Atlético de Madrid - Athletic

El Atlético recupera su ADN ganador

El Atlético recupera su ADN ganador
El Atlético recupera su ADN ganador RS

Era cuestión de tiempo. La pizza de Simeone ya está casi lista. El técnico siempre ha insistido en que este era el camino a seguir usando el símil de la pizza. Y ante el Athletic demostraron que este equipo está prácticamente hecho ya. Han tenido que esperar hasta la jornada 10 para ver la mejor versión del equipo rojiblanco, en el que hay puestas muchas esperanzas. Los goles de Saúl y Morata le dieron la victoria (2-0) al Atlético ante el Athletic. Tres puntos fundamentales que le permiten a los colchoneros romper esa mala racha y dormir con los mismos puntos que el líder, según recoge el autor original de este artículo okdiario y comparte Francisco Lorenson para Periodista Digital.

Los rojiblancos necesitaban empezar a sumar de tres en tres en la Liga. Llegaban a este choque con una victoria en los últimos cinco partidos y con la afición dividida. El juego del equipo ha provocado algunos pitos hacia Simeone y Koke, dos baluartes de este Atlético de Madrid. Pero el Cholo siempre ha defendido al capitán y volvió a apostar por él de inicio, en un once donde la novedad estaba en la delantera ya que daba descanso a Diego Costa para poner a la pareja Morata-Correa.

La apuesta por Lemar se debía a que quería tener más profundidad por banda ante un equipo que se cierra muy bien como el Athletic. En la previa Simeone pedía el apoyo de la afición para salir de este bache y la hinchada respondió. En el calentamiento comenzaron a corear el nombre de Koke y de su entrenador. Aunque el partido empezó con susto.

San Oblak tuvo que volar en el minuto dos para sacar una mano milagrosa ante el cabezazo de Íñigo Martínez. Los de Garitano estaban llegando con más peligro en los primeros minutos. La pelota era del Atleti pero las ocasiones caían del lado de los leones. Pero la pegada es clave en partidos así. El Athletic tuvo varias oportunidades, no marcó y los rojiblancos anotaron a la primera.

Apenas habían generado peligro, lo habían intentado a la contra, incluso con una jugada idéntica a la del gol de Morata ante el Leverkusen. Lemar por dentro, abre para Lodi pero esta vez el 9 no llega al remate. Minutos después llegaría el gol de Saúl. El centrocampista inició la jugada con un pase en profundidad para Correa, que se internó en el área y cedió para la llegada del 8 en el punto de penalti. Saúl no falló e hizo estallar el Metropolitano.

Saúl marca y Oblak salva

El Atlético se ponía por delante en el marcador. Pese al mazazo el Athletic siguió intentándolo en busca del empate. Pero se topó de nuevo con Oblak tras un buen disparo de Raúl García. El control del partido había cambiado de manos. Ahora eran los de Garitano los que dominaban, mientras los pupilos de Simeone esperaban robar para salir rápido al contraataque.

El equipo colchonero se fue por delante al descanso, aunque no por su juego. Las paradas del esloveno les permitían tener una mínima ventaja en el marcador tras los primeros 45 minutos. En el segundo tiempo el Atlético estiró un poco las líneas y empezó a tocar cerca del área rival y a generar ocasiones. Tras una mala primera parte en cuanto a juego, la cara del equipo cambió por completo en el segundo tiempo.

Más allá del resultado, lo cierto es que el fútbol de los de Simeone no había sido el mejor en la primera mitad. Eso cambió tras el descanso. Recuperaron las buenas sensaciones y amenazaron con fuerza la meta de Unai Simón. Rondaron el gol en varias ocasiones y, tras una chilena de Muniain que se estrelló en el lateral, llegó el segundo. Álvaro Morata empujó a la red un pase de Correa después de una gran jugada colectiva. Era el 2-0.

La pizza ya está lista

La dupla Correa-Morata le salió bien al Cholo. El argentino asistió en los dos tantos, siendo el primero gracias a una buena acción suya dentro del área que acabó saliendo trastabillado y cedió para Saúl como pudo. El 10 estuvo a punto de salir en el mercado de verano pero al final se quedó y está haciendo buenos partidos, como este. Lo cierto es que se notó bastante la mejoría de Koke en el centro del campo. Cuando el capitán está bien el Atleti es otro.

Garitano movía el banquillo en busca de encontrar una solución, pero sin éxito. Este Atlético no se parecía en nada al de la primer tiempo, se asemejaba más al de la primera parte contra el Valencia. Aunque esta segunda mitad fue una de las mejores de la temporada. Los de Simeone recuperaron su ADN para vencer a un combativo Athletic. Tenían velocidad, había intensidad, dejaron la portería a cero…este es el verdadero Atlético de Madrid.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído