Nuria Fernández pone broche de oro y España cierra en ocho medallas

Nuria Fernández pone broche de oro y España cierra en ocho medallas
. EFE/Archivo

La española Nuria Fernández, hasta hoy condenada por Natalia Rodríguez a puestos secundarios en el mediofondo español, puse un broche de oro a los campeonatos de Europa con el título de 1.500 en una final que también dio a la tarraconense su primera medalla al aire libre, la de bronce.

Oro y bronce en 1.500, dos días después de que Arturo Casado y Manuel Olmedo repitieran la misma combinación en la final masculina, elevaron la maltrecha moral del equipo español en Barcelona, que se va con ocho medallas, la cuarta mejor cosecha en la historia de los campeonatos.

Nuria rompió un rosario de resultados inexpresivos con una medalla de oro que entraba dentro de lo posible tras el salto cualitativo que experimentó el año pasado con sus marcas (récord español en pista cubierta, 4:01.77) y sus resultados (cuarta en el Mundial de Berlín).

Madrileña, como Casado, Nuria Fernández alcanzó la victoria de la misma forma que él. Salió del grupo en la última curva y con su poderosa zancada dejó atrás a la francesa Hind Dehiba y a Natalia Rodríguez, que llegó muy justa a los últimos metros pero se aferró a la medalla de bronce.

No entraba en las apuestas por el título, pero Nuria se impuso con la mejor marca de su vida (4:00.20). Dehiba llegó segunda en 4:01.17 y Natalia tercera con su mejor marca del año, 4:01.30, mientras que la gran favorita, la rusa Anna Alminova, terminó perdida en el sexto puesto.

Como Ruth Beitia en altura, Nuria Fernández, de 33 años, y Natalia Rodríguez, de 31, tenían una asignatura pendiente: la medalla al aire libre, que se les había resistido hasta la fecha.

Alminova impuso un ritmo duro desde la segunda vuelta (2:09.04 el 800). Natalia era quinta en el penúltimo paso por meta y en la curva se situó a la altura de Alminova. La tarraconense parecía en situación ideal para asestar su golpe en la recta, como en el Mundial de Berlín, pero súbitamente le abandonaron las fuerzas al tiempo que Nuria surgía del grupo para ganar la cima de su carrera.

Pocos minutos antes, José Luis Blanco pudo dedicar al fallecido Juan Antonio Samaranch su segunda medalla consecutiva en 3.000 metros obstáculos. En Gotemburgo 2006 fue la de plata. Esta vez, con 35 años, la de bronce con 8:19.15.

Los primeros puestos del podio estaban reservados a los franceses Mahiedine Mekhissi-Bennabad y Bob Tahri, que se fueron por delante desde la primera vuelta. Mekhissi batió en el esprint a Tahri con una marca de 8:07.87, y en la otra carrera, por el bronce, Blanco derrotó al moldavo Ion Luchianov.

Eliseo Martín, leyenda viva de los obstáculos desde que arrancó un bronce a los africanos en los Mundiales de París 2003, se proponía terminar entre los ocho mejores y consiguió exactamente su objetivo. Fue octavo con 8:27.49.

Por la mañana, Chema Martínez, el abanderado español en la ceremonia de apertura, consiguió, con 39 años, su tercera medalla europea, la de plata en el maratón, por detrás del suizo Viktor Rothlin. En su historial ya tenía un oro y una plata, ambas en 10.000 metros.

Subcampeón de Europa en 2006, Rothlin, que sufrió una trombosis en 2009, salió a todos los ataques de sus adversarios y asestó el golpe definitivo en el km. 28. Llegó a la meta en 2h,15:31, seguido de Martínez (2h17:50) y del ruso Dmitriy Safronov (2h18:16) entre el público que abarrotaba el circuito de diez kilómetros.

Con tres atletas entre los seis primeros, pues Pablo Villalobos fue quinto y Rafa Iglesias sexto, España ganó por K.O la Copa de Europa de maratón, que se disputaba simultáneamente.

La jornada de clausura supuso una nueva decepción para Ruth Beitia y Mario Pestano, que volvieron a suspender su asignatura pendiente.

La atleta cántabra, subcampeona mundial de altura en pista cubierta, llevó a cabo un concurso impecable hasta que se atascó en 1,97 y, condenada al sexto lugar con 1,95, no pudo acceder a la lucha por las medallas.

Como había previsto, las medallas estuvieron por encima de los dos metros. Venció la croata Blanka Vlasic (2,03) seguida de la sueca Emma Green y de la alemana Ariane Friedrich, ambas con 2,01.

Con dos medallas (plata y bronce) en Mundiales bajo techo y tres europeas (dos platas y un bronce), Ruth Beitia, de 31 años, confiaba en saldar su cuenta pendiente con las grandes competiciones al aire libre, en las que su mejor resultado fue el quinto puesto del Mundial de Berlín, el año pasado.

Pestano terminó en la misma posición la final de disco, sexto con 64,51 en un concurso dominado por el polaco Piotr Malachowski, subcampeón olímpico y mundial, con un tiro de 68,87. La plata fue para el alemán Robert Harting, actual campeón del mundo, con los 68,47 de su tercer lanzamiento, y la de bronce, con 66,43, para el húngaro Robert Fazekas, recuperado para el atletismo después de cumplir sanción por dopaje.

El otro español, Frank Casañas, sólo hizo un lanzamiento válido, el segundo, y con una modesta marca de 62,15 acabó undécimo.

La final de longitud tampoco dio nuevas medallas a España. El alicantino Eusebio Cáceres, de 18 años, que este sábado batió el récord de Europa júnior con un salto de 8,27, se quedó hoy en 7,93, octavo, y el campeón de España, Luis Felipe Méliz, undécimo con 7,90.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído