Carta abierta del australiano publicada en The Sydney Morning Herald

Dan Palmer, exjugador profesional de rugby: «Mi muerte era preferible a contar que era gay»

En una carta el exjugador relató que durante una época lloraba hasta dormirse y recurría a un peligroso coctel de opiáceos

Dan Palmer, exjugador profesional de rugby: "Mi muerte era preferible a contar que era gay"
Dan Palmer.

La homosexualidad en el mundo del deporte es a día de hoy un asunto pendiente, y tenía que ser un jugador de rugby profesional quien estremeciera al mundo con un brutal testimonio sobre lo que significa ser gay en el deporte profesional masculino.

Dan Palmer desveló lo duro que fue consigo mismo, pero también como soportó comentarios como los de Israel Folau, jugador de la selección australiana, que afirmaba «los homosexuales deberían ir al infierno».

En una extensa carta publicada en el diario The Sydney Morning Herald, el exjugador relató aquellos tristes episodios que debió atravesar en su juventud a raíz del secreto que debió guardar para sí mismo.

«Fantaseaba con desaparecer, con cambiar mi nombre y empezar una nueva vida. No exagero al decir que mi propia muerte se sentía preferible al hecho de que alguien descubriera que era gay«, comenta Palmer en la carta que pretende abrir paso a muchos quienes, en silencio, atraviesan situaciones similares a las suyas.

En el mismo escrito relató que por esos tiempos lloraba hasta dormirse y que para poder hacerlo recurría a un peligroso coctel de opiáceos.

«En 2012 estaba viviendo mi sueño de infancia. Fui vice-capitán de los ACT Brumbies durante la temporada de Super Rugby e hice mi debut con los Wallabies. Mi vida consistía en practicar el deporte que amaba y viajar por el mundo con mis mejores amigo pero sin embargo era infeliz y estaba frustrado» comienza diciendo en su relato.

«La mayoría de las noches lloraba hasta quedarme dormido -añade- y habitualmente me adormecía con un cóctel de opioides».

En su carta cuenta que, después de un año frustrante de lesiones en 2013, firmó un nuevo contrato de rugby con el FC Grenoble francés y narra como su año en Francia supuso un cambio brutal en su vida.

«Después de una sobredosis de analgésicos -continúa narrando en su conmovedora carta- y de despertarme en un charco de vómitos, tuve claro que me estaba autodestruyendo rápidamente y que algo tenía que cambiar. Reservé un vuelo a Londres para visitar a un amigo y pedir la ayuda que necesitaba desesperadamente», explica.

Asegura que no recuerda que dijo exactamente a su amigo pero que por fin se quitó un pesada carga de encima: «Fue la primera persona a la que le dije que era gay en mis 25 años en el planeta. Siempre estaré agradecido de que él estuviera conmigo ese día».

«Al cruzar las puertas de Londres, recuerdo que no pude hacer contacto visual con mi amigo y él reconoció de inmediato que algo andaba mal. Recuerdo claramente que no pude decirle una palabra hasta que nos sentamos en un restaurante donde lloré incontrolablemente al otro lado de la mesa durante minutos antes de pasarle la nota que había escrito en mi teléfono.

 

No recuerdo lo que dijo después de leer mi mensaje, pero sí recuerdo que lo hizo bien. Fue la primera persona a la que le dije que era gay en mis 25 años en el planeta. Decirle me quitó un peso que había estado cargando desde que tengo memoria. Siempre estaré agradecido de que él estuviera ahí para mí ese día.

 

A la mañana siguiente, había cambiado de una forma que no esperaba. No me había dado cuenta hasta entonces, pero esta era la primera vez en mi vida que realmente me sentía libre. No mucho después, decidí que necesitaba dejar de jugar al rugby y comenzar el siguiente capítulo de mi vida».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído