Ecologistas acusa a Cospedal de manipular la siniestralidad de la M-501

Ecologistas en Acción ha acusado este martes a la actual secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, de manipular cuando era consejera de Transportes de la Comunidad de Madrid los datos de siniestralidad de la carretera M-501 para poder proceder a su desdoblamiento y de paralizar el proyecto de mejora de seguridad de la carretera que ya estaba en fase de expropiaciones.

Por esta razón, entre otras tantas, la organización está estudiando la apertura de la vía penal contra los consejeros de Transportes de la Comunidad de Madrid que autorizaron y ejecutaron el desdoblamiento de la M-501, en referencia además de a De Cospedal, a Francisco Granados, Elvira Rodríguez y Manuel Lamela.

Esta decisión viene precedida del fallo del Tribunal Supremo que ha confirmado la nulidad del acuerdo de la Comunidad de Madrid que dio luz verde a las obras de duplicación de la M-501 al tratarse de un proyecto de interés general y de otra serie de acusaciones que hacen contra los consejeros que trabajaron en ello.

Es el caso de la actual secretaria general del PP, que como recuerda Ecologistas, sustituyó como consejera de Transportes de la Comunidad de Madrid a Francisco Granados en diciembre de 2003 y posteriormente ocupaba este cargo cuando el Consejo de Gobierno aprobó el desdoblamiento de la carretera M-501.

Según la organización, la Consejería de Transportes «manipuló las cifras de siniestralidad y paralizó el proyecto de mejora de seguridad de la carretera que ya estaba en fase de expropiaciones». «Fue De Cospedal que provenía del Ministerio de Interior, siendo ministro Angel Acebes, la que impulsó el desdoblamiento de la carretera M-501», señalan en un comunicado.

Así, Ecologistas ha explicado que en abril de 2005 sacó a concurso la adjudicación del contrato de consultoría y asistencia del proyecto; que en mayo de 2005 presentó el proyecto de desdoblamiento a los medios de comunicación, y que en julio de 2005, De Cospedal, junto con el viceconsejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio (en ese momento José Trigueros Rodrigo, actual director general de Evaluación Ambiental), presentaron el nuevo proyecto a los alcaldes de la zona.

La presentación tuvo lugar en la Comisión de Seguimiento del proyecto de Mejora de la carretera M-501 y, todo ello, «a pesar de que el proyecto contaba con una declaración de impacto ambiental negativa que impedía la ejecución del proyecto», han indicado.

Al mismo tiempo, continúan, la Consejería de Transportes e Infraestructuras paralizó el proyecto denominado ‘Ensanche y Mejora de la M-501’. Este proyecto, que se aprobó en diciembre de 2003 y en 2004, ya estaba en fase de expropiación, consistía en mejorar la seguridad de la carretera sin necesidad de desdoblarla, con la sustitución de cruces por rotondas o la construcción de carriles de adelantamiento en zonas concretas, entre otras cosas.

En 2002 se creó una Comisión de Seguimiento de este proyecto de mejora, formada por la Consejería de Medio Ambiente, Consejería de Transportes y alcaldes de la zona, pero, apuntan que se da la circunstancia de que hasta que De Cospedal no se reunió con los alcaldes de la zona, en julio de 2005, «éstos no mostraron el más mínimo interés por la seguridad vial de la carretera».

Por el contrario, aseguran que las actas de las reuniones «sólo muestran el gran interés que los regidores tenían por los desarrollos urbanísticos de sus municipios». Tal es así que en el acta de fecha de 9 de febrero de 2004, de la Comisión de Seguimiento, los entonces alcaldes de Pelayos de la Presa, de Navas del Rey y de San Martín de Valdeiglesias «se oponen a actuaciones de mejora porque consideran que perjudicarán los futuros desarrollos urbanísticos».

A pesar de todo ello, prosiguen, la Consejería de Transportes e Infraestructuras, dirigida por De Cospedal, «emitió informes en los que se argumentaba la alta siniestralidad de la carretera, aunque la misma Consejería la clasificaba, en sus informes anuales, como de baja peligrosidad».

«Incluso se dejó de emitir los informes de peligrosidad de las carreteras madrileñas, algo que hasta 2004 se venía haciendo de forma habitual todos los años», concluyen.

3,3 MUERTOS ANUALES

Ante esto, la Consejería de Transportes cuentan con datos de siniestralidad en el tramo comprendido entre los puntos kilométricos 22 y 40, objeto del desdoblamiento que dio origen al proceso judicial, y según la información recopilada de la Dirección General de Tráfico (DGT), la media de muertes entre 1998 y 2006 fue de 3,3.

Según estos datos, a los que ha tenido acceso Europa Press, el peor año fue el 2001 con seis muertos, cinco de ellos en el mismo punto kilométrico, el 37. Además, se registra una media de siniestralidad de entre 3 y 4 muertos al año y la mayoría de los accidentes mortales fueron debidos a choques frontales, «algo que no sucede en una carretera desdoblada», indican desde la Comunidad.

Además de los accidentes mortales registrados, no se contabilizan los heridos graves, muchos de ellos con lesiones severas, y recuerdan que desde el final de las obras de desdoblamiento (julio de 2008) se ha producido un único accidente mortal en dos años y medio y por causas ajenas a la carretera ya que se trató de un conductor Kamikaze.

Asimismo, indican que no constan ni siquiera choques leves. «Con la media de accidentalidad que se registraba anteriormente al desdoblamiento, podemos presuponer y extrapolando los datos de mortalidad que en ese mismo periodo de tiempo (julio de 2008) alrededor de 10 víctimas mortales», añaden.

Con una media de mortalidad de 3,3 muertos cada 18 kilómetros, extrapolado a los 2.600 kilómetros de la red de carreteras de la Comunidad, cada año deberían fallecer en las carreteras madrileñas 476 personas. Sin embargo, y para hacer una idea «de la peligrosidad del tramo», en todo 2010 hubo 41 fallecidos por accidentes de tráfico.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído