Lorenzo: «El 2012 será diferente con las 1.000 y los favoritos cambiarán»

El piloto español Jorge Lorenzo (Yamaha) ha calificado el final de temporada en la categoría de MotoGP de «amargo triste y oscuro» por el fallecimiento de Marco Simoncelli, y ha advertido de cara a la nueva campaña, con las motos de 1.000cc, que los favoritos «cambiarán».

«El año que viene con las 1.000 todo será diferente y los favoritos cambiarán. No creo que mucho, pero algo sí», indicó Lorenzo en declaraciones al programa ‘Radioestadio del Motor’ de la cadena ‘Onda Cero’, recogidas por Europa Press.

En este sentido, no duda de que Valentino Rossi pueda estar en esa lista. «Valentino tiene la calidad suficiente para serlo, aunque necesita encontrarse bien con la moto. Hemos visto cierta mejora de Valentino y de Ducati. Aquí en Cheste (en los tests de esta semana) ha estado bastante cerca en seco y eso ya es un gran paso», advirtió el balear.

De todos modos, está preocupado, «en cierta manera», por «la velocidad» que van a alcanzar las 1.000. «Va a ser muy bestia llegar a los 360 kilómetros por hora al final de recta y en el futuro habrá que limitar esa velocidad», aseguró.

El balear habló también del rendimiento de su Yamaha durante el año de competición. «La moto a veces no ha rendido a un gran nivel en comparación con el año pasado, pero lo importante es que yendo mal la temporada hemos hecho segundos, lo máximo que puedes conseguir cuando no eres campeón», destacó al respecto.

En este sentido, alabó el año de Casey Stoner, «un piloto increíble y rapidísimo». «Pero si tú eres todo eso y no tienes la máquina que te responde en este nivel en MotoGP no eres ni décimo», subrayó el campeón del mundo de la categoría ‘reina’ en 2010.

«La Honda de Stoner la tenían Pedrosa, Simoncelli, que en paz descanse, y Dovizioso, y ellos no han conseguido ganar tantas carreras como él ni ir tan rápido», añadió Lorenzo.

Por otro lado, lamentó el «final inesperado, amargo, triste y oscuro» de la temporada por el fallecimiento de Marco Simoncelli. «Pero la vida sigue y MotoGP tiene que seguir», valoró, reiterando que le hubiese gustado «arreglar esos problemas» que tuvo con el italiano «personalmente».

«Sin cámaras de por medio ni prensa ni nada. Ahora es demasiado tarde y nos queda el recuerdo de un piloto muy carismático», recordó el mallorquín, que confesó que se cortaría otro dedo «para que a Marco no le hubiera pasado eso». «Mucha gente ha cambiado su opinión sobre mí al asistir al funeral, pero eso no es lo importante», sentenció.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído