CRACKS DEL FUTBOL

El Real Madrid se hace el ‘harakiri’ frente a un Barça inferior en todo, menos en el área

El Real Madrid se hace el ‘harakiri’ frente a un Barça inferior en todo, menos en el área
Vinicius Junior (REAL MADRID). EP

Mejor en todo, pero sin pegada y quien perdona, termina pagando (¡Censura! El penalti a Vinicius que cometió Jordi Alba y la tele no mostró).

Y eso que Vinicius lo intentó: Con 18 años se lanzó contra todo el Barça, ‘torturó’ a Semedo y fue el que más disparó y regateó del Madrid.

El Real Madrid se despidió este 27 de febrero de 2019 de la Copa del Rey después de caer ante el Barcelona (0-3) en el Santiago Bernabéu en la vuelta de las semifinales.

Los pupilos de Santiago Solari pusieron su firma a las mejores ocasiones de la primera mitad y las del comienzo de la segunda, pero le faltó definición. Vinicius, una vez más, volvió a ser el líder ofensivo de los azulgrana, pero no consiguió abrir la lata. Enfrente, Suárez no perdonó y, con un doblete, metió al Barça en la final del Benito Villamarín.

Como subraya Víctor Avilés en Defensa Central, no se le puede exigir nada al extremo brasileño. A sus 18 años y en su primera temporada en el Madrid, tiene al Bernabéu rendido a sus pies, pero le faltó el gol, lo más importante. Lo generó de todas las formas posibles. De hecho, la primera y la segunda llevaron su firma, pero no estuvo fino. Tampoco ayudó el VAR, que obvió un claro penalti de Semedo sobre él. Ni Lucas Vázquez, que firmó un recital defensivo con ayudas a Carvajal sobre Jordi Alba. Ni Benzema, que estuvo más desaparecido que de costumbre.

Enfrente, los del Txingurri Valverde aguantaron el vendaval blanco y se apoyaron en la contra para sentenciar el partido y la eliminatoria. De hecho, Suárez, autor de un doblete, se permitió el lujo de tirar un penalti a lo panenka. Con el penalti, a falta de 20 minutos, el partido ya no tuvo más historia. El Madrid fue superior, pero no abrió el marcador (Ter Stegen firmó un paradón a Reguilón con 0-1) y acabó despidiéndose de la Copa. Resultado engañoso, pero el que manda en el fútbol es el gol y los de Solari no lo tuvieron.

Ninguna novedad en el comienzo del partido. Los azulgrana se adueñaron de la posesión, pero el Madrid, bien organizado, ejerció una presión muy alta y agresiva para tratar de robar rápido. Tuvo éxito, incomodando la salida del balón, pero no encontró premio, como tampoco lo obtuvo el Barça. Así vino pocas llegadas en el primer cuarto de hora hasta que apareció Vinicius. El brasileño se internó en el área y Semedo le trabó, acción muy dudosa en la que el VAR se ‘lavó las manos’.

El duelo fue cogiendo ritmo con el paso de los minutos y el Madrid fue llegando con más peligro. Vinicius, con todo a favor, disparó fuera, y el propio extremo y Lucas Vázquez, en una jugada embarullada, también pudieron adelantar a los de casa. Enfrente, Dembélé era el que más lo buscaba a la espalda de Carvajal, que supo frenarlo con la ayuda del gallego.

Aunque las más claras no llegaron hasta pasada la media hora y Vinicius fue el autor de las dos. En la primera, tras un error en la salida de Piqué, Casemiro le dio el balón de cara y el brasileño se encontró con la defensa y Benzema, con Ter Stegen; y en la segunda, disparó arriba tras un pase milimétrico de Reguilón. Bien el brasileño, pero le falta definición y lo volvió a evidencia en esas dos jugadas. Clarísimas y fin a una primera parte en la que mejor noticia para el Barça fue el 0-0.

El gol es el que manda en el fútbol y Suárez fue el que lo puso

El Madrid tenía el partido donde quería también al inicio de la segunda parte, pero le faltaba abrir la lata. Tampoco lo conseguía en jugadas de estrategia. Perdonó, perdonó y lo pagó. Suárez, tras un pase de Dembélé al corazón del área, batió a Keylor, inédito hasta entonces, con un disparo ajustado al primer palo. El escenario cambiaba y los de Solari, obligados ahora a marcar, se fueron arriba desatados, pero apareció Ter Stegen. El portero alemán hizo dos intervenciones antológicas ante un cabezazo de Reguilón y otra a Carvajal. Ocasiones, sí, muchas, pero la definición, suspensa.

Vinicius, por su parte, lo siguió intentando y le salía todo, menos la definición. El Madrid lo buscaba, pero fue el Barça el que volvió a encontrarlo, instantes después de la entrada de Bale. Dembélé, a la contra, puso un centro al área pequeña y Varane, en propia puerta, lo empujó a la red, cuando Suárez estaba preparado para empujarla. Apenas dos minutos después y sin tiempo para reaccionar, penalti de Casemiro a Suárez y el propio uruguayo, a lo panenka, anotó el tercero. Partido y eliminatoria, encarriladas.

En el último tramo, Solari y Valverde, con el partido resuelto, economizaron esfuerzos. No hubo ninguna ocasión más de peligro. El Madrid, tímidamente, buscó la portería rival para conseguir el gol de la honda. Ni por esas. Adiós a la Copa y a pensar en el Clásico liguero de este sábado, donde los blancos apuraran sus opciones de seguir reduciendo la ventaja de 9 puntos. La Champions está en el horizonte, pero el Barça será el que esté en final copera del Villamarín.

Ficha Técnica.

  1. Real Madrid 0: Navas; Carvajal, Varane, Ramos, Reguilón; Casemiro (Valverde, 75’), Kroos, Modric; Lucas Vázquez (Bale, 68’), Vinícius (Asensio, 81’) y Benzema.
  2. BARCELONA 3: Ter Stegen; Semedo, Piqué, Lenglet, Jordi Alba; Sergi Roberto, Busquets (Arthur, 86’), Rakitic; Dembélé (Coutinho, 75’), Messi y Suárez (Vidal, 79’).
  3. Goles: 0-1, Suárez (51’), 0-2 Varane, en propia puerta (65’), 0-3 Suárez, penalti (73’)
  4. Árbitro: Sánchez Martínez (C. Murciano). Amonestó a Lucas Vázquez (58’), Busquets (65’), Casemiro (72’) y Semedo (81’).
  5. Estadio: Santiago Bernabéu, 80.472 espectadores.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído