaparece al igual que marca gol o da uno en un santiamén. El problema ofensivo se duplica cuando Ronaldo tampoco está bien. Si el portugués estornuda, el Real Madrid se constipa. Y el cuadro se difumina cuando otros dos puntales de la columna vertebral, Modric y Kroos, fabricantes de fútbol, coinciden también en la misma carencia de punto físico.

2. Ocho lesiones en 83 días

Las ausencias de Kovacic, Carvajal, Keylor, Varane, Benzema, Bale, Vallejo y Theo se han añadido al negativo estado de forma de los baluartes del equipo para generar un parte de urgencia. Zidane no ha podido hacer sus rotaciones, porque las lesiones le han obligado a realizarlas. Compuso alineaciones que no eran las ideales en su planificación de cada encuentro.

3. Fallos de concentración

Zidane señala los errores de concentración en defensa como otra de las claves de los ocho puntos perdidos en la Liga. El entrenador subrayó esa falta de atención en los dos goles sufridos en Gerona. Una debilidad del esquema de presión y marcaje que también se produjo frente al Valencia (2-2), el Levante (1-1) y el Betis (0-1), tres encuentros en los que el Real Madrid sufrió cuatro goles en contra y se dejó siete puntos en su estadio. Ahora, la flojedad destructiva se extendió también a Gerona, donde el campeón soportó su primera derrota a domicilio desde la campaña pasada. Ha contabilizado nueve dianas en contra en diez jornadas. Casi una por partido. Demasiado.

4. Nueve goles menos que el 30-10-2016

La debilidad en el sistema defensivo se agrava cuando este equipo habitualmente goleador pierde un tercio de su efectividad en el remate. En las primeras diez jornadas de la Liga triunfal de Zidane los blancos firmaron 28 goles, con un promedio de 2,80. Ahora llevan 19, una media de 1,95. En esa diferencia se encuentran los ocho puntos desperdiciados.

5. Cristiano no está fino en el remate

Una de las causas de ese desatino en el remate es la mala racha de Ronaldo. Lleva un tanto en seis jornadas de Liga disputadas. Se perdió los cuatro primeros envites por la dura sanción sufrida tras empujar levemente a De Burgos Bengoetxea en el Camp Nou. El portugués se obsesiona cada vez que no marca y eso repercute en su siguiente actuación. Sabe por veteranía que psicológicamente no debería obcecarse, pero es humano. Sus gestos y lamentos delatan sus sentimientos.

6. Falta un nuevo «Morata»

El canterano forzó su traspaso del Real Madrid, porque no admitía continuar siendo el suplente de Benzema, y Zidane echa de menos en su plantilla el revulsivo joven de un ariete clásico, rematador, que salte al campo como solución a los momentos problemáticos. No olvidemos que Morata anotó veinte goles. Ahora no hay un punta con esas características en el plantel. Borja Mayoral es un delantero de otro estilo, pero en todo caso deberá ser utilizado como respuesta en los segundos tiempos, porque no hay otro atacante en el banquillo.

7. Ni un gol épico en el 93

El Real Madrid no soluciona ahora con remates de cabeza los partidos que anteriormente también jugaba mal y ganaba con diez minutos de épica y el cabezazo de Sergio Ramos, de Cristiano, de Varane y de Casemiro. Esta temporada no ha conseguido todavía ningún tanto con fútbol aéreo (el Éibar cabeceó un autogol en el Bernabéu). La causa es que todos los rivales escarmentaron y analizaron muy bien las jugadas tácticas a balón parado de Zidane y ahora no le funcionan. A Ramos le placan dos minutos antes de botarse los balones de córner. Es otro capítulo fundamental de estos ocho puntos de desventaja respecto al Barcelona.

8. La Champions les motiva mucho más

Zidane afirma que su competición preferida es la Liga, porque premia el trabajo de todo el curso, pero sus futbolistas demuestran una evidente falta de motivación en partidos como los jugados ante el Levante y el Gerona, adversarios teóricamente inferiores que no producen demasiado interés en la mente de futbolistas acostumbrados a la tensión de las grandes finales.

La Copa de Europa, sin embargo, encanta a los jugadores blancos. Cristiano es el ejemplo de esta realidad. Ha conseguido cinco dianas en tres encuentros de la Liga de Campeones y una en seis compromisos del campeonato español. No es una mera coincidencia. Es que los pupilos de «Zizou» ven la Liga como un torneo a largo plazo que se puede reconducir. Por ejemplo, con dos victorias sobre el Barcelona, aunque sea complicado. Por el contrario, abordan cada enfrentamiento de Champions como una final. La diferencia de sensaciones es abismal. Y los tres títulos que han conquistado en cuatro años significan una incitación más para perseguir el nuevo récord de tres coronas consecutivas. Observan que la Copa de Europa les hace entrar en la leyenda. Desean ser equiparados con el Real Madrid de Di Stéfano. La Liga no les aporta esa gloria. Esa diferente visión de las cosas se nota en el campo, incluso aunque ellos no sean plenamente conscientes de la dicotomía.

9. Isco brilla como una isla de genialidad

Es unos datos que más duele en el seno interno del Real Madrid. El malagueño se ha transformado en un creador irrepetible en el fútbol del conjunto y el equipo desaprovecha en la Liga este liderazgo genial. «Isco genera jugadas para ganar todos los partidos», destaca un profesional que trabaja con el grupo en Valdebebas. El dilema es que su calidad no es acompañada al mismo nivel ni por sus compañeros del centro del campo ni por los puntas.

10. Arbitrajes perjudiciales; en Gerona, otro

El Real Madrid reitera que no justifica sus errores ante el Levante, el Betis y el Gerona en los fallos arbitrales, pero lo cierto es que los colegiados le han perjudicado a lo largo de la temporada. La sanción de cinco partidos a Cristiano por el incidente del Camp Nou encendió la mecha. Se perdió cuatro jornadas ligueras. Posteriormente, el club se quejó de penaltis claros no señalados a su favor frente al Levante (a Theo), el Betis (a Cristiano y a Marcelo) y al propio Cristiano en el estadio de Montilivi, donde los locales consiguieron además el triunfo con un segundo tanto en fuera de juego.

Hernández Hernández volvió a fallar ante el Real Madrid. No es una cuestión de fútbol, pero es obvio que si los jueces hubieran sancionado algunas de esas acciones la desventaja no sería de ocho puntos y el equipo madrileño no viviría esta tensión. Mañana tiene una oportunidad de resarcirse de esa tensión actual en el torneo que le motiva. El quid de la cuestión es trasladarla después al campeonato español. Sanchís se merece una victoria importante en Champions. Y otra en Liga.

García insulta a Tomás Roncero en TV3 y Julia Otero, encantada

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído