(Crónica) Nadal y Ferrer consiguen el pase para su tercera final en cuatro años

El cielo de Barcelona quiso dar un respiro y, en la Diada de Sant Jordi y jornada de semifinales en el Barcelona Open Banc Sabadell-59º Trofeo Conde de Godó, salió el sol e iluminó el pase a la final a David Ferrer y Rafa Nadal, que repetirán las finales de 2008 y 2009 con el objetivo de conseguir el sexto Trofeo para el manacorí y el primero para el de Xàbia.

Sin duda, las ganas que tendrá David Ferrer de vencer este domingo en la pista central del RCTB-1899, a las 16.00 horas, serán enormes dado que nunca ha conseguido un Godó, siendo sus mejores actuaciones las dos finales perdidas contra Nadal. Así, el sentimiento de revancha estará servido, y más después de la final de Montecarlo.

En el Masters 1.000 monegasco, Nadal siguió imparable consiguiendo su séptimo título consecutivo al vencer a Ferrer por 6-4 y 7-5. Son doce las victorias de Nadal por cuatro de Ferrer en sus enfrentamientos directos, pero ninguno de los del alicantino en un Godó que es territorio Nadal desde 2005 –a excepción del año pasado, que no participó y la victoria fue para Verdasco–.

Por su parte, Nadal buscará su sexto Godó con la ilusión «de siempre», como apuntó en rueda de prensa tras deshacerse del croata Ivan Dodig. No fue un partid fácil para el de Manacor, que pese a imponerse en dos sets (6-3, 6-2) tuvo ciertos momentos de inquietud por la energía del juego de la revelación de este Godó, que solo se ha visto frenado por el número 1 del mundo.

Y le costó más de lo esperado a tenor de lo visto hasta el momento en Barcelona. En ambos sets se puso fácil arriba con 2-0, pero cierta relajación y el repertorio de golpes de un Dodig que arrancó en más de una ocasión los aplausos del público barcelonés, siempre fiel a su jugador más internacional, propiciaron una semifinal más emocionante y duradera. Hubo juegos bonitos, largos y de golpes certeros. Fue una bonita antesala para la final de este domingo.

Pero antes de que Nadal volviera a ganarse el billete para la gran final del Godó, fue David Ferrer quien se impuso en un duelo fratricida al murciano Nicolás Almagro. Fue entonces cuando más brilló el sol en Barcelona, y cuando se vio el mejor tenis en lo que llevamos de campeonato. Almagro con su revés zurdo a una mano consiguió meter golpes imposibles, mientras que la fuerza de Ferrer, aún con sobrecarga en el gemelo, llegó a extenuar a su rival hasta hacerle perder los nervios.

Y es que Almagro veía como sus golpes ganadores no lo eran por los continuos retornos de Ferrer, que volvió a dar una lección de cómo restar los saques. Hubo roturas de saque pero David estuvo siempre más certero en los momentos clave del duelo, que al final se llevó por 6-3 y 6-4 haciendo bueno su espectacular inicio de partido (3-0). Eso sí, Almagro se va de Barcelona con el premio de ser un jugador ‘Top 10’ de la ATP.

Este domingo, gran final de individuales a las 16.00 horas en la pista central, tras la de dobles (12.30 horas). Nadal contra Ferrer, por tercera vez en cuatro años, y con la incógnita de ver si el de Xàbia es capaz de sobreponerse al peso de la historia y vencer a Nadal en su reino, que como el de Montecarlo es sólido y fiel a su ‘monarca’.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído