Hamilton y Vettel tuvieron que abandonar en las primeras vueltas

Fernando Alonso, quinto en el GP de Australia en una carrera liderada desde el inicio por Rosberg

Ricciardo se estrena en Red Bull siendo segundo y Magnussen, que debutaba, tercero

Fernando Alonso, quinto en el GP de Australia en una carrera liderada desde el inicio por Rosberg
Nico Rosberg. FU

Fernando Alonso ha sido quinto en la primera carrera del Mundial de F1 2014, en la que Nico Rosberg se llevó la victoria y que estuvo marcada por los abandonos de Hamilton y Vettel en las primeras vueltas. 

Tras Rosberg, el podio lo han completado Daniel Ricciardo (Red Bull), que fue segundo y Kevin Magnussen que, en su debut en la F1, logró el tercer puesto con su McLaren.

Con los nuevos cambios pretendían dar más emoción a la Fórmula 1 y, al menos en Albert Park, lo han conseguido. Si bien no ha sido con las estrategias de equipo ni con duelos espectaculares entre pilotos, la emoción ha corrido por parte de los nuevos motores que han dado la sorpresa desde el inicio.

La primera la de Lewis Hamilton que, partiendo desde la ‘pole’, perdió varias posiciones por los problemas de su monoplaza que parecía no tener potencia. Por contra, su compañero Nico Rosberg, tercero, salió como una bala y se puso a liderar una carrera que, en la primera vuelta, ya tuvo un accidente. Kamui Kobayashi se llevó por delante a Felipe Massa y los dos pilotos tuvieron que abandonar.

Mientras, Alonso aguantaba como podía en sexta posición y trataba de adelantar a Hamilton que rodaba por delante. Entonces, el británico de Mercedes dio otra gran sorpresa y abandonó en la vuelta 4 tras recibir un mensaje de su equipo que le ordenaba retirarse por problemas mecánicos en su monoplaza.

Decía así adiós el gran favorito en esta carrera, a tenor de lo visto en los entrenamientos.

Unos instantes después se marchó Sebastian Vettel. Los problemas del Red Bull en pretemporada continuaron en Australia y el vigente campeón del Mundial, que partía desde el puesto 12, se tuvo que retirar porque el RB10 no tenía potencia suficiente. Un arranque «muy decepcionate» como reconoció el mismo Vettel.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído