La Esfera de los Libros edita 'Arantxa ¡Vamos!'

El partido más personal de Arantxa Sánchez Vicario

'Arantxa ¡Vamos!' es la historia sobre la niña que acabó convirtiéndose en mujer mientras el mundo le veía empuñar una raqueta por las pistas de todo el planeta

La historia sobre la niña que acabó convirtiéndose en mujer mientras el mundo le veía empuñar una raqueta por las pistas de todo el planeta. Éstas son las palabras que sirven para definir lo que es ‘Arantxa ¡Vamos!’.

El libro traslada al lector a un mundo desconocido para cualquiera, el que va más allá de las pistas y muestra lo duro que es recorrer el camino hacia el éxito. Un viaje con muchas mieles cuando se llega al destino esperado, la victoria, pero que lleva consigo muchos peajes, como la angustia de tener que entrenar día sí y día también o la soledad de un vestuario donde tampoco puedes buscar consuelo en quien mañana puede ser tú enemigo.

Sin embargo, ‘Arantxa ¡Vamos!’ peca de trasladar esto con tintes que, en muchas ocasiones, suenan demasiado melodramáticos. Un tenista profesional si quiere ser uno de los grandes, como lo fue Arantxa, debe renunciar a muchas cosas, pero también es cierto que recorrer las mejores ciudades del mundo en hoteles en los que los profesionales son agasajados de manera continua no es el peor de los castigos.

Pese a ello, Arantxa Sánchez Vicario logra encauzar un relato valiente y atrevido que provoca que la lectura sea ágil y cómoda, pese a que el relato tenga alguna que otra tara como el que la autora recuerde en casi el 80% de las páginas que ganó Roland Garros cuando apenas contaba con 17 años, cuando prácticamente era una «mocosa», como se define Sánchez Vicario. Una acción digna de elogio, nadie lo niega, pero que resulta pesado que venga a colación cada poco tiempo.

Pese a que el libro contiene ideas frescas para la WTA, por lo que ha levantado un gran revuelo mediático es por el escalofriante relato que hace la tenista sobre la relación que mantiene con sus padres. Nadie puede certificar que las palabras de Arantxa sean ciertas o no, pero resulta sospecho que haga hincapié en que su familia ha dilapidado una fortuna de 45 millones de euros cuando, según la WTA -Ganancias carrera Arantxa Sánchez Vicario–, durante su carrera ganó algo menos de 17 millones de euros y parece poco posible que se embolsara los 28 restantes en patrocinios. Ése es un partido que Arantxa aún tiene que jugar.

 

Arantxa Sánchez Vicario, Arantxa ¡Vamos!, La Esfera de los libros, 2012

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído