Fútbol

El Valencia pasa de chiripa

Jaume mete al Valencia en semifinales y despierta del sueño a un buen Alavés

El Valencia pasa de chiripa
Vietto abraza a sus compañeros para celebrar un gol YT

El Deportivo Alavés disputó una digna eliminatoria y a punto estuvo de terminar llevándose el premio. En la ida ya supo poner en problemas al Valencia y en la vuelta, con miles de almas arropando al «Glorioso», salió a por la victoria desde el primer minuto. Los de Marcelino, quién sabe si porque no se esperaban una eliminatoria tan complicada o porque sabían que la suerte les acabaría sonriendo, fueron testigos de cómo el Alavés se acercaba continuamente con peligro a su portería. La lesión de Gabriel Paulista no hizo otra cosa que dificultar aún más el partido a los visitantes, que para entonces ya habían regalado el balón al rival. El brasileño salió del campo con lágrimas en los ojos, aunque parece que no se trata de una lesión de gravedad A falta de las pruebas médicas, todo hace indicar que el jugador sufre una hipertensión en la rodilla.

La segunda mitad el guión no cambió. Los de Abelardo eran conscientes de que un gol les metía en las semifinales y no cesaron de intentar abrir el marcador. Guidetti regaló a su afición la falsa ilusión del gol, al rematar un cabezazo a la red que fue invalidado por falta clara del sueco. En el tramo final del partido, el Valencia debió de darse cuenta de lo peligroso del 0-0 y se desperezó. Dos grandes ocasiones en apenas unos minutos estuvieron a punto de adelantarles en el marcador, primero con un gran disparo de Guedes que atajó Sivera y después con un remate al larguero de Kondogbia. El despertador había sonado y los de Marcelino trataban de estirarse para asegurarse el pase a la siguiente ronda. Sin embargo, Munir, que apenas llevaba un minuto en el terreno de juego, marcó el primer gol del partido gracias a un cabezazo. El delantero marroquí se convirtió en ese cambio que todo entrenador desea hacer. Salir y besar el santo, según recoge Carlos Tristán en ABC.

El Valencia necesitaba reaccionar y Marcelino puso en el terreno de juego a uno de los futbolistas que más goles garantiza entrando desde el banquillo. Santi Mina salió para emular a Munir y en menos de un minuto se encargó de poner el empate en el marcador. El gol llegó tras una jugada en la que Zaza cometió una posible falta sobre Laguardia y que terminó con el italiano sirviendo un gran balón al español. Quedaban poco más de 10 minutos de partido y el billete de las semifinales parecía irse para Valencia, pero una vez más el Alavés supo reponerse. El gol que igualaría la eliminatoria lo marcó Sobrino tras una jugada en la que locales y visitantes parecieron ponerse de acuerdo para ir a la prórroga. 2-1 tras los noventa minutos y un tiempo añadido y unos penaltis que decidirían todo.

El Valencia estuvo más cerca de sellar su pase en la prórroga. Rodrigo volvió a probar la resistencia del larguero y Montoya y Mina los guantes de Sivera, quien estuvo muy serio todo el encuentro. El Alavés esperó a tener alguna contra que no llegó y confió sus posibilidades a los centro al área, una mina que parecían haber terminado de explotar. A penaltis.

Jaume Doménech quiso reclamar su sitio en el equipo de Marcelino y firmó una gran actuación, siendo decisivo con dos paradas.

Fuente Original: ABC/Leer más

VIDEO DESTACADO: Peter Lim: Cuando la afición del Valencia le quería y aclamaba

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído