El Leicester vapulea al City con un humillante 5-2

Guardiola culpa a sus jugadores por la soberana paliza que propinó Vardy al Manchester City

"No somos lo suficientemente fuertes para ser estables y pacientes. Empezamos a pensar que estábamos jugando mal"

Guardiola culpa a sus jugadores por la soberana paliza que propinó Vardy al Manchester City
Guardiola y Vardi.

Los millones del Manchester City no fueron suficiente para detener al Leicester, una ‘manita’ humillante dejó por el piso el ánimo de los De Bruyne y compañía.

De los cinco goles logrado por los foxes (5-2), tres fueron anotados por Jamie Vardie, dos penaltis y una auténtica joya, un taconazo que está al alcance de muy pocos.

Los foxes se convirtieron en el primer equipo en meter 5 goles a uno de los conjuntos dirigidos por el técnico de Santpedor, algo que Guardiola no estaba dispuesto a asumir, por lo que no tuvo mejor idea que responsabilizar a sus jugadores.

«Jugamos durante 30 minutos tan bien, marcamos un gol en el [cuarto] minuto», dijo el técnico. «Pero luego empezamos a creer que no estábamos jugando bien cuando era todo lo contrario. No somos lo suficientemente fuertes para ser estables y pacientes. Empezamos a pensar que estábamos jugando mal. Les dijimos en el descanso que estaban jugando bien, que tengan paciencia y el resto estará en nuestras manos».

Guardiola restó importancia a cualquier preocupación por perder puntos tan temprano en la carrera por el título. «Tenemos que aceptarlo», dijo. «Pero todavía es sólo el segundo juego». Vardy anotó de dos penaltis, a los 37 y 58 minutos, que intercalaron un gol en el centro. Youri Tielemans convirtió el tercer penalti de Leicester al final de la segunda mitad, y eso siguió a un memorable final de 20 yardas de James Maddison. Nathan Aké marcó el segundo del Manchester City.

«Para vencer a Man City tienes que correr como el infierno», dijo Rodgers. «Entonces tienes que tener esa mentalidad. La disciplina táctica fue buena y debido a su contraataque hay que hacer pases rápidos. Nos quedamos atrás con un final brillante. Mostramos buena compostura y mantuvimos la calma y demostramos lo suficiente como para causarles un problema».

El entrenador del Leicester fue recompensado por un cambio táctico bajo el cual su equipo adoptó un enfoque de contraataque. «Fue una actuación y un resultado brillantes. Me ha llevado 13 años jugar de esa manera. Me gusta mucho atacar y ser agresivo», dijo Rodgers.

«Siempre trato de ser positivo, pero necesito pensar en otras formas de obtener resultados en estos juegos. Sacamos a la prensa de los saques de puerta y fuimos directos, pero en general los jugadores tuvieron que trabajar muy duro», concluyó.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído