Betis 0 - FC Barcelona 5

Un Messi sublime deja patidifuso al Planeta Fútbol con este regate a todo el Betis

Vendaval azulgrana tras el descanso en otra exhibición de 'La Pulga', autor de un doblete

El Barça tiene ya al segundo de la Liga, a once puntos

Sublime. Magistral. Total. Arrebatador.

Leo Messi ha dejado a todo el mundo boquiabierto al enfrentarse al Betis y conseguir evadir hasta a cinco jugadores al lado de su portería y con mucha calma.

Tan impresionante ha sido que algunos béticos no han podido evitar quitarse el sombrero en redes sociales y congratularse de haber podido ver jugar al argentino, aunque su equipo haya recibido una paliza 5-0. Se va de uno, de dos, de tres, vuelve el primero, le persigue un cuarto…

EL PARTIDO

El Betis empezó mordiendo, con posesiones incisivas pero con dificultad para salir con el balón controlado contra la presión altísima del Barcelona, que se defendía en orden. Primeros minutos indeterminados, con los locales intentado mucho y consiguiendo poco y los de Valverde sin hacer gran cosa pero sin meterse en ningún lío innecesario. El Betis salió fuerte y el Barça a dejar que el partido madurara y que el rival se agotara en su monumental esfuerzo.

Sufría Adán jugando con los pies, como le exige el entrenador Setién para dar velocidad al juego de los suyos. Adán es más de la escuela del Madrid, que da porteros con grandes habilidades en la línea de gol, que de la del Barça, para la que el portero es el último defensa y el primer atacante. Ter Stegen en cambio se permitía hasta salir del área con el balón controlado para dar el primer paso en largo para sortear la primera presión local.

Muy bien Rakitic, finísimo. Espléndido Sergi Roberto, leyendo con inteligencia el partido y acudiendo a recibir entre líneas. André Gomes le dio un codazo a Francis por la que vio una amarilla que pudo ser roja. Innecesaria y feísima acción, que pudo parecer involuntaria pero en la observación atenta se vio no lo fue.

Fue el primer partido en que Tello se enfrentaba a su anterior equipo y fue el primer partido que Santiago Jaime Latre le pitó al Barcelona esta temporada. El Betis poco a poco se iba ablandando y el Barça poco a poco se iba imponiendo, aunque ni los andaluces se desmoronaban ni los catalanes generaban ocasiones de peligro consignable. Lo primero destacable fue de Messi, tras otra buena interpretación de Sergi Roberto.

Presión sofocante de los dos equipos, que no se dejaban ni tiempo para pensar ni espacio para jugar. El juego del Betis fue paulatinamente dejando de tener continuidad pero el Barça tampoco era capaz de asentarse en sus ataques por la agobiante presión local.

Vermaelen se rompió en un sprint, desgraciado tirón por detrás de la rodilla que interrumpió su muy brillante actuación hasta el momento. Umtiti fue el encargado de sustituirle, recién regresado de su baja médica, causada el 2 de diciembre.

La segunda parte empezó con el Betis menos cansado de lo que era previsible al final de la primera. Durmisi se pasó de bruto cazando a Sergi Roberto por detrás y vio una muy acreditada cartulina amarilla. El Barça no se imponía y los locales avisaban instalando el partido en el campo del rival.

En el 53 el Barcelona trenzó el primer ataque que más o menos se pareció a su nivel futbolístico, pero sin llegar a ser gran cosa. El Betis insistía y se masticaba en el ambiente la intuición del 1 a 0 mucho más que del 0 a 1.

Pero quien primero marcó fue Rakitic, que volvió a marcar en Sevilla y hasta con la izquierda, aprovechando una buena asistencia al espacio de Suárez. Buen gol y buena suerte azulgrana cuando más la necesitaba. El Betis no se rindió y la afición cantaba y gritaba sin parar.

Fue la mejor entrada de toda la historia del Benito Villamarín, con más de 53.000 espectadores. Pero ni así pudieron evitar el segundo gol de Messi, que no falló en su cara a cara con Adán, como tampoco había fallado Rakitic unos minutos antes. Excelente recuperación y asistencia de Busquets.

Suárez perdió la calma con Feddal y ambos fueron amonestados. Y como si quisiera compensar su exceso, el uruguayo cazador marcó el tercero remachando un gran centro de Rakitic.

El Betis empezó a sangrar, agotado, y en el 80 Messi marcó el cuarto y Suárez el quinto en el 89.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído