Mundial Rusia 2018

Natalia Vodianova: de vender fruta en la calle a custodiar la Copa del Mundial

Es una de las figuras públicas más emblemáticas en Rusia aunque puede resultar una absoluta desconocida en algunos sectores

El Kremlin recuerda que “las mujeres rusas tendrán relaciones con quien les plazca“

La modelo rusa ha sido una de las protagonistas en la ceremonia de inauguración del Mundial de Fútbol en el estadio de Luzhniki, donde ha sido la encargada de custodiar y presentar la Copa en oro de 18 kilates junto a Iker Casillas (La ingrata Argentina sacude a Messi la del pulpo por la pifia ante los vikingos de Islandia).

Natalia Vodianova (36) es una de las figuras públicas más emblemáticas en Rusia aunque puede resultar una absoluta desconocida en algunos sectores (El Kremlin recuerda que “las mujeres rusas tendrán relaciones con quien les plazca“).

Desde luego, no en el de la moda, donde es una de las más valoradas y cotizadas: es uno de los ángeles de Victoria’s Secret y ocupa el puesto número 11 en el ránking de modelos mejor pagadas del mundo (casi nueve millones de euros al año) según informalia.




 

Nació el 28 de febrero de 1982 en la ciudad rusa de Nizhny Nóvgorod. Vivía con su madre y dos hermanas menores que ella, una de las cuales padece parálisis cerebral, todas de padres distintos. A los 11 años comenzó a ayudar a su madre vendiendo fruta en un puesto ambulante y después instaló con una amiga su propio puesto. A lo 15 años se inscribió en una academia de modelos para obtener ingresos extras, aprendió inglés en sólo tres meses y dos años después, se trasladó a París, donde comenzó a trabajar para la agencia Viva Model Management Paris.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido