Remontó dos sets adversos ante el ruso

Verdasco roza la heroica ante Davydenko, pero se despide de Australia

El madrileño cometió 20 dobles faltas que le costaron el partido

Verdasco podría caer del 'Top-Ten' mundial al no igualar las semifinales del año pasado

El ruso Nikolay Davydenko ha avanzado a los cuartos de final del Abierto de Australia al derrotar al español Fernando Verdasco en cinco sets 6-2, 7-5 , 4-6, 6-7, 6-3.

Verdasco, quien remontó tras estar dos sets abajo y forzó el quinto set, no podrá repetir las semifinales del año pasado en Melbourne. En tanto Davydenko intentará alcanzar las semifinales, cuando se mida con el vencedor que salga del encuentro entre el suizo Roger Federer y el australiano Lleyton Hewitt.

En tan esperado choque entre el número 6 y el número 9 del mundo ambos no han cumplido sus promesas. Davydenko y Verdasco cometieron respectivamente 51 y 81 errores no forzados, muchos de ellos en el peor momento del partido.

DAVYDENKO FUE UN TORBELLINO

Davydenko arrancó como para liquidar el pleito de octavos pronto, aunque el cómodo resultado del primer set pareció exagerado. Si bien el ruso se había mostrado tan sólido como en sus últimos partidos, Verdasco, más allá de sus errores con el saque -cometió un total de 20 dobles faltas- daba ya algunas señales de lo que vendría luego, una vez que perdiera por poco el segundo set.

En el tercero, Davydenko dejó de ser esa máquina de meter potente pelotazos a las líneas y comenzó a fallar, al tiempo que Verdasco lo hacía mover de un lado para otro sobre la pista azul. El español quebró en el cuarto juego del tercer set, y prolongó la historia, y repitió en una cuarta manga que pareció abrirle las puertas para su segunda victoria en ocho choques con el ruso.

A PUNTO DE CONSEGUIR ‘LA MACHADA’

En ese cuarto set, Verdasco quebró para 5-3. Para entonces su saque había mejorado, y lo que antes eran altos porcentajes de dobles faltas se convirtieron en aces o primeros servicios complicados para el rival. De todas formas, el español no pudo mantener su servicio y hubo que llegar al tie break, instancia en la que Davydenko habitualmente no se equivoca.

Sin embargo, hoy fue la excepción a la regla: el ruso estuvo 5-3 arriba pero se desplomó con una seguidilla de errores no forzados que Verdasco aprovechó para llevarse el parcial y situar el partido en zona de epopeya.

Pero pese a todo no sería el día de Verdasco. En el primer juego del quinto set desperdició un par de pelotas de quiebre y en el sexto game sufrió en carne propia el quiebre que a la postre definió el pleito, saldado con una pelota que el número nueve del mundo dejó en la red, mientras Davydenko, visiblemente aliviado tras una faena impensadamente dura, sonreía porque su sueño de dar el gran golpe en un Grand Slam sigue vivo.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído