Gana a los puntos, esquivando los golpes del gigante

David Haye derrota a la «Bestia» rusa

El británico británico se proclama campeón del mundo de los pesos pesados

Una equivocación habitual es pensar que el boxeo es un concurso que mide, exclusivamente, la fuerza

El púgil británico David Haye se proclamó vencedor del título mundial de los pesos pesados al imponerse a los puntos (114-114, 116-112 y 116-112) al ruso y favorito Nikolai Valuev, que mide 2,13 y sólo había sufrido otra derrota en los más de 50 combates librados en su carrera.

El inglés solventó con efectividad el combate celebrado en el Arena de Nuremberg, y perteneciente a la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

«La Bestia» perdió este domingo su condición de invencible. Cuentan que sus genes tártaros (desciende de un gigante mongol) son los responsables de su aspecto feroz. Sin embargo, Nikolai es poeta y lee a Tolstoi.

Su historia recuerda a la de otros gigantes buenos. Una equivocación habitual es pensar que el boxeo es un concurso que mide, exclusivamente, la fuerza.

La confusión es vieja y recurrente y nos presenta cada cierto tiempo a un gigante que reescribirá la historia del noble arte.

Así apareció Primo Carnera (2,05), antes forzudo de circo, y así, en trazo amargo, dibujó el cine a Toro Moreno (Más dura será la caída), un apolo argentino «con los puños de talco y la mandíbula de cristal», según definición de su agente, interpretado por el corrosivo Humphrey Bogart.

El problema surge cuando el gigante es manso y lee a Tolstoi, como Valuev. La paradoja es que los cuerpos temibles se suelen acompañar de cabezas sosegadas; son los esqueletos reducidos, recuerden y repasen, los que provocan terremotos. Pinten de verde a Valuev y entenderán su vida a través de Shrek: un buen tipo en el papel de ogro, justo el que esperan los demás.

Su biografía confirma que poco había de boxeador vocacional en el joven Nikolai Sergeyevich, primero aficionado al baloncesto, luego al lanzamiento de disco y casi siempre poeta. Veremos ahora si vuelve a por el título.

LA HABILIDAD DE HAYE

Con una forma inteligente de pelear y de evitar los golpes del gigante de San Petersburgo, el inglés –procedente del peso crucero– consiguió así su primer título mundial de los pesos pesados, impidiendo además el sexto entorchado de Valuev.

Aunque el triunfo fue claro, los jueces dieron la victoria al inglés por decisión mayoritaria. Haye, que acumula 22 victorias por KO y 2 Mundiales en el peso crucero, añade a su palmarés el primer título mundial de los pesos pesados y cumple un sueño que tenía desde pequeño.

«Esto significa mucho para mi. Desde que era un niño pequeño quería conseguir el título de campeón del mundo del peso pesado. Es algo impresionante un sueño que se ha podido hacer realidad», manifestó Haye tras el combate.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído