La investigación policial concluye que durante tres temporadas el club abonó 2.315.775 millones de euros a Nicestream

Estiman en 1,2 millones el presunto perjucio económico de Bartomeu al Barça

Los Mossos indican que buscó el propio beneficio "diseñando un proceso paralelo de contratación y pagos" al margen de la Junta Directiva

Estiman en 1,2 millones el presunto perjucio económico de Bartomeu al Barça
Bartomeu PD

Aumenta la presión contra el expresidente del FC Barcelona.

Los Mossos d’Esquadra cuantifican en hasta 1,2 millones de euros el perjuicio económico que la gestión de Josep Maria Bartomeu y otros dirigentes causaron presuntamente al club a través del denominado ‘Barça Gate’.

Así se desprende del atestado policial que investiga a Bartomeu y a su exjefe de gabinete de la presidencia, Jaume Masferrer, entre otros, por presuntamente fraccionar contratos a la empresa i3Ventures para esquivar los mecanismos de control interno del club y con la idea de impulsar una campaña de desprestigio en redes sociales a jugadores y exdirectivos del club.

La investigación policial concluye que durante tres temporadas el club abonó 2.315.775 millones de euros a Nicestream (de la que es dependiente i3Ventures) por servicio de monitorización de redes, pero considera que en esta gestión Bartomeu perjudicó al Barça en unos varemos entre «un mínimo de 843.300 y un máximo de 1.220.700 euros».

La investigación considera que «se habría utilizado dinero del club con finalidades presuntamente particulares (en beneficio personal), en clave particular, con contenidos difamatorios sobre personas contrarias a la dirección del club y en perjuicio de la propia entidad».

Bartomeu, Masferrer, el CEO general del club, Óscar Grau, y el jefe de los servicios jurídicos del FC Barcelona, Román Gómez Ponti, estaban «directamente relacionados con la aprobación de estos contratos, su supervisión, revisión y pagos, incluso diseñando un proceso paralelo de contratación y pagos al margen de lo establecido por la Junta Directiva y los protocolos internos».

El dueño de Nicestream e i3ventures, Carlos Ibañez, «facilitó la estructura mercantil necesaria para fraccionar suficientemente un único encargo en múltiples contratos para evitar los órganos competentes para contratar y todos los sistemas de supervisión y control del Barça».

«Ofreció hasta ocho empresas de su grupo, aparentando distintas prestaciones de servicios independientes entre ellas en diferentes países del mundo (Uruguay, Argentina, Chile y España)», sostienen los investigadores.

Exponen que Ibáñez abrió cuentas a nombre de estas sociedades en España para «redirigir los pagos efectuados por el FCB al destinatario principal, que era i3Ventures y en paralelo y como contraprestación a recibir esta adjudicación directa del contrato por parte del Barça a un precio muy superior al trabajo realmente efectuado».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído