GRANADA, MIRANDÉS, ATHLETIC Y REAL SOCIEDAD

Real Madrid y Barça, apeados de unas semifinales de Copa del Rey insólitas

Real Madrid y Barça, apeados de unas semifinales de Copa del Rey insólitas
Los del Madrid y los del Barça palmando en Copa. Agencias

La Copa del Rey a partido único de Rubiales ya tiene cuatro semifinalistas que, ante todo, no son los que nadie podría haber imaginado al inicio del campeonato: Mirandés, Granada, Real Sociedad y Athletic pugnarán por llegar a la final, después de que en la ronda de cuartos de final fueran apeados los ‘cocos’ Real Madrid y Barça y de paso Valencia y Villarreal.

Especialmente llamativo resulta lo de Real Madrid y Barça este 6 de febrero de 2020, dos equipos que en los últimos años se habían desempeñado a fondo en la competición española del KO, pero que con el actual formato -o con un estado de forma y ánimo regulares- han perdido fuelle para enfrentarse a dos nada convencionales Athletic en San Mamés y la Real Sociedad de Odegaard donde sea…

Así que el equipo capitalino en el Santiago Bernabéu recibiendo una sonrojante goleada (3-4) y el conjunto azulgrana en la siempre difícil nueva ‘catedral’ (1-0 en el minuto 93′) dicen adiós a llegar a la final y, de paso, a aspirar al ansiado triplete.

Además, de los cuatro equipos que ya hoy están en semifinales, dos viajarán seguro (los finalistas) a la Supercopa de España del próximo mes de enero de 2021 que Rubiales saca fuera de España, a enfrentarse con Madrid y Barça (destacados dos primeros en Liga) por el trofeo. ¿Se imaginan al Mirandés en tal evento?

Sonrojante goleada al Real Madrid ‘en casa’

La Real Sociedad se clasificó por la puerta grande para las semifinales de la Copa del Rey tras asaltar el Santiago Bernabéu (3-4) en una exhibición ofensiva del sueco Aleksander Isak, que participó en los cuatro goles de los vascos, y bajó de la cresta de la ola a un Real Madrid que no estuvo a la altura ni del partido, ni del nuevo formato copero.

Los merengues tropezaron en la misma piedra que las últimas cuatro temporadas, todas ellas perdiendo en casa (Barça, Celta y Leganés), siendo incapaz de superar los cuartos de final, el techo de Zidane. El francés se equivocó en el planteamiento y el equipo perdió toda condición de fiabilidad que había encadenado en los últimos 21 encuentros.

La buena racha se fue muy pronto al traste. Seguramente con la apuesta por un once plagado de suplentes: Brahim, Nacho, James o el propio Areola. Todos ellos demostraron su falta de minutos y sus carencias ante una Real que ofreció su potencial sin reservas y fue con el cuchillo entre los dientes desde el primer asalto.

La conexión entre Odegaard, que salió aplaudido por su afición, y el sueco Isak fue letal para una zaga descompuesta, descosida y abatida desde el ecuador del primer acto. Un trallazo del delantero sueco fue aprovechado por Odegaard para batir a Areola con un disparo que se coló entre las piernas del portero francés tras un error grosero.

El resultado era lo mejor para los de Zidane, que apenas encontraron verticalidad salvo que Vinicius entrase en acción. El brasileño fue el mejor en la noche más gris de toda la temporada. Su atrevimiento salvó el honor en la primera parte. Eso y un cabezazo de Ramos al larguero que pudo haber equilibrado el encuentro. Pero nada. No hubo manera.

Esos fueron los mejores minutos del Real Madrid, que encontró un respiro al buen fútbol de su oponente. Merino campó a sus anchas y Odegaard bailaba en el verde de la Castellana. Isak perdonó hasta dos ocasiones para haber dejado tiritando al 13 veces campeón de Europa. Pero ahí murió un Madrid que no tuvo respuesta al vendaval de los ‘txuri urdines’ al comienzo de la segunda mitad.

Williams tumba al Barça en el minuto 93′

El Athletic Club volvió a rugir en su competición fetiche, repitiéndose la historia vivida en LaLiga Santander. Entonces, el ‘Rey León’ Aritz Aduriz se sacó una chilena de la chistera para, al final del choque, dar los tres puntos al Athletic. Esta vez, pese a que Aduriz entró de refresco buscando repetir hazaña, fue Williams quien metió la cabeza a centro de Ibai y logró el billete.

San Mamés, vestido de gala, celebró por todo lo alto el seguir vivos en una competición de la que son el segundo equipo más laureado, por detrás de un Barça al que eliminaron con sus armas; presión asfixiante, contras rápidas y centros laterales. Y así, desde la banda, encontraron la vía al fondo de la red de Marc-André Ter Stegen.

Justo cuando el Barça tenía encerrado al Athletic en su área, justo cuando Unai Simón se estaba haciendo enorme en la portería y había sacado con los pies dos tiros clarísimos que olían a gol de Antoine Griezmann y Leo Messi, apareció Williams para evitar la prórroga, con ayuda de Sergio Busquets que rozó también el balón, a minuto y medio del final.

Autor

José Pablo González

Licenciado en periodismo en 2010. Canterano del diario ABC, actualmente es redactor de política, portadista y responsable del área audiovisual de Periodista Digital.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído