El pentacampeón superó a Bottas y a Leclerc, que fue uno de los héroes del día merced a su pelea con Verstappen

Hamilton supera el duelo con Leclerc-Verstappen y Vettel comete su enésima pifia

Hamilton supera el duelo con Leclerc-Verstappen y Vettel comete su enésima pifia

Imparable. Lewis Hamilton se ha llevado el GP de Gran Bretaña de Fórmula 1 de 2019, que posiblemente haya entrado en los anales de la historia. El británico ha logrado, ante su público, una carrera al límite de las que hacen afición por delante de Valtteri Bottas, que duró hasta un coche de seguridad, según recoge el autor original de este artículo David Sánchez de Castro en 20minutos y comparte Manuel Trujillo para Periodista Digital.

El tercer puesto fue para Charles Leclerc, uno de los héroes de la prueba por su épica batalla con Max Verstappen. El neerlandés acabó 5º y se vio fuera de la pelea por el podio por culpa de Sebastian Vettel, que cometió un incomprensible y grosero error al embestirle al final de la carrera.

Desde un principio se vio que no iba a ser una carrera aburrida. Hamilton y Bottas propiciaron un duelo espectacular, pero con mucho respeto entre compañeros, del que salió como ganador el finlandés. El interés cayó atrás, en ese momento, cuando Leclerc y Verstappen reeditaron sus viejos duelos (llevan toda la vida luchando, desde el karting) para dejar imágenes imborrables para los aficionados a la Fórmula 1.

Una defensa numantina del monegasco, unos arreones al límite del reglamento (como casi siempre) del neerlandés y la grada de Silverstone chillando de emoción, al igual que los miles de aficionados por todo el mundo que tuvieron el privilegio de asistir a un duelo memorable.

La resolución de la victoria quedó cortada por un oportuno coche de seguridad. El italiano Antonio Giovinazzi se quedó empanzado en la grava tras un trompo, lo que hizo que saliera el ‘safety’ a pista. Hamilton fue el gran beneficiado, ya que pudo parar en boxes para montar los neumáticos duros hasta el final. Bottas se vio sin opciones de llevarse la victoria desde ese mismo instante.

La última refriega entre Leclerc y Verstappen acabó con el monegasco por delante (acabó siendo elegido piloto del día, con merecimiento) y en busca del podio. Por detrás, Verstappen se vio con Vettel. Fue ahí donde se vio, casi como un síntoma, el estado de forma del de Ferrari. El neerlandés le ganó la posición y en la siguiente curva, de manera incomprensible, el alemán le embistió. Sin paliativos: un error indigno para un tetracampeón, que acabó la carrera penúltimo y penalizado con diez segundos por esta acción.

Al final, de este incidente el gran beneficiado fue un Leclerc que no tuvo que temer la persecución de Verstappen ni de Gasly, que salva los muebles en un fin de semana muy complicado. Por delante, la reacción de Bottas fue muy tardía y Hamilton acabó ganando, con vuelta rápida incluida, por sexta vez en Silverstone, lo que le convierte en el británico con más victorias allí, por delante del mismísimo Jim Clark.

En cuanto a Carlos Sainz, fue un nuevo fin de semana de menos a más. Después de quedarse fuera de la Q3 del sábado, y salir 13º, acabó la prueba 6º, con una gran defensa final sobre Daniel Ricciardo, que ya avisaba antes de la salida que le iba a tocar los bemoles. Lando Norris, que empezó muy bien, se fue desinflando y acabó fuera de los puntos. Todo lo que el británico ganó el sábado, lo perdió el domingo.

Autor

Manuel Trujillo

Periodista apasionado por todo lo que le rodea es, informativamente, un todoterreno

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído