"CHULO Y PREPOTENTE"

Otro grave incidente nocturno entre el ‘indepe’ Piqué y los Mossos termina en multa y escándalo

Otro grave incidente nocturno entre el ‘indepe’ Piqué y los Mossos termina en multa y escándalo
Piqué, con mal gesto, acompañao por los Mossos.

Según un testigo presencial de los hechos, todo sucedía en la madrugada del jueves 10 de octubre al viernes 11.

Según este relato, confirmado con pruebas fotográficas, Gerard Piqué estaba celebrando un cumpleaños familiar en un restaurante y que dejó su coche muy mal aparcado, en concreto pisando un paso de cebra, pasando así de respetar a los peatones y, por supuesto, de las normas más elementales de circulación (y también de civismo y educación). Una patrulla de los Mossos detectó la infracción.

Al parecer, los agentes de los Mossos d Esquadra que hasta allí se desplazaron tuvieron cierto trato de favor con el futbolista, porque en vez de multarle automáticamente y ordenar la retirada del vehículo con una grua, se molestaron en entrar en el restaurante (Tívoli de Muntaner-Vía Augusta de Barcelona, cerca de su antiguo domicilio en el barrio de Galvany, tal y como ha podido constatar Periodista Digital) para pedirle amablemente que retirara de ese lugar su coche y lo aparcase correctamente.

Pero el futbolista, y unos de los capitanes del FC Barcelona, en vez de agradecerles a los agentes la deferencia comenzó a discutir con los Mossos con “muy malas formas” y mostrando su carácter “chulesco y prepotente”. Debe pensar y creer que está por encima del bien y del mal y que en Barcelona puede saltarse las normas (no es la primera vez que tiene un incidente con la Policía por culpa de infracciones de tráfico) con total impunidad.

Según la declaración del propio testigo a la que ha tenido acceso Periodista Digital, se produjo un grave “rifirrafe” entre el capitán del Barça y los agentes, pero finalmente tuvo que mover su lujoso vehículo (que no fue arrastrado por la grúa como le hubiese ocurrido a cualquier otro ciudadano de a pie), pero eso sí tras comportarse así de mal con los agentes: nadie le libró de una multa de 200 euros por la grave infracción de aparcamiento.

Las imágenes no dan lugar a dudas y muestran a un Gerard Pique “con falta de civismo, sin valores, sin cortarse un pelo”, tal y como relata el testigo que prefiere mantenerse en el anonimato.

Lo peor de todo esto es que solo a 400 metros tenía disponible un párking público, con plazas libres, donde poder aparcar correctamente su lujoso coche y no molestar a nadie. Y por dinero o por imposibilidad de caminar, tratándose como es de un deportista de élite, no será.

VEA EL QUILOMBO – PRESENTADO POR LUIS BALCARCE –

Te puede interesar

Autor

David Lozano

Voluntarioso contador de hechos. Frases verdaderas contadas con palabra.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído