Logró por dos veces el gran sueño merengue, las Champions League de 1998 y 2000

Lorenzo Sanz, expresidente del Real Madrid, fallece a los 76 años víctima del coronavirus

 

Lorenzo Sanz, expresidente del Real Madrid, fallece a los 76 años víctima del coronavirus
Lorenzo Sanz.

Luto en el Real Madrid y en toda la gran familia blanca. A última hora de la noche del 21 de marzo de 2020 fallecía el expresidente Lorenzo Sanz a los 76 años, víctima del coronavirus.

El exmandatario merengue, que aguantó en su domicilio varios días de fiebre continuado, que no achacó a un posible contagio del COVID-19, acabó por ingresar en un centro hospitalario de la capital de España donde nada se pudo hacer por salvarle la vida.

Lorenzo Sanz se va con el honor de haber sido el presidente del Real Madrid que consiguió volver a abrir la sala de trofeos del Santiago Bernabéu para que, 32 años después del Madrid yé-yé, la Copa de Europa volviese a lucir en las vitrinas de la entidad de Concha Espina.

El dirigente blanco entró en la directiva con Ramón Mendoza como presidente en el año 1985. Sanz, que ejerció como vicepresidente de la entidad, vivió una primera etapa de esplendor con las cinco Ligas ganadas de una tacada (1986-1990) y una Copa de la UEFA (1986) contra el Colonia (5-1 y 2-0).

La segunda parte del decenio de Mendoza en el palco madridista fue un completo desastre en cuanto a resultados. Pese a una Liga (1995) y una Copa del Rey (1993), los dos campeonatos ligueros perdidos en el Heliodoro Rodríguez López de Tenerife en la última jornada de las temporadas 1991-1992 y 1992-1993 para que el Barcelona acabase campeonando fueron la gota del vaso que colmó la paciencia de unos socios que reclamaron un cambio.

De hecho Ramón Mendoza acabó por pasarle los trastos a Sanz iniciada ya la temporada 1995-1996, en la que el Real Madrid quedaría incluso fuera de las competiciones continentales al finalizar el curso.

Sanz, con un equipo en ruina deportiva, tiró de chequera y contrató a un técnico de juego feo, pero efectivo como el que acreditaba por aquel entonces el italiano Fabio Capello. Asimismo, se hizo con los servicios de dos estrellas rutilantes de la Liga, el sevillista Davor Suker y el valencianista Pedrag Mijatovic. Con ellos alcanzó un nuevo entorchado liguero, aunque con el único punto negro de que el preparador italiano, por cuestiones personales y profesionales, dejó en la estacada al club.

DOS CHAMPIONS PARA ACABAR CON 32 AÑOS DE SEQUÍA

Para el curso siguiente, Sanz conseguiría el gran sueño de los madridistas, la Champions League, conquistada en una noche de ensueño en Amsterdam, frente a la Juventus y con gol de Mijatovic mediada la segunda parte.

Tras un torneo de Liga irregular, el Real Madrid daría su mejor versión en Europa, llegando a apear en semifinales al vigente campeón, el Borussia de Dortmund, en la famosa noche en la que los ultras derribaron la portería y que, por cuestión de unos pocos minutos, no le costó la eliminación burocrática al cuadro merengue.

Tras otros dos campeonatos de la regularidad en las que el Madrid no dio la talla, temporadas 1998-1999 y 1999-2000, el cuadro presidido por Sanz volvería a alzarse en París con su octava ‘orejona’ en la primera final española de la Champions. Esa vez contra un Valencia que nada pudo hacer frente a un conjunto merengue que venía de eliminar a dos colosos como el campeón y el finalista de 1999, el Manchester United y el Bayern del Munich.

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído