(Previa) Nadal debuta este miércoles en Montreal ante Stakhovsky en el retorno a la gira americana

El tenista español Rafa Nadal inicia este miércoles la gira norteamericana que el pasado agosto se perdió por lesión con su debut en el torneo de Montreal, sexto Masters 1.000 de la temporada, ante el ucraniano Sergiy Stakhovsky, a tiempo de enderezar el rumbo y regalarse un final de año que le devuelva el estatus de la última década, con el US Open y la cita de Maestros en Londres como mayor acicate.

Comenzó todo el año pasado por estas fechas. Una lesión de muñeca dejó a Nadal sin jugar esta cita de Canadá ni en el inmediato Masters 1.000 de Cincinnati. Por si fuera poco, el balear no pudo tampoco defender título, como en los otros dos torneos, en el US Open. Aquellos puntos que no pudo defender y, sin duda, un 2015 que no ha salido como esperaba, tienen al de Manacor en el noveno puesto del mundo.

Ahora, Nadal tiene la oportunidad de desquitarse primero de la ausencia hace un año en la superficie dura americana y, segundo, de aprovechar un nuevo impulso como la victoria hace dos semanas en Hamburgo para estabilizar un año de sinsabores. Una temporada que no ha encadenado dos buenas noticias, que no ha logrado equilibrar en su regreso tras un final de 2014 fuera de las pistas ya que después de la muñeca fue la apendicitis.

Han sido varios los momentos en los que el balear ha tenido la posibilidad de engancharse al ritmo de Djokovic, Federer o Murray, pero el bucle de la falta de confianza ha terminado imponiéndose. Después de caer en los cuartos de final en el Abierto de Australia ante Tomas Berdych y en semifinales de Río de Janeiro contra Fabio Fognini, Nadal pareció tocar fondo, pero estrenó la temporada de títulos en Buenos Aires. Buenas sensaciones y la confianza, pero no la continuidad.

La derrota ante Raonic en Indian Wells, tras desperdiciar tres bolas de partido, fue una vuelta a empezar que costó remontar incluso en la tierra, donde topó con Djokovic en un buen torneo en Montecarlo. El rey de la tierra pasó de puntillas como nunca antes hasta encontrarse de nuevo con el implacable número uno en París, demasiado pronto por las diferencias en el ranking, en cuartos de final. A pesar de ganar en Stuttgart su primer torneo en hierba tras cinco años, ese tren también se escapó.

El rastafari alemán Dustin Brown desarmó y sorprendió a Nadal, por segunda vez consecutiva tras hacerlo en Halle en 2014, en una pista de tenis. Una dolorosa salida de Wimbledon en su segundo partido. Más derrotas que nunca, menos títulos que nunca -sobre todo en tierra–, pero con grandes citas aún por delante y sin puntos que defender. Nadal asume la nueva situación sin mirar atrás y con la convicción de estrenar con fuerza un camino en el que espera estar hasta el 13 de septiembre, final del último ‘grande’.

El ganador de 14 ‘Grand Slams’ tiene este miércoles un debut a priori sencillo ante Stakhovsky, contra el que sólo ha jugado una vez con victoria hace dos años en Copa Davis, sobre tierra batida, y después podría medirse al francés Gilles Simon, un rival ya de nivel. Una toma de contacto para la que ayuda su estreno ya con victoria en dobles, junto con Fernando Verdasco, pero que sin duda tiene que ser una adaptación perfecta para lo que se avecina después ya que por el lado bajo del cuadro, a Nadal le esperarían unos cuartos de final ante Kei Nishikori y unas ‘semis’ ante Andy Murray.

Dos veces ganador en Montreal y una tercera en Toronto, Nadal inicia la reconquista americana con 4.000 puntos por delante y mucho trabajo por hacer. No solo encontrarse a sí mismo en la superficie más exigente para su juego y mostrar la fortaleza mental que recordó en Hamburgo, sino alcanzar un nivel que le permita pelear con los mejores tenistas del momento. Las significativas bajas de Federer y David Ferrer no quitan caché a una nueva cita con lo mejor del circuito.

En lo más alto sigue Novak Djokovic. El serbio se presenta en el torneo canadiense que ha conquistado también en tres ocasiones como ganador en Wimbledon, donde se desquitó de otro año sin Roland Garros. El de Belgrado vuelve a las pistas tras Londres con los pies en el suelo pero con la mochila cargada de esa vital seguridad en el juego. Seis títulos, dos ‘grandes’ y los cuatro Masters 1.000 que ha disputado, no son para menos. Para Nadal queda lejos aún el de Belgrado, pero su objetivo es volver a esa cima.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído