El despliegue para prevenir atentados, con registros lentos, contrasta con la agilidad de los controles para personal acreditado

Sochi 2014: Los Juegos Olímpicos de Invierno más caros de la Historia ya están en marcha

Javier Fernández abandera la puesta de largo española en Sochi 2014

Sochi 2014: Los Juegos Olímpicos de Invierno más caros de la Historia ya están en marcha
La ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Sochi 2014. TS

No esconde las críticas que ha recibido el país por su intención de hacer olvidar los temas políticos y el controvertido asunto de la homosexualidad

En una impresionante ceremonia que duró cerca de dos horas y media, este viernes 7 de febrero se declararon abiertos los Juegos Olímpicos de Invierno Sochi 2014.

Aunque no dio discursos, el presidente ruso, Vladimir Putin, fue el encargado de dar apertura a los juegos.

Ahora siguen dos semanas de competiciones.El balneario ruso de Sochi, a orillas del Mar Negro, a los pies de la cordillera del Cáucaso y con un clima subtropical húmedo, recibe a 3.500 atletas de 88 países.

Se trata de la 22ª edición de los Juegos Olímpicos de Invierno, el hermano menos famoso pero -ahora- acaudalado de los otros Juegos, esos que no necesitan aclarar en qué momento del año se desarrollan.

El evento es venerado en algunas partes del mundo, pero para muchos es una rareza, plagado de deportes y disciplinas alejadas a lo que uno suele ver por televisión o practicar los fines de semana.

Acá no hay pelotas ni redes, hay esquíes, patines y piedras de granito de 20kg que se deslizan sobre una pista de hielo. Y jamaiquinos en bobsleigh.

Y en la previa, más que hablarse de deporte u olimpismo ha habido preocupación: por los derechos de los homosexuales, por la seguridad, por la falta de nieve, por los tubos de pasta dental, por la matanza de perros callejeros…

LOS JUEGOS DE PUTIN

Vestido como si fuera un patinador artístico. Así las revistas The New Yorker y The Economist eligieron mostrar en las últimas semanas al presidente ruso Vladimir Putin en sus respectivas portadas.
Vladimir Putin

En la tapa de la estadounidense, Putin no sólo es el competidor, sino el jurado -multiplicado por cinco- de su propia participación.

La publicación británica tituló «El triunfo de Vladimir Putin»: él con brazos en alto en pose artística, en el piso una patinadora con el uniforme ruso tras una caída.

Desde el comienzo Putin ha estado muy involucrado. Desde hacer lobby ante el Comité Olímpico Internacional hasta inspeccionar de cerca los sitios de construcción y probar las instalaciones deportivas.

«Sochi es su proyecto personal: para mostrar a Rusia como una gran potencia mundial y a sí mismo como un gran líder», explica Steve Rosenberg, corresponsal de la BBC en Moscú.

«Ha sido un gran proyecto, la mayor obra del mundo».

Si piensa que exagera, debe saber que son los Juegos Olímpicos más costosos de la historia: US$50.000 millones, unos US$42.000 millones más que el presupuesto de la edición anterior, y el doble del costo previsto conjunto del Mundial Brasil 2014 y de los Juegos de Río de Janeiro 2016.

Se han construido, entre otras cosas, más de 300km de nuevas carreteras, 55 puentes, 22 túneles, 13 estaciones de tren, cinco escuelas y dos centrales termoeléctricas.

Ya se va haciendo una idea del porqué del costo, ¿verdad?

LA POLÉMICA DE LA HOMOSEXUALIDAD

«Aquí no hay gays». Eso le dijo a la BBC el alcalde de Sochi, Anatoly Pakhomov. La polémica en torno a los Juegos ha estado presente desde que Rusia aprobó el año pasado una ley que condena la «propaganda homosexual».

Hubo llamados a boicotear el evento y exhortaciones a que los patrocinadores cuestionen la controversial normativa.

Más de un jefe de Gobierno se abstendrá de participar en la ceremonia de apertura.

Como señal de desafío, Estados Unidos envía en su delegación a personajes abiertamente homosexuales.

LA AMENAZA TERRORISTA

Expertos en seguridad han dicho que se trata de los Juegos más peligrosos jamás realizados, explica un artículo del diario estadounidense The New York Times.
Agente de seguridad en Sochi

La principal preocupación es la amenaza de ataques por parte de insurgentes islamistas de la conflictiva región del Cáucaso Norte.

A fines del año pasado dos atentados en Volgogrado ocasionaron la muerte de 34 personas y pusieron a Rusia en alerta.

Habrá 40.000 agentes en el operativo de seguridad y Sochi es una ciudad sitiada: no se podrá acceder sin una entrada ni sin haberse registrado previamente.

Hasta los tubos de pasta dental en los vuelos son motivo de preocupación, advirtió el gobierno estadounidense.

Pero los que más han sufrido hasta el momento quizá sean los perros callejeros.

Ante la denuncia de una limpieza de la ciudad de cara a la inauguración, el Comité Olímpico Internacional tuvo que salir a aclarar que sólo los perros enfermos estaban siendo exterminados y que otros fueron «tomados bajo custodia».

EL EQUIPO ESPAÑOL

El equipo español, abanderado por el patinador Javier Fernández, doble campeón de Europa, realizó su puesta de largo en la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi (Rusia), donde el presidente ruso, Vladimir Putin, ‘abrió’ oficialmente la competición.

   La delegación española desfiló con pantalón azul oscuro y chaqueta roja, en el caso de los hombres, mientras que las mujeres, por su parte, optaron por el color amarillo. Además, los representantes españoles destacaron por la boina azul marino con las letras ‘ESP’ en amarillo que lucieron.

   España, que contó con el apoyo de Juan Antonio Samaranch Salisachs en el palco de autoridades –como miembro de la ejecutiva del Comité Olímpico Internacional (COI)– desfiló en el puesto número 31 con un total de 20 deportistas: 16 hombres y cuatro mujeres que intentarán lograr, al menos, una medalla que dé relevo a la de Blanca Fernández Ochoa.

   El bronce de la exesquiadora española, hace 22 años, es la última presea que ha conseguido España en una cita olímpica invernal. En esta ocasión, con 88 países participantes, la baza nacional pasa por el patinador Javier Fernández, que puede resultar clave para recuperar el tiempo perdido.

   La ceremonia, que culminó con un peculiar encendido del pebetero olímpico, contó con la presencia de varios relevistas de renombre. Fue el caso de la atleta Yelena Isinbayeva, la tenista Maria Sharapova o la campeona olímpica de gimnasia rítmica Alina Kabáeva. El encendido correspondió a dos leyendas del deporte soviético: el ex portero de hockey sobre hielo Vladislav Tretiak y la ex patinadora Irina Rodniná.

   Rusia ofreció un espectáculo compuesto por más de 3.000 bailarines, músicos, acróbatas e incluso astronautas sobre una magnífica pista de hielo que, sin embargo, no esconde las críticas que ha recibido el país por su intención de hacer olvidar los temas políticos y el controvertido asunto de la homosexualidad.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído