(Previa) Márquez y Rossi, el duelo por el Mundial llega a Misano

El piloto español Marc Márquez (Repsol Honda) inicia la cuenta atrás para asegurar el tercer título mundial de MotoGP con la disputa este fin de semana del Gran Premio de San Marino, tierra de su máximo rival, el italiano Valentino Rossi (Yamaha), y donde el también español Jorge Lorenzo (Yamaha) buscará iniciar la remontada.

El de Cervera y el de Urbino centran las miradas de un Campeonato que puede hacer reflotar el tenso final del pasado curso. Hace unos días en la carrera de Silverstone, el español y el italiano vivieron un mano a mano de adelantamientos y alto voltaje, sin ceder ninguno un milímetro y con jugosos puntos en juego.

Márquez regaló tres al italiano, pero Rossi se mantiene a 50 puntos del líder pese a venir remontando en las tres últimas carreras. El de Cervera dejó atrás a la Yamaha en el trazado inglés después de un pique que trasladó a propios y extraños a Sepang, donde el año pasado nació la guerra entre ambos con Lorenzo como campeón con la ayuda de su compatriota a juicio del italiano.

La patada de Rossi a Márquez quedó atrás hasta ahora, cuando el Mundial encara su recta final con ambos como aspirantes. Por si fuera poco, el de Tavullia, pueblo a escasos kilómetros de San Marino, inició la guerra psicológica con sus declaraciones. «Esta vez los dos buscábamos lo mismo». Márquez no respondió.

Pese a estar en casa, Rossi se mide a un Márquez con la sartén por el mango y que ya ganó el año pasado en el circuito de Misano. Un recorrido que rinde homenaje al fallecido Marco Simoncelli en el que el piloto Repsol puede dar un paso más hacia la reconquista del trono en la categoría reina. El catalán arriesgó en exceso en Silverstone, pero sólo cedió tres puntos.

Campeón en 2013 y 2014, el de Cervera llegó el año pasado a San Marino sin opciones de título, una situación bien distinta a la actual. El hambre de Márquez tiene de su parte además 50 puntos de renta con seis carreras por delante, por lo que puede empezar a descontar citas del calendario para verse campeón.

Rossi apura su estrategia dialéctica y también lo hará sobre el asfalto para buscar la épica. No lo logró el año pasado pese a comenzar mandando en el tú a tú con Lorenzo y esta temporada lo tiene mucho peor. Aún así, el nueve veces campeón del mundo no tira la toalla y menos llegando a su trazado más especial del año.

En el circuito de la Ribera de Rímini, Rossi tiene tres victorias en la categoría reina, en una cita con buena relación con las Yamaha. A ello y a su casi obligación de reacción se aferra el vigente campeón. Lorenzo llega a San Marino después de ser 17º en Brno y octavo en Silverstone, resultados que le han alejado a 67 puntos de Márquez.

El balear atraviesa un momento complicado, pero el año pasado ya demostró capacidad de reacción. La del campeón fue incluso más tardía, ya que en San Marino, GP del que nunca se había bajado del podio, Lorenzo sacó un ‘0’ que dio 23 puntos de ventaja en la lucha por el Mundial. Ahora, el propio balear traslada la presión a sus dos rivales aunque se muestra decidido a recuperar la forma.

En este tramo decisivo surge la figura del también español Maverick Viñales (Suzuki) quien, como en su día Márquez, puede ejercer de juez del campeonato. El de Figueras logró su primera victoria en MotoGP el pasado domingo en el GP de Gran Bretaña encontrando la motivación necesaria para adornar su candidatura al título del próximo año.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído