'Aprobó’ el segundo curso del Bachillerato (2011-12) enchufado en un programa especial del CTN-M86

El caradura del ‘Pequeño’ Nicolás se hizo pasar por deportista de élite… ¡y coló!

El Centro de Tecnificación de Natación depende de la Comunidad de Madrid, de la Federación de Natación y del CSD

El caradura del 'Pequeño' Nicolás se hizo pasar por deportista de élite... ¡y coló!

Lo revela Marco Ruiz en el Diario ‘AS’ este 23 de diciembre de 2014:

«Once esforzados jugadores de waterpolo, cuatro nadadores afanados por mejorar día a día sus marcas, una disciplinada nadadora de sincronizada, una fina estilista del patinaje sobre hielo, un fornido atleta lanzador de martillo, un certero tirador con arco, un luchador de taekwondo… y un estafador, el pequeño Nicolás».

Francisco Nicolás Gómez Iglesias ‘aprobó’ (entre comillas) el segundo curso del Bachillerato (2011-12) enchufado en un programa especial para deportistas de élite, el CTN-M86 (Centro de Tecnificación de Natación), que es fruto de un convenio entre la Federación de Natación de Madrid y la Consejería de Educación, Cultura y Deportes de la Comunidad de Madrid, al que también apoya el Consejo Superior de Deportes.

La Comunidad y el Estado ponen a disposición de estos jóvenes deportistas de élite las instalaciones para su entrenamiento, el alojamiento en caso de que sea necesario (en la Blume) y parte de su manutención, y tienen un convenio con el IES Ortega y Gasset, donde cursan sus estudios.

Lo hacen incluidos en unos reducidos y selectos grupos, con las clases adaptadas en los horarios para que sean compaginadas con su actividad deportiva. Francisco Nicolás fue incluido en una de esas clases (21 alumnos, con horarios de 11:00 a 13:30 y de 14:30 a 17:00).

Pero no dio brazada en piscina alguna antes o después de ese horario. Los directores del CTN-M86 no tienen, si quiera, constancia de su existencia, aunque su presencia esporádica en las aulas anexas a la residencia Joaquín Blume sí era de lo más chocante para sus propios compañeros de clase.

Requisitos exigentes

En las bases del programa CTN M-86 figuran los exigentes requisitos para acceder al programa: había dos posibilidades, el CTN (dependiente de la Comunidad de Madrid) y CARD (del CSD).

«Grupos reducidos integrados exclusivamente por deportistas».

Hay que pasar unas pruebas físicas para cumplir unas determinadas marcas en cada especialidad. El centro de estudios es «el Instituto Ortega y Gasset, aulas incorporadas en la Residencia Blume de Madrid».

La mayor parte de esta clase de escogidos deportistas que coincidieron con Fran cursan hoy estudios universitarios mientras desarrollan su actividad deportiva: algunos en clubes de división de honor de waterpolo como el Canoe o el Sabadell. Otros con becas de natación en importantes universidades americanas…

¿Cómo llegó Francisco Nicolás allí? Un repaso por su vida escolar indica que cursó primero de Bachillerato en el privado San Francisco de Asís.

Al suspender tres asignaturas estaba obligado a repetir. Por entonces, el chaval, de 17 años, ya se movía con soltura en los círculos de la FAES, la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales presidida por Aznar, y estaba plenamente integrado en los círculos de las juventudes (y por lo tanto en la organización de los actos) del PP. Ahí es donde utilizó presuntamente su influencia para ser incluido.

El Ortega y Gasset aceptó.

Es difícil saber quién movió los hilos para enchufarlo. Hay fuentes que señalan a Alvaro Ballarín, el concejal del Distrito de Moncloa-Aravaca al que está adscrito el IES Ortega y Gasset y al que se le identifica como su primer padrino.

El concejal del PP niega a AS este extremo.

CON CHÓFER Y TRAJE

«Iba poco o muy poco a clase, y las veces que iba era con chófer».

La escena resultaba hasta cómica. El aula llena de chavales en chándal y ropa deportiva y él trajeado. Todo el mundo tenía asumido que estaba enchufado:

«No era nuestro asunto. Nuestro asunto era entrenar y aprobar. Le tratábamos como a uno más. Era un tipo hasta cierto punto enrollado. Para algunos, un poco fantasmilla. Iba como mucho una vez a la semana. Un par de horas. Unas veces lo traía un Mercedes, otras un BMW. Coches oficiales. Decía que su chófer era su mayordomo».

«Una vez se le olvidó un libro y lo mandó a por él. A algunos les contó que era el hijo del vicepresidente del PP. También que tenía un cargo importante en el partido, que iba a dar una conferencia… Y muchas veces alardeaba de que iba al palco del Bernabéu. Hacíamos muchas suposiciones, pero nadie sabía realmente quién lo había metido allí».

«Nunca le vi hacer un examen. Eso seguro. Y sí, se graduó con todos. Fue a septiembre con todas las asignaturas pendientes. No creo que las pudiera aprobar sin ir nunca a clase».

Y otro testimonio es clarificador al respecto:

«Decía que le daba igual aprobar o no. Que iba a pagar 6.000 euros a un compañero suyo para que se presentara por él a la Selectividad. Y nos dijo que cuando apareciera por allí le tratáramos bien, que era uno de sus mejores amigos».

NOTA.- Pinchar para leer reportaje completo en AS.

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído